El futuro de Grecia pone en jaque su cadena de suministros farmacéuticos

elglobal.net.- Efpia pide a la Comisión que facilite un acuerdo para que los países no referencien los precios griegos.
El 27 de junio será uno de esos días que a ningún griego se le podrá olvidar. La fecha que marcó el inicio del referéndum para que los ciudadanos decidieran si aceptan o no las condiciones impuestas por la Troika para acceder a los nuevos tramos del rescate ha llevado a cotas máximas la inestabilidad del país y de la propia Unión Europea, si se produce el temido ‘Grexit’ y se decide que el país abandone el Euro. Una de las mayores preocupaciones, tanto de los ciudadanos como del gobierno de Alexis Tsipras, ha sido asegurar el suministro farmacéutico, que en Grecia depende en su mayor parte de las importaciones. Aunque las medidas aprobadas por el Ejecutivo en el marco del corralito han intentado asegurar las transacciones, Efpia ha alertado de los riesgos que sobrevuelan, no solo sobre Grecia, sino sobre la industria farmacéutica europea.
Los fármacos constituyen hoy el segundo mayor mercado en la balanza de importaciones de Grecia, por detrás de la energía. Esquivar los desabastecimientos ante las medidas impuestas para evitar la fuga de capitales era fundamental para el Gobierno, Por ello, entre las disposiciones excepcionales al corralito, Tsipras ordenó la creación de un Comité de Aprobación de Transacciones Bancarias encargado de asegurar las “necesidades urgentes” de Grecia, como la compra de medicamentos o el pago de las facturas médicas.
Esta medida pretende asegurar que los productos estarán en el mercado, si bien es difícilmente compatible con el límite de 60 euros diarios impuestos a los ciudadanos griegos. Las compras se han reducido a lo imprescindible, mientras que la deuda que algunos ciudadanos tienen con las farmacias crecen. Y no son las únicas.
Durante los primeros días de corralito, y sometidas a la presión social de no cortar el suministro a Grecia, varias multinacionales farmacéuticas anunciaron públicamente su decisión de mantener el grifo abierto, a pesar de que, como ha señalado la Efpia, la deuda griega con la industria farmacéutica supera los 1.100 millones de euros, y algunos proveedores no han recibido ningún pago desde el pasado mes de diciembre.
Pero la patronal europea quiso dejar más clara su postura, en una carta enviada el pasado 29 de junio al comisario de Salud, Vytenis Andriukaitis, y a Elzbieta Bionkowska, comisaria de Mercado Interno e Industria, un día después de una reunión mantenida por sus socios en torno a la crisis de Grecia. En la carta, la Efpia muestra su preocupación sobre lo que podría ocurrir si, en caso de que el referéndum griego vote ‘No’ a las medidas de la Troika, Grecia se vea forzada a abandonar el Euro. La industria está convencida de que el ‘Grexit’, el peor escenario posible, podría poner en peligro la integridad de la cadena de suministro, lo que supondría un riesgo para la Salud Pública.
Los peligros del ‘Grexit’
En el caso de Grecia, el impacto de su salida del Euro podría agruparse en torno a dos grandes categorías. La primera llegaría de la mano de una disrupción en el mercado empresarial. Los posibles fallos técnicos en las transacciones, la incertidumbre sobre la validez de los contratos y el malestar social general serían el caldo de cultivo que, según la Efpia, podrían llevar a problemas en toda la economía griega, y muy concretamente en la cadena de suministro farmacéutico, un mercado que en Grecia está mucho más fragmentado que en el resto de países de la UE.
El segundo asunto se vincula con los más desabastecimientos que produciría el aumento del comercio paralelo. Si reaparece el dracma, su devaluación sería cuestión de horas. Y si bien el comercio paralelo es habitual en la UE (se mueve dentro de la libre circulación de mercancías), las “circunstancias inusuales” del ‘Grexit’ podrían generar, independientemente de las acciones que puedan llevar a cabo las compañías a título individual, un incremento de los desabastecimientos y, por ende, un problema de salud pública en el país.
A título individual, las compañías farmacéuticas ya han comenzado a desarrollar planes de contingencia para asegurar el normal funcionamiento de sus operaciones comerciales. Efpia solicita de la Comisión Europea un “diálogo específico” sobre “potenciales soluciones” que podrían requerir la acción o aprobación previa de la propia Comisión, no solo para evitar los problemas de salud pública en Grecia, sino los que amenazan al sector farmacéutico.
“Es seguro”, según la Efpia que, dado el extenso uso del Sistema de Precios de Referencia Internacional —26 de los 28 estados referencian los precios de otros países—, “cualquier reducción anormal de precios en Grecia se extendería por toda Europa”. Esa reducción de precios se produciría, con toda seguridad, tanto con la devaluación del dracma como si, ante un mantenimiento de los precios, las compañías decidieran bajar los suyos en Grecia para asegurar el acceso en el país. En cualquier escenario, Efpia pide a la Comisión que facilite un acuerdo político para que los estados de la UE no referencien los precios de Grecia.
La presidencia de luxemburgo priorizará el acceso a la innovación
La crisis de acceso a los medicamentos que sobrevuela sobre Grecia será un asunto de cabecera para la nueva presidencia semestral de la Unión Europea, que desde el 1 de julio recae sobre Luxemburgo. Consciente de que la financiación y el acceso a las innovaciones han subido puestos en la agenda política desde finales del año pasado hasta convertirse en prioridad urgente, el programa presentado por Luxemburgo en el apartado de salud ha señalado en rojo las actuaciones en el ámbito de la salud pública. Y las prioridades en esta área se centrarán en el paciente y en la innovación.
“La Presidencia de Luxemburgo destinará todos sus esfuerzos para facilitar la creación de un marco regulatorio fuerte que permita ofrecer a los ciudadanos europeos un acceso rápido a productos innovadores seguros y de alta calidad, al tiempo que promueve la innovación y la competitividad del mercado europeo”. Tal y como están redactadas, estas directrices ofrecen una respuesta a las preocupaciones manifestadas por la Efpia, tanto en relación al impacto en la salud pública de Grecia como al del propio sector.
Otros de los objetivos de la Presidencia de Luxemburgo pasan por iniciar un proceso de reflexión para mejorar el acceso a la medicina personalizada, dar un nuevo enfoque en Salud Mental para afrontar la demencia y la continuación de las evaluaciones de gestión de la epidemia del ébola.

Deja un comentario