Cencoex liquidó $ 25,9 millones a distribuidores de laboratorios

correodelorinoco.gob.ve.- Hace aproximadamente tres semanas Cencoex comenzó a liquidar divisas para pagar deudas con proveedores externos por concepto de reactivos y equipos de laboratorio, tal como lo informó Rafael Méndez, vicepresidente de la Asociación Venezolana de Importadores y Distribuidores de Equipos de Laboratorio y Afines (Asodilab).

En conversación con el Correo del Orinoco, Méndez explicó que Cencoex ha cancelado 25,9 millones de dólares, lo que representa “48,88% de la deuda registrada” por reactivos, consumibles y repuestos.

Estos recursos -que se destrabaron gracias al Ministerio de Comercio- garantizarán la llegada de “prácticamente de todo”, indica el vocero, lo que permitirá abastecer a instituciones públicas y privadas que son atendidas por Asodilab. Por ejemplo, “se van a satisfacer los requerimientos de gases arteriales de un contrato grande que hay con instituciones públicas; vienen reactivos de todo tipo”, apunta.

De acuerdo con sus cálculos, esto permitirá atender los requerimientos del sector por tres meses. Las empresas afiliadas a Asodilab requieren 200 millones de dólares para mantener un flujo normal de dotación, estima Méndez.

DIÁLOGO POR DEUDA

Asodilab se encarga de garantizar que miles de productos -los reactivos para un perfil 20 o una pipeta para laboratorio- estén disponibles para hospitales y clínicas. Representa unas 40 empresas, de las que 35 son importadoras. Algunas han trabajado con Sicad (la última subasta del sector fue en septiembre y hace un mes se liquidaron algunas asignaciones, puntualiza Méndez). Pero de todas las solicitudes hechas a Simadi solo se han aprobado 89 mil dólares a dos compañías, precisa el vocero.

Méndez detalló que, al día de hoy, quedaría pendiente con Asodilab una deuda de 25,6 millones de dólares; una parte de ella es anterior a octubre de 2013, y en algunos casos por el concepto de importaciones productivas que en algún momento se implementó. La cancelación de ese dinero está en conversación con el despacho de Comercio.

Aclara, por otra parte, que las empresas venezolanas nunca tienen los dólares en sus manos. Para importar “hago la solicitud de importador de divisas y cuando ese documento se aprueba le giro instrucciones al proveedor, y si tengo la línea de crédito me va a despachar”, enumera.

El proceso continúa en la aduana; una vez hechas las revisiones, el expediente se introduce ante Cencoex. Esta instancia, finalmente, aprueba la autorización de liquidación de divisas, y el importador venezolano envía la carta de autorización al banco. “El banco deduce los bolívares de tu cuenta y transfiere directamente a la cuenta del proveedor. Jamás el importador ve los dólares. No le pasan por el frente nunca. Ese dinero va directo de la banca a la cuenta del proveedor en el extranjero”, confirma.

TEMAS PENDIENTES

En la lista de temas sobre los cuales Asodilab quiere llamar la atención se encuentran los certificados de no producción (CNP), que -de acuerdo con la asociación- deben funcionar con base en una lógica diferente.

Méndez comenta que, cada vez que plantea el tema a algún funcionario, hay consenso en que los reactivos -tanto para el sector salud como para investigación- no deberían estar sujetos a los CNP. Señala que sostienen reuniones regularmente con el Ministerio de Industria, pero acota que deben involucrarse otros entes.

Los repuestos también necesitan este requisito, y para facilitar el trámite -y entendiendo que la salud es un área prioritaria por encima de otras- se ha planteado una “llave electrónica”, que permita que los funcionarios que aprueben los CNP puedan ver si es o no una empresa de este sector.

Tal como lo refiere Méndez, “ya que entendemos que no vamos a tener equipos nuevos, hagamos todo lo posible para que los equipos que están, funcionen”.

En cuanto a las aduanas, subraya que hay dificultades con los códigos de identificación arancelaria, por lo que plantea realizar mesas técnicas con el Seniat para poder fijar jurisprudencia y evitar que no dependa de la discrecionalidad del funcionario que revise los papeles.

La agilización del registro sanitario -en manos del Ministerio de Salud- sería de gran ayuda, insiste el vocero. Manifiesta, como algo positivo, que se hizo público un listado de “una cantidad de productos que no van a requerir registro sanitario”, lo que “va a eliminar muchísimo trabajo”. Mas también sugiere que se implementen otros procedimientos para que el otorgamiento sea en un tiempo menor de los meses -según sus cálculos- que ahora requieren los productos nuevos y la renovación de los permisos.

Deja un comentario