Israel: Lanzan tecnología judía que controla la administración de medicamentos

ATMedios-

Este miércoles primero de julio la agencia judía de noticias presentó como avance tecnológico de médicos israelíes para la administración de medicamentos a través de microchips implantados dentro del cuerpo.

36362

“Los microchips ofrecen dosis de medicinas pre-determinadas o controladas por médicos podrían ser la próxima revolución en la administración de fármacos”, según la empresa Teva israelí.

La compañía israelí Teva Pharmaceutical Industries fundada en 1901, hoy hace presencia directa en más de 60 países en todo el mundo y posee 40 fábricas de productos farmacéuticos en 19 países, y 21 centros de investigación y desarrollo y por supuesto la numero uno en su país.

Con operaciones en los cinco (5) continentes, en Europa con mayor proporción, seguido de América del Norte y apenas con 3 compañías en Asia y 2 en África, ubica sus ingresos en 11.080 millones de dólares es la novena de las 10 empresas más grandes del mundo, según la Asociación Nacional de Corredores de Valores Automatizado de Cotización (NASDAQ), la cual es, la bolsa de valores de más grande de Estados Unidos que regulas las acciones de aquellas empresas especializadas en alta tecnología como en: electrónica, informática, telecomunicaciones, biotecnología, entre otras.
En esta oportunidad la compañía farmacéutica Teva en asocio con la firma estadounidense de microchips Biotech anunció el lanzamiento de una novedosa tecnología para suministrar fármacos fabricados en Teva a pacientes que usan microchips implantados por la empresa.

Presenta un chip que al ser implantado en el cuerpo ofrecería medicamentos de forma automática y elimina la necesidad de dosificarlos o incluso recordar tomarlos suena cómodo y seguro, ideal para las personas mayores y otras personas que a menudo se saltean alguna dosis.

El novedoso y controlador sistema no solo aseguraría el cumplimiento del régimen de dosificación de los medicamentos indicados por el médico tratante, además se saltaría los pasos intermediarios de suministro en los establecimientos de distribución de medicamentos, es decir, las distintas hiperfarmacias, droguerías o pequeñas farmacias.

Además de elevar el control social sobre la población de pacientes ya que al tener implantado en el cuerpo la tecnología de los michochips puede constatar si las medicinas a administrar fueron pagadas o no.

Deja un comentario