Mexico: Acuerdo Transpacífico enla caza de recursos energéticos y alimentarios


La iniciativa de acuerdo promovida desde 2002 por Estados Unidos está cerca de concretarse. Aumentando el mercado comercial en 800 millones de personas, Estados Unidos pretende con este acuerdo obtener ganancias netas estimadas en 295 billones de dólares, lo que representa cerca del 40% del Producto Interno Bruto mundial.

El TTP tiene como principal objetivo eliminar las barreras de comercio e inversión en áreas como la compra del sector público, la fijación de estándares sobre derechos laborales, la propiedad intelectual, la protección del ambiente, la regulación en tecnologías digitales y las cadenas de suministros para la integración zonal. Y a su vez se pretende convertir en el fundamento de un Acuerdo de Libre Comercio del Asia-Pacífico.

Los países que se integrarán al acuerdo serán Japón, Brunei, Chile, Nueva Zelanda, Singapur, Estados Unidos, Australia, Perú, Vietnam, Malasia, Canadá y México.
Estancado desde 2013, este acuerdo toma nuevos aires ahora que el Senado de Estados Unidos aprobó la ley que permite al presidente Barak Obama mayor poder de negociación para concretar acuerdos comerciales.

¿Qué ganamos los mexicanos?
La promoción de nuestro país en los acuerdos internacionales sobre liberación del comercio hoy se basa en la aplicación de las reformas estructurales. Serán sobre todo los sectores energético y alimentario los que sirvan de garantía para firmar los acuerdos comerciales preferenciales con Estados Unidos y las otras naciones en el pacto. Serán los recursos naturales y la alimentación de las familias lo que estará en juego.

Se anuncia que crecerá la inversión, crecerán las exportaciones y también las importaciones. Pero ¿crecerán los salarios, mejorarán las condiciones de trabajo y la calidad de la educación? Lejos de eso, hasta ahora el crecimiento de las inversiones ha sido a partir de una mayor explotación y salarios más miserables para los trabajadores.

A pesar de que el TTP incorpora el aspecto laboral en los términos de la firma, hemos visto que el gobierno ataca los derechos de las y los trabajadores y defiende los intereses de los nuevos inversores y patrones dueños de las grandes firmas nacionales y extranjeras. La administración de Peña Nieto -como las anteriores panistas-,reduce las prestaciones y exige mayor productividad para garantizar buenos acuerdos con las grandes trasnacionales proporcionando todas las condiciones para que estas se embolsen millones a costa de la calidad de vida de las familias mexicanas.

Se trata de la entrega de los recursos naturales y de la soberanía alimentaria a las grandes empresas estadunidenses que, aprovechando su ventaja en la balanza comercial y la tecnología de punta, obtendrán beneficios superiores. La dependencia y subordinación de la economía mexicana respecto a la de Estados Unidos podría agudizarse, y así también los ataques para la clase trabajadora mexicana. Este acuerdo busca avanzar aún más en la recolonización del país.

Origen: Acuerdo Transpacífico: a la caza de los recursos energéticos y alimentarios