EEUU: Científicos presentan una cura para el MERS en ratones

 

 

Karen Weintraub-technologyreview.es.- Una empresa de Nueva York (EEUU) ha averiguado cómo infectar a ratones con el virus que causa el síndrome respiratorio por coronavirus de Oriente Medio (MERS, por sus siglas en inglés), y también cómo prevenir la enfermedad y tratarla de forma eficaz a los ratones infectados.

El virus ha afectado a más de 1.000 personas, ha causado la muerte de 400 en las inmediaciones de Arabia Saudí, y se ha extendido recientemente a Corea del Sur. Pero puesto que la enfermedad sólo se conoce desde el 2012 y sigue siendo relativamente poco común, ha existido poco interés para el desarrollo de un tratamiento médico para la enfermedad.

La empresa Regeneron Pharmaceuticals dice que su técnica de modificación genética y desarrollo de anticuerpos acorta el proceso habitual de desarrollo de medicamentos, haciéndolo más viable económicamente. En infecciones que impiden que el cuerpo produzca anticuerpos con la rapidez necesaria, los tratamientos basados en anticuerpos pueden acelerar el sistema inmunológico para que ataque y neutralice patógenos peligrosos.

El tratamiento aún no se ha probado en humanos, pero la empresa afirma que el enfoque ya ha dado resultados en ratones diseñados para contagiarse de ébola, y puede emplearse para el tratamiento de otras enfermedades de raíz viral también.

“En vez de intentar inventar nuevos medicamentos, también inventamos nuevas tecnologías que nos permitan desarrollar nuevos medicamentos de forma más fiable y rápida”, dice el vicepresidente ejecutivo de I+D de Regeneron, Neil Stahl. Los resultados de MERS se publicaron el pasado lunes en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Para el desarrollo de su tratamiento, los científicos de la empresa investigaron 1.000 anticuerpos distintos que se adhieren al virus causante de MERS, conocido como MERS-CoV, y aislaron los más prometedores, dice Stahl. Entonces la empresa demostró que sus anticuerpos podían bloquear la enfermedad al ser ingeridos por los ratones o el día anterior o después de contagiarse de MERS. Este proceso de desarrollo de anticuerpos normalmente dura unos 18 meses, dijo Stahl, pero su empresa lo consiguió en menos de seis.

Uno de los retos de trabajar con enfermedades como MERS es que el virus no afecta a los ratones de la misma manera que afecta a los humanos. Así que la empresa modificó un ratón genéticamente para que dispusiese de receptores inmunes humanos, haciéndolo vulnerable a MERS. Este ratón ahora representa un modelo fiable para la forma humana de la enfermedad, como demostraron en la publicación de su trabajo, y puede emplearse para más investigaciones.

La empresa empleó un proceso similar para desarrollar anticuerpos de ébola que actualmente se están probando

Stephen Morse, un profesor de epidemiología de la Escuela Mailman de Sanidad Pública de la Universidad de Columbia (EEUU), dice que se alegra de ver cómo la empresa hace frente al MERS, para el cual no existe actualmente ningún tratamiento curativo más allá del alivio de los síntomas que provoca en los pacientes. Morse dice estar impresionado por el hecho de que la empresa desarrollara el modelo ratón de la enfermedad, que ayudará a que los investigadores puedan comprender mejor la enfermedad viral y desarrollar tratamientos.

Sin embargo, el estudio no le convenció de que los anticuerpos sirvan para ayudar a pacientes con enfermedades más avanzadas, como el viajero de Corea del Sur que se llevó el virus a casa desde Oriente Medio e infectó directa o indirectamente a 180 personas. Morse dice que le gustaría ver el medicamento probado en fases más tardías de la enfermedad para poder asegurar su eficacia.

Los resultados de Regeneron sugieren que los anticuerpos se podrán emplear en humanos de forma segura, afirma Stahl. “Basándonos en todo lo que sabemos, no esperaríamos que se adhirieran ni interactuaran con ningún elemento del cuerpo humano, así que creemos que son sumamente seguros“.

Pero, advierte Morse, siempre existen diferencias entre la reacción de un animal de laboratorio y cómo funciona un tratamiento dentro del mundo real.

El tratamiento experimental de ébola de otra empresa, TKM-Ebola, que parecía extremadamente eficaz al probarse en monos, vio su uso discontinuado recientemente en unas pruebas clínicas en África Occidental al no proporcionar ningún resultado en los pacientes humanos. (Otro medicamento prometedor basado en los anticuerpos, ZMapp, sigue probándose en humanos.)

Morse dice que espera que el tratamiento para MERS de Regeneron demuestre ser más eficaz. “No existen motivos por los que no debería tener éxito, pero es muy difícil de predecir hasta que comiencen las pruebas clínicas [en humanos]”.

Deja un comentario