Presidente uruguayo admite que podría cambiar la forma de vender marihuana legal en farmacias

Agencias.-

Tabaré Vázquez aseguró que podrían registrarse cambios en la ley que legaliza el cultivo y comercio de esta droga, que genera alguna resistencia de los farmacéuticos locales. Hasta el momento, sólo se autoriza el autocultivo y los clubes para fumar.

Las farmacias habían mostrado su resistencia a ser las encargadas de vender la droga que producirá el Estado. Incluso antes de asumir la presidencia, el actual mandatario uruguayo Tabaré Vázquez mostró sus dudas sobre el plan oficial para legalizar la marihuana en su país, y venderla a través de farmacias y otros puntos.

Si bien no criticó abiertamente la medida impulsada por su antecesor José Mujica, no ocultó sus dudas, de la mano de las quejas expresadas por los farmacéuticos locales, no del todo de acuerdo con la medida. Esta semana, el presidente admitió que en el corto plazo podrían registrarse cambios en el plan oficial, que hoy autoriza el autocultivo pero que no llegó a las farmacias. “Dependerá de cómo resulte la comercialización de este producto”, aseguró Vázquez.

Por primera vez desde que asume la presidencia Vázquez admite en público sus dudas sobre el tema. Actualmente, la ley aprobada en 2013 autoriza el cultivo personal y los clubes para consumo, pero no avanzó en la producción estatal de la droga, que será vendida a través de farmacias. “Podría haberlo, podría haberlo. Eso dependerá de cómo resulte la comercialización de este producto”, dijo el mandatario sobre la posibilidad de cambios en la norma. “Hay una ley que hay que cumplirla.

Algunos plantadores de cannabis ya están empezando su cosecha. Hay que determinar la comercialización de este producto y la forma de hacerlo que está establecida por la ley, pero iremos avanzando a medida que se vayan presentando los acontecimientos siempre dentro de lo que establece la ley”, remarcó Vázquez.

Actualmente ya está en marcha el autocultivo, destinado a quienes quieran cultivar marihuana en casa, así como los llamados “clubes cannábicos”, pero falta por determinar la venta de marihuana legal, producida por el Estado, y las empresas que la producirán de forma industrial, en principio, para ser dispensada en farmacias.

Una vez adjudicadas las licencias, las empresas deberán instalarse en el predio -propiedad del Estado- que se acondicionó en el departamento de San José, en el centro sur del país, para plantar el cannabis que posteriormente se venderá en farmacias que hayan obtenido la correspondiente licencia.

Sin embargo, durante todo el proceso de discusión farmacéuticos y químicos uruguayos no fueron entusiastas con la idea de vender marihuana en farmacias. Pero sus planteos no fueron escuchados por el gobierno, que luego de hacer ley la iniciativa redobló la apuesta y aseguró que incluso podría hacer obligatoria la presencia de la droga en los mostradores.

Ante esto, los profesionales comenzaron a debatir los pasos a seguir, y podría objetar la actividad, o incluso no registrarse en el programa para evitar ser obligados. Las dudas uruguayas contaron con el apoyo de la Federación Internacional de Farmacéuticos (FIP). Mediante una carta firmada por su titular Michel Buchmann, la entidad que reúne a los profesionales de todo el mundo respaldó a los profesionales locales que no quieren vender marihuana.

“La FIP entiende que esta nueva ley es muy compleja en cuanto a que involucra aspectos éticos, científicos, sociales, políticos, legales y profesionales sin olvidar la dimensión económica, dimensión de mucho peso”, expresa la comunicación, dirigida a Virginia Olmos y Eduardo Salvio, representantes de la Asociación de Químicas y Farmacias del Uruguay.

Antes de asumir la Presidencia el pasado 1º de marzo, Vázquez había manifestado en alguna ocasión su preocupación en cuanto a que establecimientos habilitados para vender medicamentos se ocuparan de la venta de cannabis, uno de los aspectos aún por definir de la ley que regula la producción y venta de marihuana en Uruguay, aprobada en 2013 durante el mandato de Mujica.

 

Deja un comentario