Argentina: Premian proyecto que evalúa dos tipos de plantas para la producción de medicamentos naturales

El Ministerio de Ciencia de la Nación destacó los avances de un proyecto del INTA Castelar que estudia las aplicaciones de la Bauhinia y Valeriana para la creación de fitomedicamentos. Buscan que ambos productos sean registrados en la ANMAT para su uso.

La Bauhinia y la Valeriana son dos plantes que pertenecen a la flora autóctona argentina, y forman parte de la extensa variedad de especies que garantizan la diversidad biológica del país. Además de esto, ambas tienen aplicaciones medicinales. La primera, como analgésico y para controlar la glucosa, la segunda como inductor natural del sueño. Así lo determina un trabajo realizado por el INTA Castelar, que busca crear un mapa de las plantas con posibles aplicaciones médicas, y que fue galardonado por el Ministerio de Ciencia de la nación. El objetico de los investigadores es lograr que estos productos sean autorizados por la agencia reguladora del país como fitomedicamentos, y se transformen en una alternativa terapéutica confiable.

A cargo del Instituto de Recursos Biológicos del INTA, la investigación de los potenciales farmacéuticos de estas y otras plantas fue premiada por la cartera científica por “su importancia para la humanidad y su relevancia como objeto de estudio científico”. El trabajo, se centró en la Bauhinia y la Valeriana, pero también analizó y evaluó muchas especies medicinales de la flora argentina.

El trabajo, a cargo de la investigadora Renée Fortunato, incluyó la caracterización y conservación del germoplasma nativo de estas dos especies. En este sentido, se recordó que la Valeriana tiene como principal propiedad medicinal ser inductor del sueño, mientras que la Bauhinia actúa como hipoglucemiante y analgésica.

“Conocer en detalle el comportamiento de estas especies va a permitir desarrollar estrategias que posibiliten su conservación e introducción sustentable a la economía formal”, dijo Fortunato. Además, la investigadora agregó que “con este enfoque productivo, las especies medicinales nativas podrían convertirse en cultivos innovadores, lo que posibilitará la diversificación de la agricultura y una alternativa para las economías regionales”. Para la investigadora del INTA, “este proyecto posibilitará generar recursos y darle un valor agregado a la flora nativa del país”.

La caracterización del germoplasma nativo posibilitará proponer diseños y procesos tecnológicos para el uso integral de los cultivos. Además, la evaluación morfológica, química y molecular de las poblaciones nativas permitirá facilitar su registro como fitofármacos en la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT).

“Nuestro objetivo es que esta propuesta permita el inicio de un manejo económico productivo racional con inclusión social, que contemple la conservación de las poblaciones silvestres y su hábitat”, señaló Fortunato quien agregó: “Se seleccionaron y caracterizaron especies para el desarrollo de fitofármacos, lo que incluye líneas innovadoras para su manejo en el hábitat natural y en cultivos”.

El análisis de las poblaciones se realizó mediante técnicas bioquímicas y moleculares. Los grupos con potencial medicinal para su registro en la ANMAT son Bauhinia (Leguminosae), que se encuentra en el noreste argentino y, cuya función es hipoglucemiante y analgésica, y Valeriana (Valerianaceae), que se encuentra en la región norpatagónica, con propiedad sedante e inductor del sueño.

Los premios Fidel Roig –una iniciativa de la Comisión Asesora sobre la Biodiversidad y Sustentabilidad del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (MINCyT)– reconocen el valor intrínseco de la diversidad biológica, su importancia para la humanidad y su relevancia como objeto de estudio científico. Este año, el galardón fue al “Uso Sustentable de la Biodiversidad”.

La distinción está dirigida a investigadores de Instituciones del Sistema Científico y Tecnológico argentino que participen en iniciativas que desarrollen y ejecuten acciones de uso sustentable de la biodiversidad en el país.

La investigación de medicamentos a base de plantas autóctonas viene granando terreno en el país, y es un fenómeno mundial que crece día a día. La Organización Mundial de la Salud promueve el uso de las medicinas tradicionales (especialmente, de la fitoterapia) y, desde 1999, la Argentina cuenta con una legislación que reglamenta el uso de los fitomedicamentos.

El fenómeno de los medicamentos naturales tiene en Misiones un auge especial. En esa provincia, el año pasado se aprobó un proyecto por el cual se busca regular los procesos relacionados con el cultivo, el tratamiento y la comercialización de las variedades vegetales utilizadas para la elaboración de medicamentos en el ámbito provincial.

Deja un comentario