Siguen apareciendo pruebas de como las cadenas de farmacias chilenas acordaron subir precios

SANTIAGO, marzo 26: En el marco del juicio contra 10 ejecutivos de las tres principales cadeneras del país, la fiscalía reveló más pruebas de cómo se manipularon los valores de medicamentos durante la colusión. Polémica por la pérdida de varios correos recuperados de las computadoras de los imputados.

A medida que avanza el juicio contra los 10 ejecutivos de las tres principales cadenas de farmacias en Chile, acusados de acordar subas arbitrarias de precios de unos 200 medicamentos, queda más al descubierto el mecanismo utilizado para estafar a millones de pacientes. Esta semana, la fiscalía mostró correos electrónicos entre los imputados, donde se hablaba de “nivelar los precios” de algunos productos. Esta práctica, conocida como colusión, podría terminar con condenas de cárcel efectivas. La defensa de los acusados asegura que el objetico de las movidas “buscaba mantener precios equivalentes en las tres cadenas”.

A tres semanas de inicio del juicio, cada vez queda más claro el manejo arbitrario de los fármacos que iniciaron entre 2006 y 2008 las cadenas Salcobrand, Cruz Verde y Ahumada. En la última audiencia, la fiscalía exhibió un correo electrónico que un testigo envió a una ejecutiva de Salcobrand, en el que le solicitaba “nivelar el precio de ciertos productos con los de Cruz Verde”.

El testigo que mostró los correos fue el ex ejecutivo de venta de Laboratorio Chile Fernando Solovera, quien declaró en el juicio oral que lleva adelante la Fiscalía Centro Norte. En la décima jornada de juicio, el ejecutivo explicó las gestiones que realizaba para la venta de fármacos del laboratorio.

Durante las primeras dos semanas de juicio oral en contra de los 10 ejecutivos farmacéuticos, la Fiscalía Centro Norte ha centrado la presentación de su prueba en acreditar que había una coordinación para alzar los precios de los fármacos. Específicamente, estas alzas se efectuaron bajo el mecanismo conocido como 1, 2, 3. A fin de no dejar en evidencia la colusión y con el objetivo de garantizar que las tres cadenas farmacéuticas subieran los precios, Ahumada, Cruz Verde y Salcobrand usaron este sistema.

El 1, 2, 3 consistía en una forma concertada de alzamiento de precios de fármacos en que a una de las cadenas subía el precio el día uno, otra lo hacía el día dos y la tercera lo hacía cuando verificaba que las primeras dos lo hubieran hecho. Las tres empresas acordaban quien tendría el número 1,2, o 3 dentro de este esquema, siguiendo un turno y decidían qué a medicamentos lo aplicarían.

Durante las primeras audiencias, hubo polémica porque muchos de los correos que la fiscalía presentó como pruebas se perdieron. Sobre la desaparición de los computadores de los ejecutivos farmacéuticos, declaró el inspector de la Policía de Investigaciones Pablo Rivas. Dichos correos electrónicos habían sido puestos a disposición del Tribunal de la Libre Competencia. Sin embargo, cuando se inició la investigación criminal la policía perició los equipos sin encontrar la información, la que desapareció sin explicación de los computadores de todos los ejecutivos. Estos antecedentes pudieron ser reconstituidos y presentados como prueba por la Fiscalía Centro Norte en el juicio oral.

Cabe recordar que el juicio a los 10 ejecutivos de las cadenas Cruz Verde, Salcobrand y Ahumada comenzó la semana pasada, y promete durar hasta tres meses. Durante esta primera jornada, informaron medios locales, las defensas argumentaron que este juicio “no procedía” debido a que los formalizados ya habían quedado exentos de sanciones tras el dictamen del Tribunal de Defensa de la Libre Competencia, que los obligó a cancelar las multas correspondientes. Sin embargo, el Ministerio Público, que lleva la querella, insiste con juzgar a los ejecutivos.

En este sentido, el fiscal de la causa Jaime Retamal detalló que “pedimos una pena privativa de libertad, de acuerdo a las estimaciones que hicimos, por tratarse de un delito reiterado de diversas personas pedimos una pena que puede llegar hasta cinco años de presidio menor en su grado máximo”.

De acuerdo con la investigación de la Fiscalía Centro Norte, esta alteración de precios previamente coordinada entre las farmacias se tradujo en un alza que sorprendió a consumidores y usuarios, que vieron que medicamentos de uso diario y de primera necesidad en muchos casos duplicaron su valor habitual. Medicamentos anticonvulsionantes, antidepresivos, antipsicóticos, para la hipertensión, colon, menopausia, inductores del sueño, ulcera, anticonceptivos, etc. vieron incrementados sus precios hasta en un 134 por ciento.

Deja un comentario