OMS denuncia que los altos precios de los nuevos medicamentos son un “reto” en Europa

La asequibilidad y la financiación de nuevos medicamentos plantean desafíos a los gobiernos de todo el mundo por sus altos precios, explica la Organización Mundial de la Salud (OMS), que califica de “reto” la situación a la que se tienen que enfrentar sobre todo en Europa para dar acceso a la población estos fármacos.

OMS denuncia que los altos precios de los nuevos medicamentos son un "reto" en Europa
MADRID, 26 (EUROPA PRESS)La asequibilidad y la financiación de nuevos medicamentos plantean desafíos a los gobiernos de todo el mundo por sus altos precios, explica la Organización Mundial de la Salud (OMS), que califica de “reto” la situación a la que se tienen que enfrentar sobre todo en Europa para dar acceso a la población estos fármacos.

“En Europa, en el contexto de la crisis económica mundial, el envejecimiento de la población y el continuo aumento de las enfermedades no transmisibles, la incorporación constante de nuevos medicamentos de primera calidad-precio es de especial preocupante”, señala un amplio estudio, que ha analizado la situación de los 27 Estados miembros, publicado este jueves por la Oficina Regional de la OMS para Europa.

Bajo el título ‘Acceso a nuevos medicamentos de Europa: revisión técnica de las iniciativas políticas de trabajo conjunto’, el informe muestra que la transparencia y la ayuda de cooperación para reducir los altos precios de los nuevos medicamentos puede ser la solución para mejorar sus acceso, ya que “a medida que el número de nuevos medicamentos introducidos en Europa se eleva, los Gobiernos tienen más dificultades para darlos”.

Así, el estudio pone de manifiesto los retos para los sistemas nacionales de salud, con ejemplos concretos, y muestra que pocos países en la Región Europea de la OMS cuenta con mecanismos para evaluar el coste-efectividad de los nuevos medicamentos; “esto obstaculiza los procesos de evaluación de valor y la toma de decisiones”, afirma.

La directora Regional de la OMS para Europa, Zsuzsanna Jakab, ha destacado tras su publicación que el objetivo de la organización es ayudar a los países para definir sus prioridades para que puedan obtener el máximo rendimiento de la inversión que hacen en nuevos medicamentos. “Aunque el objetivo final es proteger los intereses de los pacientes y hace de garante de que los nuevos medicamentos caros que no ofrecen poca o ninguna mejora para su salud”, ha advertido.

El número de nuevos medicamentos introducidos en Europa está aumentando, en particular para las enfermedades crónicas, siendo el cáncer, la diabetes tipo 2 y hepatitis C, las enfermedades para las que más fármacos han salido en el nuevo mercado. En estos casos, que no son los únicos, “las farmacéuticas pretenden cobrar precios a menudo más altos para los nuevos tratamientos que para los ya existentes con el fin de recuperar la inversión en investigación y el desarrollo”.

UN RETO AÚN MAYOR EN LOS PAÍSES DE INGRESOS BAJOS

Esto provoca que esté resultando cada vez más difícil para los gobiernos mantener al día el equilibrio entre el precio y el costo-efectividad. “Los gobiernos de toda Europa se enfrentan a problemas similares, y es un reto aún mayor en los países de ingresos bajos y medianos, donde existen menos mecanismos de regulación y los sistemas de salud son más débiles”, explica el informe.

La OMS también alerta en el informe de la falta de transparencia sobre la oferta de la compañía y los precios de los nuevos medicamentos que finalmente se fijan en los acuerdos con los Gobiernos. Así, observa que el proceso de negociación con las farmacéuticas es generalmente opaco.

Por eso anima a fortalecer la cooperación y compartir experiencias, para reducir la falta de transparencia y cubrir las lagunas sobre las políticas de precios de medicamentos existentes. Y para ello explora diferentes maneras en las que las autoridades sanitarias puede trabajar para reducir el gasto farmacéutico: guías de tratamiento restrictivas; objetivos para el uso de los genéricos, y limitaciones en el uso de medicamentos de alto costo.

Además, el informe señala que sería clave para el futuro fortaleces la cooperación y la transparencia en la formulación de políticas; que los Gobierno fortalezcan la cooperación y regulación con las compañías farmacéuticas; dar especial atención a las enfermedades crónicas, a los medicamentos de especialidad y a las enfermedades raras.

“Nuestra aplazamiento exploró las tendencias, prácticas y pruebas que aumentan la transparencia y pueden ayudar a los Gobiernos a negociar mejor con la industria para reducir los precios de los nuevos medicamentos”, ha explicado el gerente de Programa, Tecnología de la Salud y Productos Farmacéuticos, Oficina Regional de la OMS para Europa, Hanne Bak Pedersen.

Deja un comentario