Europa, prudente con la liberalización en farmacia

Más carga de trabajo y menos tiempo de asesoramiento al paciente, entre los efectos que expertos de la UE detectan.

B. G. S. | beatriz.garcia@correofarmaceutico.com

Más carga de trabajo para el farmacéutico, menos tiempo de asesoramiento al paciente y menor calidad de la formación profesional son tres de los argumentos con los que el panel de expertos sobre inversión en salud de la Comisión Europea (EXPH, en sus siglas en inglés) cuestionan los beneficios de liberalizar el modelo de farmacia. Se trata de una de muchas de las consideraciones que estos expertos recogen en un documento preliminar sobre la competencia en los proveedores sanitarios en la Unión Europea sobre la que elaborará, más adelante, un posicionamiento final.

El documento, como ya contó correofarmaceutico.com, nace como un posicionamiento preliminar de los expertos sobre los distintos tipos y ámbitos de competencia en materia sanitaria entre los países de la UE que se ha sometido a consulta pública. En sus conclusiones finales plantean que toda decisión que afecte a la competencia en materia sanitaria necesita “acciones políticas adicionales orientadas a permitir que el mercado funcione correctamente, seguidas por una evaluación permanente y cuidadosa de los efectos y de la realización de las actividades pertinentes (calidad, precios, etc.)”. Además, tildan con carácter general de “ejercicio político delicado”, la introducción de cambios o el aumento de la competencia en la provisión de servicios sanitarios e insisten en que toda política que afecte a las reglas de competencia sanitaria debe estar orientada a “evitar la creación, fortalecimiento y abuso de posiciones dominantes”.

ÁREA ESTRATÉGICA
Los expertos se basan en estudios científicos y repasan un amplio abanico de aspectos (relación entre proveedores sanitarios, aseguradoras, fijación de precios, etc.). En el capítulo dedicado a la farmacia, ésta se identifica como área estratégica para competencia. “La existencia de márgenes regulados en muchos países europeos ha sido considerado como un motivo para la introducción (o fortalecimiento) de la competencia”, apuntan.

Aunque en el texto no toman partido por la conveniencia de unos modelos sobre otros, se recogen datos de los últimos estudios comparativos de modelos farmacéuticos en la UE y llegan a la conclusión de que tras la liberalización de establecimiento mejoraría la accesibilidad para el paciente (crece el número de farmacias y su horario de apertura). En cambio, no contribuiría a contraer el gasto estatal (en Suecia sí habría mejorado, pero no en Noruega) y se detectaría un emporamiento de la calidad del servicio. Concretamente, se fija en Noruega, Suecia e Inglaterra, donde se ha constatado una mayor carga de trabajo para el farmacéutico, pérdida de calidad del consejo farmacéutico y de la formación profesional. En el caso noruego advierte del riesgo de la concentración y el oligopolio (tres cadenas copan el 81 por ciento del mercado).

De la salida de medicamentos sin receta del canal exclusivo de la farmacia, los expertos sólo destacan el aumento de la accesibilidad en tanto que aumenta el número de puntos de venta, pero no se detectan correcciones a la baja de los precios de los OTC, a pesar de ser libres.

Deja un comentario