España: La Ley de Patentes ultima su aprobación con el beneplácito de la industria multinacional

La Ley de Patentes pasará por el Congreso de los Diputados para su aprobación tras contar con un consenso amplio entre los distintos grupos parlamentarios y la mayoría de agentes del sector farmacéutico.
La Ley de Patentes pasará por el Congreso de los Diputados para su aprobación tras contar con un consenso amplio entre los distintos grupos parlamentarios y la mayoría de agentes del sector farmacéutico.
J. R-T. / Madrid @ElGlobalNet

Farmaindustria considera que el texto actual defiende y protege “adecuadamente” su actividad

La Ley de Patentes se enfrenta al debate parlamentario con casi todas sus costuras consensuadas entre los diferentes partidos políticos y agentes del sector. Los objetivos principales que recoge el texto ya aprobado por el Consejo de Ministros el pasado mes de noviembre siguen dos direcciones diferenciadas: simplificar el procedimiento de obtención de una patente y adaptar la normativa al ámbito comunitario y a otros tratados internacionales.
Una de las novedades que acarreará esta ley, a falta de enmiendas de última hora que puedan presentar los grupos parlamentarios a su paso por el Congreso, es el blindaje a la seguridad jurídica de las patentes. Asimismo, se incluyen entre los títulos de protección los Certificados Complementarios de Protección (CCP), que extiende por un plazo máximo de cinco años la protección otorgada a una patente de un producto farmacéutico o fitosanitario, para compensar el plazo de tiempo que transcurre desde que se concede la patente hasta que se autoriza su comercialización. “Estamos de acuerdo con el texto tal y como está redactado”, aseguran desde Farmaindustria. La patronal emitió una batería de alegaciones durante el periodo de consulta pública que, en su gran mayoría, “se han tenido en cuenta” por lo que, en definitiva, hacen una valoración positiva ya que es una norma que protege adecuadamente la innovación”.
Otra de las novedades que acarrea el texto normativo se enfoca en el proceso de concesión de la patente. A partir de ahora siempre conllevará un examen previo que acredite que la invención es nueva, inventiva y tiene aplicación industrial. Si no se cumplen estos requisitos, no se concederá la patente, desapareciendo las llamadas patentes débiles y curriculares que existían hasta ahora sin examen previo. Por último, otro de los objetivos es potenciar la innovación en pequeñas y medianas empresas, así como a emprendedores. Para ello, se incentiva la protección de la innovación al disminuir el coste del procedimiento para obtener una patente. En este sentido, se reducirá un 50 por ciento de la tasa para la obtención de una patente para los emprendedores.
Algunas consideraciones del CES
El Consejo Económico y Social (CES) ya emitió un dictamen positivo sobre el Anteproyecto de Ley de Patentes hace unos meses. A pesar del pronunciamiento favorable, el organismo hizo un par de apreciaciones en la que instaba a modificar el texto. Así, el CES “considera necesario aprovechar esta oportunidad para recordar la necesidad de reforzar y robustecer y hacer más eficaces las políticas de I+D+i y el sistema de ciencia y tecnología español”, así como califica de “imprescindible” contar con un sistema de registro eficiente.
En relación a los plazos, el CES considera que, siendo la aceleración de los procedimientos uno de los objetivos más importantes de la reforma, la inexistencia en el Anteproyecto, en algunos casos, de plazos concretos para la Administración podría provocar el retraso o incumplimiento de sus obligaciones. Concretamente, el anteproyecto dispone que se establecerán por orden del Ministerio de Industria a propuesta de la oficina de patentes.

Deja un comentario