Un fármaco contra la esquizofrenia será probado en humanos en 2016

El Centro de Regulación Genómica (CRG), el Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona) y la Universidad del País Vasco forman parte de un consorcio público-provado liderado por la biotecnológica Iproteos que ha puesto en marcha el proyecto ‘Spark’, con el que se ha propuesto desarrollar un nuevo fármaco neuroprotector para el tratamiento de los déficits cognitivos asociados a la esquizofrenia y otros trastornos mentales.

El objetivo de ‘Spark’ es llevar a cabo la primera fase de desarrollo preclínico de un fármaco que “prevenga, frene la evolución y revierta los déficits cognitivos asociados a la esquizofrenia y otros trastornos mentales para poder comenzar la primera administración del candidato en humanos en 2016″. Así lo explica el CRG en un comunicado, en el que señala que, actualmente, “no existe ningún fármaco que se dirija a la tercera enfermedad más incapacitante –incluso por encima de la paraplejia y la ceguera–, según la OMS, y que afecta a unos 24 millones de personas en todo el mundo”.

El candidato a fármaco es el IPR019 que pertenece a una familia de compuestos de los llamados de ‘tercera generación’ desarrollados y patentados por Iproteos: “Su actividad terapéutica está basada en el bloqueo de una proteína ubicada en el cerebro y relacionada con el déficit cognitivo. Nuestro fármaco actúa mediante un nuevo mecanismo de acción no explorado hasta el momento en el tratamiento de la esquizofrenia; es así un first-in-class”, describe la científica Teresa Tarragó, CEO de Iproteos e investigadora del IRB Barcelona.

La biotecnológica Iproteos, coordinadora del proyecto, evaluará el metabolismo y toxicidad de los compuestos candidatos y su actividad una vez administrados por vía oral y subcutánea en modelos animales. El Laboratorio de Péptidos y Proteínas del IRB Barcelona –liderado por Ernest Giralt y en el que Teresa Tarragó trabaja como investigadora asociada– estará a cargo de la síntesis de los compuestos. La Unidad de Proteómica del CRG-UPF –liderada por Eduard Sabidó– realizará estudios de proteómica para evaluar los cambios causados en las células después del tratamiento con los compuestos. Ascil Biopharm –liderada por Roland ChérifCheikh–se encargará de la investigación y desarrollo farmacéutico de las formas farmacéuticas orales e inyectables. Finalmente, el Grupo de Neuropsicofarmacología de la UPV/ EHU –liderado por Javier Meana– será el responsable de la ratificación de la actividad de las formulaciones mediante estudios in vivo en modelos animales de esquizofrenia.

El resultado final esperado “será la obtención de una formulación y vía de administración óptimas para el uso del compuesto como fármaco en pacientes”, afirma el CGR al tiempo que añade que esto permitirá llevar a cabo los ensayos preclínicos regulatorios y, a continuación, “la primera administración del candidato en humanos en 2016 para una futura aplicación en centros de salud”.

Fuente: http://www.elimparcial.es/noticia/147138/

Deja un comentario