Argentina: Las infecciones de transmisión sexual se elevan al perderse el miedo al VIH

BUENOS AIRES: Por la relajación en el uso del preservativo, crecieron 30% los casos de sífilis. También la gonorrea y la clamidia.
Por Florencia Ballarino.
Diario Perfil, martes 20 de enero de 2015.

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) viven un repunte generalizado en el mundo, y Argentina no es la excepción. Los datos epidemiológicos muestran que la sífilis, una antigua infección que se creía erradicada, resurgió con fuerza en el país. En los dos últimos años, los casos de la enfermedad aumentaron más del 30% (de 3.766 casos notificados en 2012, se pasó a 5.584 el año pasado), según estadísticas del Ministerio de Salud de la Nación.

Las provincias de Catamarca, Salta, Río Negro y la región II de Buenos Aires (localidades del noroeste) registraron las tasas más altas de 2014. Además, crecieron los casos de transmisión vertical (de madre a hijo) de la enfermedad –lo que se conoce como sífilis congénita–, 27% en el último año. Y se estima que por cada caso notificado existirían tres a la sombra de los registros oficiales.

“Hay un aumento de casos que se observa también en la notificación, particularmente en los últimos tres años, por la relajación en las medidas de prevención. La gente tiene menos temor a las ETS, dejan de cuidarse y aumentan los contagios”, reconoció Jaime Lazovski, secretario de Promoción y Programas Sanitarios del Ministerio de Salud de la Nación. “Ciertas poblaciones son más vulnerables, como los hombres que tienen sexo con hombres, las travestis, los transexuales y las trabajadores sexuales. En esos grupos, las tasas de sífilis son más altas que en la población general. Entre las personas trans el porcentaje de infección es del 40%, y en las trabajadoras sexuales llega al 12%”, sostuvo el funcionario.

Pero la sífilis no es la única infección que está en aumento. Los médicos coinciden en que cada vez atienden más pacientes con gonorrea, clamidia o tricomoniasis. De hecho, también un hubo un aumento de los casos de la infección causada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae (de 2.545 casos en 2012 a 3.016 en 2014).

Causas

Las ETS se transmiten durante el contacto sexual (sexo vaginal, anal u oral) sin protección con una persona infectada. Entre las causas del aumento de casos, los expertos señalan la relajación en el uso del preservativo. “En la década del 80, cuando apareció el VIH, todas las ETS bajaron en forma dramática. Cuando apareció el cóctel con los retrovirales, el sida pasó de ser una enfermedad mortal a convertirse en una infección crónica. Hoy existe una falta de respeto al VIH, la gente ya no le tiene tanto miedo como antes. La moda en Estados Unidos, y que se impuso en la Argentina, es mantener relaciones sexuales sin preservativo y entonces la gente se contagia”, explicó a PERFIL Ricardo Casco, jefe del programa de ETS del Hospital de Clínicas.

Por su parte, Ricardo Teijeiro, director del Servicio de Infectología del Hospital Pirovano y miembro de la comisión directiva de la Sociedad Argentina de Infectología, señaló que hubo un cambio en las conductas sociales. “Por lo general, el gran porcentaje de casos de ETS se producía entre los 20 y los 45 años. En cambio, hoy tenemos un aumento en menores de 20. Hay que preguntarse si estamos llegando bien con la información a los jóvenes”, opinó.

El incremento de ETS también se da entre los mayores de 55 años, debido a la revolución sexual que significó la aparición de la pastilla azul (Viagra). “En el consultorio veo gente de 50, 60 y hasta 70 años con ETS. Con la cuestión del sildenafil, este grupo ingresó nuevamente al mundo sexual. Y cuando comienzan a tener relaciones, no se cuidan”, apuntó Casco.

Otro factor causal es el desconocimiento sobre las ETS y su prevención. “La gente usa el preservativo únicamente en el momento de la penetración y cree que con eso basta. La realidad es que durante el sexo oral y el sexo approach (de acercamiento) uno puede contagiarse sífilis. Porque hay distintos estadios en los que una persona puede tener lesiones externas en zonas difíciles de ver y que a veces no dan dolor, y que terminan siendo contagiosas”, explicó.

Para los especialistas, es clave que los pacientes consulten al médico ante cualquier síntoma, como flujo genital diferente al habitual, ardor al orinar, dolor en la parte baja del abdomen, lesiones en la boca o manchas en la piel, ya que la mayoría de las ETS se tratan y curan con antibióticos. Y también es importante que la pareja reciba tratamiento para prevenir la reinfección.

Preocupan las bacterias resistentes a los antibióticos

El aumento de las enfermedades de transmisión sexual tiene un agravante: algunas de las infecciones están demostrando ser resistentes a los antibióticos. Millones de personas que se contagian cada año de gonorrea podrían quedarse sin opciones de tratamiento a menos que se adopten medidas sanitarias urgentes, según advirtió la Organización Mundial de la Salud (OMS). Varios países –como Australia, Francia, Japón, Noruega, Reino Unido y Suecia– han notificado casos de resistencia de esta infección a las cefalosporinas, la clase de antibióticos que representa la última opción contra la gonorrea.

Por eso, la OMS hizo un llamado a ejercer una vigilancia más estrecha del uso correcto de los antibióticos y a realizar más investigaciones en torno a otras opciones de tratamiento de las infecciones gonocócicas.

Se calcula que, cada año, unos 106 millones de personas en el mundo contraen gonorrea, que se transmite por la vía sexual.