España: La Organización Médica Colegial señala que el derecho a la salud debe prevalecer sobre la patente

La Organización Médica Colegial (OMC), en un comunicado sobre hepatitis C, ha señalado que el médico se enfrenta a un dilema moral al no poder recetar fármacos por problemas de financiación del SNS.

J. A. P. Madrid

La OMC ha presentado esta mañana un comunicado, en torno al conflicto de los nuevos fármacos para la hepatitis C, en el que critica la “agresiva política de precios promovida por la industria farmacéutica”, denuncia la “insuficiencia financiera” del SNS, y deja caer una posible responsabilidad patrimonial, si no penal, por inacción de las administraciones si se producen retrasos en el acceso.

En la rueda de prensa de presentación han estado Juan José Rodríguez Sendín, presidente de la OMC; Serafín Romero, secretario general; Pedro Hidalgo, presidente del Colegio de Badajoz y coordinador del Observatorio de la Prescripción de la OMC, Juan Manuel Garrote, secretario de la OMC, y Juan Martínez, director de la Fundación para la Formación.

DEBATE SOBRE PRECIOS
Rodríguez Sendín ha criticado el “decalaje irracional” de los precios entre países, y ha dicho que la UE “ha sido incapaz” de negociar y unificar un precio justo para sus ciudadanos. En su opinión, el SNS está en riesgo de colapso financiero si hay una tendencia similar en política de precios con otros fármacos y patologías. “Hay que regular la relación entre la industria y los sistemas de salud”, ha dicho, y ha dejado caer que no es lo ideal que la investigación esté casi en su totalidad en manos de las farmacéuticas

El derecho a la protección de la salud “está por delante” del derecho a las patentes farmacéuticas, ha añadido, para finalizar: “No se puede comprometer la vida de los pacientes con precios abusivos”. El presidente de la OMC ha defendido la eficacia terapéutica de las nuevas terapias en hepatitis C, aunque ha reconocido que aún no se sabe “hasta dónde llegará la respuesta clínica”.

FONDO DE FINANCIACIÓN
La OMC defiende en el comunicado, como ya ha hecho el PSOE, la presencia de un fondo de financiación específico y finalista para financiar este tipo de fármacos, algo a lo que el Ministerio se muestra reticente y, ahora mismo, antes de conocer mejor la epidemiolgía y necesidades clínicas, ha descartado.

Además, se apunta hacia un dilema moral de los médicos “al no poder prescribir un medicamento que consideran útil, por restricción presupuestaria”, y temen la inequidad entre autonomías (“dudo que esté gerantizado”) que ya se da en el acceso a otro tipo de medicamentos en el SNS. Sus peticiones concluyen con el esquivo Pacto de Estado por la Sanidad.