España: La Marea Blanca recorre Madrid contra el “chantaje” de las farmacéuticas

Madrid, 18 de enero de 2015. Una nueva manifestación convocada por la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid (MEDSAP) – Marea Blanca ha recorrido este domingo el centro de Madrid para reivindicar, una vez más, el acceso universal a una sanidad pública de calidad y denunciar la postura adoptada por un gobierno que, dicen, “sólo sabe mentir, robar y privatizar”.

En esta ocasión, a su ya tradicional defensa de la Sanidad Pública han sumado otras denuncias como el “incumplimiento” del contrato de Cruz Roja con la Comunidad de Madrid que externalizó el servicio de transfusión de sangre de la región, el tratamiento que se está dando a los enfermos mentales o el que se esté “denegando la medicación a miles de pacientes de Hepatitis C”.

“Les molesta que les llamemos asesinos, pero no hay otra palabra para definir lo que están haciendo”, ha dicho Jesús Escudero, portavoz y miembro de la MEDSAP, que ha recordado que, de las más de 4.000 muertes anuales por Hepatitis C que se contabilizan en el estado, “muchas son evitables”. “Denegar el tratamiento a los enfermos es como si hubiera un incendio y a los bomberos se les negara el agua para apagar el fuego”, insiste Escudero.

El portavoz de la MEDSAP ha alertado además del peligro de que “en poco tiempo, los hospitales empiecen a suspender operaciones por falta de sangre” como consecuencia, explica, del contrato firmado con Cruz Roja en 2014 y que “está impidiendo al Centro de Transfusiones hacer una labor que hasta ahora era perfecta”.

Hasta 2014, era el Centro de Transfusiones de la Comunidad de Madrid quien suministraba el 90% de la sangre necesaria en la región, mientras Cruz Roja era responsable del 10% restante. Con la firma del nuevo convenio que entraba en vigor en enero del año pasado, la ONG pasó a hacerse cargo del 50% de las donaciones de la comunidad y de toda la recogida de sangre en la calle, un servicio por el que la Comunidad de Madrid ha pagado este año más de 9 millones de euros.

Desde la MEDSAP, denuncian que Cruz Roja venda ahora la sangre donada a razón de 67 euros por bolsa pero, sobre todo, que “está desatendiendo las necesidades de sangre de los hospitales” por “no acatar las suficientes donaciones para cumplir con el suministro que le exige el contrato”. Tampoco el Centro de Transfusiones de la Comunidad de Madrid es capaz de suplir esa carencia debido, según Escudero, “a los recortes y la externalización del servicio”, y “a la firma de un convenio que suponía, además, la cesión gratuita a Cruz Roja del equipo y materiales de extracción del centro público, incluidas furgonetas, autobuses y turismos.

También ha asistido a la manifestación el candidato de Izquierda Unida al Ayuntamiento de Madrid, Mauricio Valiente, quien ha asegurado que, desde su formación, “no se critica el servicio que puedan prestar Cruz Roja u otros entes privados”, pero sí se reivindica que “los servicios públicos deben estar garantizados por el estado”, en referencia tanto a la externacionalización del servicio de transfusiones de la comunidad como a la privatización de la sanidad pública madrileña que, ha dicho, “ha demostrado deteriorar la calidad y el acceso al sistema sanitario”.

Valiente ha reconocido además “la eficacia de la movilización social” protagonizada por la Plataforma de Afectados por la Hepatitis C que, alaba, “ha sido capaz de condicionar la agenda política del gobierno”. “No puede ser que exista el conocimiento y la técnica para salvar vidas y se utilice especulativamente para el enriquecimiento de unos pocos”, ha concluido.

La marcha, que partía a mediodía de la plaza de Neptuno ha terminado dos horas después en la Puerta del Sol donde la organización ha leído su manifiesto y donde pacientes y usuarios de la sanidad madrileña han compartido sus propias experiencias.

Cerraba el acto la intervención del escritor Luis García Montero, que ha mostrado así su solidaridad con la MEDSAP a la voz de “el neoliberalismo mata”.