Grupo español cuestiona sistema de patentes y a la industria

MADRID, enero 9: El grupo autodenominado Coordinadora Antiprivatización de la Sanidad de Ciudad Real realizó un cuestionamiento al gobierno español por su modo de actuar frente a las patentes de los fármacos, como así también planteó algunas exigencias.

El grupo se define, según su pagina de Facebook, de la siguiente forma: “La COORDINADORA ANTIPRIVATIZACIÓN DE LA SANIDAD PÚBLICA DE CIUDAD REAL (CAS-CR) es un colectivo, de ámbito provincial, de CIUDADANOS, que defendemos que una SANIDAD UNIVERSAL Y DE CALIDAD ES UN DERECHO FUNDAMENTAL de las personas, que no puede verse limitado nunca por condicionantes de rentabilidad económica empresarial.”

Ahora que ya los conocemos, vamos a lo que publicaron. En un diario digital y bajo el titulo “Hepatitis C: Los recortes matan, las patentes rematan” el grupo publicó un texto en el que realiza un fuerte cuestionamiento al gobierno español, partiendo del costo elevado del medicamento para la hepatitis C de la empresa Gilead, cuestión que hemos tratado en reiteradas oportunidades desde MIRADA PROFESIONAL.

Una de las criticas principales que realiza este grupo es que el gobierno español no promovió la producción de Sofosbuvir por una empresa de productos genéricos a un precio mucho más bajo o importarlo de otro país en una versión genérica. También le achacan el hecho de no haber cuestionado el precio del mismo.

Luego el grupo comienza con los pedidos, reclamando que la sociedad científica publique – en caso de que sea así – las subvenciones que hayan recibido de la multinacionales.

Acá la totalidad de las exigencias:

1º APOYA DECIDIDAMENTE las movilizaciones de pacientes, familiares y población en general con el convencimiento de que sólo mediante la lucha mantenida en el tiempo podremos imponer la prioridad de las necesidades de las personas sobre los intereses económicos de las multinacionales y de los políticos a su servicio.

2º EXIGE AL GOBIERNO que adopte todas las medidas necesarias para poner a disposición de los pacientes de Hepatitis C el medicamento Sofosbuvir imponiendo la primacía de las necesidades de salud sobre los derechosde patente.

3º EMPLAZA AL GOBIERNO ACTUAL Y A TODAS LAS FUERZAS POLÍTICAS A ACOMETER UNA POLÍTICA INTEGRAL DE USO RACIONAL DEL MEDICAMENTO QUE EXIGE:

— Poner en marcha una industria farmacéutica pública que fabrique y distribuya los medicamentos esenciales de forma que se garantice el acceso a todos los fármacos realmente útiles a quienes los necesiten.
— Derogar todas las normas que imponen el copago de medicamentos de uso hospitalario, a las personas pensionistas y el aumento del copago para las activas. Medicamentos gratuitos para todas las personas desempleadas.
— Eliminar del Registro todos los medicamentos inútiles, perjudiciales para la salud o con precios comparativos injustificadamente elevados. Todos los medicamentos admitidos en el Registro deberán tener financiación del sistema público.
— Dispensar directamente los medicamentos en los centros sanitarios a la dosis necesaria.
— Prohibir la financiación por parte de la industria farmacéutica de congresos, actividades científicas y de investigación, que deberán ser sufragadas con fondos públicos.
— Acabar con todo tipo de publicidad de medicamentos.