EEUU: Las grandes farmacéuticas se benefician por la ola de fusiones

WASHINGTON, Recomendamos leer esta nota realizada por Andrew Ward para el sitio web Milenio, en donde afirma que los fabricantes de medicamentos se han beneficiado del efectivo abundante, así como del crédito fácil para buscar nuevas fuentes de crecimiento y una mayor eficiencia.

Este fue un gran año para las grandes farmacéuticas por la serie de fusiones y adquisiciones multimillonarias en la industria.

Más de 250 mil mdd se firmaron en 2014, un récord para el sector. Los fabricantes de medicamentos se han beneficiado del efectivo abundante, así como del crédito fácil para buscar nuevas fuentes de crecimiento y una mayor eficiencia. El sector farmacéutico batalla para recuperarse de un largo periodo de rendimientos débiles luego de la pérdida de las protecciones para patentes en muchas medicinas exitosas.

Hay múltiples señales prometedoras en los planes de producción de medicamentos de las empresas. Sin embargo, las adquisiciones siguen siendo un atajo atractivo en una industria en la que los nuevos productos pueden tardar una década o más para salir al mercado.

El mayor acoplamiento del año fue también el más dramático: la adquisición amigable por 66 mil mdd de Allergan, de Estados Unidos, por parte de la irlandesa Actavis, la cual acabó con la intención hostil de la canadiense Valeant que también buscaba comprar al fabricante del Botox.

Actavis y Valeant figuran en una nueva clase de fabricantes de medicamentos que a base de adquisiciones quieren incrementar su músculo financiero, utilizando acuerdos fuera de sus fronteras para reducir la exposición al impuesto corporativo de 35% en EU, el más alto en los mercados desarrollados.

Sin embargo, cuando Pfizer, el mayor y más conocido fabricante de medicinas de EU, trató de realizar la misma jugada en mayo, con una oferta por 69,400 mdl por AstraZeneca, que pudo haber implicado que mudara su base fiscal a Gran Bretaña, los políticos en EU tomaron nota del asunto.

AstraZeneca hizo mención de los riesgos políticos implícitos en esa “inversión fiscal” a la hora de rechazar la oferta de lo que pudo haber sido la mayor adquisición en la historia corporativa de Reino Unido. Algunos de los accionistas enfurecieron porque la empresa rechazó una oferta de 55 libras por acción, que representaba una prima de 45% sobre el precio existente antes de que el interés de Pfizer se hiciera del conocimiento público.

Sin embargo, AztraZeneca tuvo su revancha en septiembre, cuando el presidente Barack Obama lanzó un ataque en contra de los “desertores corporativos” que pretenden rebajar sus pagos fiscales en EU al mudarse al extranjero. En semanas, el Tesoro anunció medidas para dificultar la ejecución de tales operaciones. AbbVie, que planeaba adquirir por 32 mil mdl a la británica Shire, fue la primera víctima de las drásticas medidas.

Pero las inversiones no se han detenido. Medtronic, un fabricante de equipo médico, presiona para adquirir por 42 mil 900 mdl a su rival Covidien mediante un acuerdo que le daría una dirección irlandesa para una mayor eficiencia fiscal.