Lactancia y medicamentos: ¿todo es incompatible?

www.dra-amalia-arce.com
Creo haber comentado en alguna otra ocasión que las cifras de lactancia materna entre los niños que habitualmente visitamos en mi ámbito son elevadas y afortunadamente cada vez mayores por lo menos durante los primeros meses de vida. En nuestras consultas, especialmente los primeros días y semanas de vida, los pediatras recibimos muchas consultas relacionadas con la lactancia. Por lo menos en mi caso, intento acompañar a las madres en ese camino hasta donde me llega mi conocimiento y también les ofrezco la posibilidad de contactar con el grupo de lactancia de mi hospital, que tan bien sigue resultando.
Conforme pasan las semanas, las madres suelen comprobar que los problemas que quizá tenían al principio se han ido solucionado y que ya se sienten más seguras y confiadas dando de mamar a sus pequeños. Sin embargo, si la madre padece alguna enfermedad o dolencia, pueden volver a aparecer dudas sobre los medicamentos que puede tomar mientras está lactando.
Tradicionalmente los fármacos han estado prácticamente proscritos para las madres gestantes y lactantes. No en vano en todos los prospectos de los medicamentos advierten del posible riesgo en los supuestos de embarazo y lactancia.
La realidad es que en caso necesario, durante el embarazo se pueden tomar algunos medicamentos, y durante la lactancia muchísimos más. Sin embargo a día de hoy, muchos profesionales y también muchas familias entienden que tomar un medicamento es sinónimo de incompatibilidad con la lactancia. Y no es extraño que muchas mujeres o “se sacrifican” renunciando a determinados tratamientos soportando síntomas tratables (alergias, dolor, infecciones,…) o acaban renunciando a dar de mamar, hecho que además suele provocar un tremendo sentimiento de culpa (“tuve que dejar de darle de mamar porque no soportaba mi alergia y tuve que tratarme….”).
En algunos casos, la confianza en el pediatra es tal, que muchas madres nos consultan a nosotros en cuanto a medicaciones para ellas o problemas médicos que puedan tener relación en algún momento con su lactancia. En otros casos, cuando las mamás llegan a nuestra consulta, las decisiones están tomadas y puede ser complicado reconducir la situación.
Como norma general, podría decirse que los medicamentos que pueden tomar los niños, los suelen poder tomar las madres lactantes.
En cualquier caso y para poder consultar todos -nosotros los profesionales, pediatras o no, y también las familias- existe una página extraordinaria que se llama e-lactancia, coordinada por APILAM (Asociación para la Promoción e Investigación científica y cultural de la Lactancia Materna), donde se pueden buscar más de 15000 productos, incluyendo algunos que no son medicamentos. Es mi página de cabecera cuando las madres me consultan alguna duda en relación con los fármacos durante la lactancia. Ahora también puede ser la vuestra.