España: Los nuevos tratamientos elevan un 210% el gasto en farmacia hospitalaria en la última década

F19F4B7E-BEC6-F5F3-D74976CF4C85B012La factura de los medicamentos que dispensan los hospitales no deja de crecer. Durante los tres primeros trimestres de 2014, el crecimiento fue del 2,4 por ciento, una cifra moderada si se tiene en cuenta que el año anterior fue de casi el ocho por ciento, pero elevada si se recuerda que las expectativas pasaban por que se redujera en lugar de que aumentar. De seguir esta misma progresión al cierre del ejercicio se podrían superar los 290 millones de euros, más del triple de lo que se pagaba hace una década (un incremento del 210 por ciento), cuando la Junta asumió las competencias sanitarias. Entonces, la cifra estaba en 94,74 millones.

Los responsables del Servicio Regional de Salud (Sacyl) achacan este incremento a la incorporación de nuevos fármacos para tratamientos de enfermedades crónicas que multiplican sus costes respecto a la medicación existente hasta ahora. «La farmacia hospitalaria ha incorporado innovaciones más y más caras que gravan el costo de la prestación. Es algo que tenemos que poner negro sobre blanco y necesitamos abordar adecuadamente esta cuestión. Es imprescindible», asegura el director general de Asistencia Sanitaria, José María Pino.

Tratamientos. Los casos en los que se ha producido un mayor incremento son los tratamientos de la hepatitis C, los vinculados con la artritis reumatoide y la línea oncológica. El gasto medio por paciente en oncología se sitúa en 5.602 euros, con toda la medicación que requiere después de la detección y las intervenciones.

En el caso de la hepatitis C, hace dos años surgieron medicamentos que se pueden considerar curativos y permiten acabar con la cronicidad de esta patología pues el porcentaje de curación es muy alto. El tratamiento tradicional de un enfermo de hepatitis C antes podía costar entre 2.500 y 3.000 euros. Ahora puede llegar a los 100.000 euros, aunque la mayoría de los tratamientos cuestan entre 30.000 y 35.000 euros.

Además están las enfermedades raras. Los síndromes de Hunter o Gaucher son los ejemplos más extremos pero no son exclusivos los casos en los que las medicinas de un año para un enfermo crónico lleguen a superar los 6.000, 20.000 ó 30.000 euros. Por esta razón, se dispensa desde las farmacias de los hospitales, para conseguir un mejor seguimiento.

El hecho de que el pasado año el incremento en farmacia hospitalaria sea del 2,4 por ciento, por debajo del aumento medio farmacéutico incluidas las recetas, que llegaría al 2,65 por ciento, lo achacan a la aparición de más o menos productos innovadores. El año 2013, por ejemplo, la factura se disparó casi un ocho por ciento.

El incremento en los últimos ejercicios de la farmacia hospitalaria se ha ‘comido’ los ahorros que se producían en la dispensación a través de las boticas tradicionales con el aumento de los genéricos y la implantación del copago para los pensionistas. Sacyl lo ve desde otra perspectiva: «La investigación ha permitido descubrir medicamentos nuevos para enfermedades crónicas que mejoran y alargan la vida de quienes las padecen. Son tratamientos caros y las medidas de racionalización del gasto aplicadas de forma general permiten seguir pagándolos».

No obstante, Pino insiste en la necesidad de abordar esta situación para que el encarecimiento no termine por estrangular la estabilidad del sistema sanitario. «Hay que buscar las fórmulas que sean asumibles para el sistema. Hay dos vías, o la modificación del modelo de financiación de la sanidad a las comunidades autónomas o a través de un acuerdo con la industria», plantea el director general. Yvisto que el modelo de financiación, por ahora no es abordable por falta de recursos, sólo queda el pacto con la industria.

El Ministerio de Hacienda negocia con las empresas del sector sanitario para buscar un acuerdo que ligue el aumento de los fondos al crecimiento económico del país con el compromiso de pago puntual de las facturas, que ahora se demoran sobremanera. A cambio, el exceso de medicinas que demande el sistema sobre ese global pactado lo tendría que asumir la industria. La intención era llevar el acuerdo al último Consejo de Política Fiscal y Financiera pero finalmente no ha podido ser porque el pacto «no está maduro», según señalan fuentes del Gobierno.

«No tenemos más conocimiento de ese posible acuerdo que las líneas generales que han salido publicadas», asegura Pino, «Otra cuestión es cómo se materialice. Creemos que es adecuado trabajar en este sentido y ver cuál es el resultado final. Nos parece bien que se camine en esa dirección», añade. «Es imprescindible sentarse para estudiar esta situación y evitar que este incremento de la factura termine asfixiando a todo el sistema sanitario».

http://www.eldiadevalladolid.com/noticia/ZF19F4536-EF26-8C43-5D52B44B7445267B/20150104/nuevos/tratamientos/elevan/210/gasto/farmacia/hospitalaria/ultima/decada