¿Qué son los principios activos, excipientes y formas farmacéuticas?

En los medios de comunicación y a pie de calle se habla todos los días de medicamentos y otras palabras relacionadas que se usan indistintamente pero en realidad no son lo mismo. ¿Qué es un principio activo, una droga o un excipiente? Vamos a ver de qué se trata cada cosa de una forma sencilla:

Droga: una palabra con varios significados

corteza del sauce blanco para la obtención de aspirina
Corteza del sauce blanco (Salix alba)
Desde el punto de vista farmacéutico, una droga es la materia prima que se utiliza para la obtención de los componentes que forman parte de un medicamento.
Si hablásemos por ejemplo de la aspirina, en su origen se empleaba la corteza del sauce para su fabricación, pues en este caso, la droga sería la corteza de sauce. El problema de la palabra droga viene por dos sitios:
  • todos la conocemos por lo que se consideran “drogas de abuso” y sus efectos nefastos para la salud
  • en la terminología anglosajona, medicamento es “drug”, y en muchísimas ocasiones se usa directamente traducida como droga en vez de medicamento, por lo que puede llevar todavía a más confusión.
Por eso, en la palabra droga hay que distinguir según el contexto si se trata de una materia prima para fabricar medicamentos, el medicamento en sí o una droga de abuso.

Principio activo: sin él seguiríamos enfermos

El principio activo es la parte del medicamento que ejerce una acción en nuestro organismo para mejorar nuestra salud. Siguiendo con el ejemplo de la aspirina, el ácido acetilsalicílico (AAS) presente en esa pastillita blanca, es el encargado de bajarnos la fiebre, quitarnos el dolor o reducir inflamaciones, sin él no se produciría ningún efecto.

Excipientes: los compañeros que facilitan el viaje

Los excipientes son otros compuestos presentes en el medicamento pero que no tienen acción sobre la dolencia que queramos tratar, sino que se emplean para facilitar la fabricación, conservación o la administración de este. Por ello, pueden desempeñar tareas como facilitar la solubilidad de algún determinado compuesto, darles un color u olor más agradable para hacer más fácil su ingesta, o ser antioxidantes para permitir una conservación del medicamento óptima.
El contenido de los excipientes que posee un medicamento viene detallado en los prospectos. Este punto es importante porque aunque no posean actividad terapéutica, algunos excipientes pueden ser fuente de alergias o intolerancias como es el caso de la lactosa o el aspartamo. Por eso, en estas ocasiones es de vital importancia advertir a nuestro médico o farmacéutico sobre nuestro estado de salud además de revisar el prospecto para asegurarnos que ese excipiente no está presente.

Forma farmacéutica: el medio de transporte

Una forma farmacéutica es, valga la redundancia, la forma que se le da a la mezcla de principios activos y excipientes para ser administrados. Estas pueden ser líquidas como en el caso de jarabes o colirios, sólidas como comprimidos o granulados o semisólidas como geles y cremas. Así cuando vas a tu farmacia y tu farmacéutic@ te dice: “¿lo quieres en comprimidos o en sobres?” pues bien, comprimidos y sobres son dos formas farmacéuticas diferentes en las que puedes encontrar el mismo fármaco. Una de las razones de que existan diferentes formas farmacéuticas es la de facilitar la administración a cada paciente , un ejemplo sencillo, en el caso de los bebés son mucho más comunes las formas líquidas que las sólidas, ya que en su caso es obvio que no se les puede hacer tragar un comprimido. También se facilita la administración por ejemplo en adultos a través de las cápsulas, ya que enmascaran totalmente el mal sabor característico de los medicamentos.

Medicamento: lo que todos compramos y tomamos

El medicamento es el producto final de toda la fabricación, es ese comprimido (forma farmacéutica que contiene principio activo y excipientes) correctamente envasado en su cartoncillo (blíster) dentro de la caja, con su prospecto, ya lista para ser comprada en la farmacia.
De un mismo principio activo puede haber muchos medicamentos diferentes, mira este ejemplo, siempre hablamos del mismo principio activo, ibuprofeno, pero no son los mismos medicamentos:

  • ibuprofeno en comprimidos de 600mg o comprimidos de 400 mg: presentan la misma forma farmacéutica pero diferente dosis, por lo que no es el mismo medicamento
  • ibuprofeno en comprimidos de 600mg o sobres de 600 mg: presentan igual dosis pero diferente forma farmacéutica, así que no se considera como el mismo medicamento.
Espero que las dudas que tuvieras ya hayan desaparecido tras leer esto. Si te queda alguna otra, siempre puedes dejármela en el apartado de comentarios para resolvértela!

Imagen Sauce blanco: Dipartimento di Scienze della Vita, Università di Trieste – Progetto Dryades – Picture by Andrea Moro – Comune di Ariano Polesine, località Rivà, ai bordi del Po di Goro. , RO, Veneto, Italia, – Image licensed under a Creative Commons Attribution Non Commercial Share-Alike 3.0 License