España: “Es posible y necesario llegar a un modelo alternativo al actual sistema de patentes”

Beatriz Becerra denunció recientemente el "fracaso" del modelo actual de patentes para garantizar el acceso a los medicamentos. A su juicio, las patentes deberían reflejar el dinero público invertido en su desarrollo.
Beatriz Becerra denunció recientemente el “fracaso” del modelo actual de patentes para garantizar el acceso a los medicamentos. A su juicio, las patentes deberían reflejar el dinero público invertido en su desarrollo.
carlos b. rodríguez / Madrid

@ElGlobalNet

lunes, 15 de diciembre de 2014 / 10:28
beatriz becerra, eurodiputada de Unión, Progreso y Democracia (UPyD)
La suya es una de las voces que más se ha escuchado en el creciente debate europeo sobre la política farmacéutica. EG ha hablado con la eurodiputada de UPyD Beatriz Becerra.
Pregunta. ¿Qué lecciones extrae de la decisión de Jean-Claude Juncker de dar marcha atrás al traslado de las competencias de la EMA?
Respuesta. No sabemos exactamente qué razones ha llevado al presidente Juncker a dar marcha atrás, pero estoy segura que la presión ejercida por las organizaciones defensoras de la sanidad pública, algún estado miembro y diferentes eurodiputados han influido en la decisión. Que Juncker reconociese que los medicamentos “no son un producto como cualquier otro” supone un triunfo para la sanidad pública europea.
P. ¿Qué resultados ha dado la permanencia de la EMA en Salud?
R. Históricamente, la EMA ha defendido los intereses de la industria, que solo suelen coincidir con los de la salud pública cuando se les obliga a centrar sus esfuerzos en los tratamientos realmente urgentes y a evaluar los fármacos o cuando se ponen bajo vigilancia sus actividades de comercialización y promoción. Desde su creación y hasta 2009, la EMA no ha prestado la atención debida a los pacientes/consumidores y profesionales. Bajo la supervisión de Salud, puso en marcha una política proactiva de transparencia y acceso a los datos sobre que afectan directamente a la salud de los europeos, en línea con las exigencias del Europarlamento y el Consejo Europeo. Sorprendentemente, en los últimos meses, con la llegada de su nuevo director de los servicios jurídicos (de reconocida trayectoria en la industria farmacéutica), la EMA ha dado pasos atrás en este aspecto, justificándolos por las negociaciones de la Comisión Europea sobre el TTIP.
P. ¿Existen las suficientes garantías de protección de la salud en el TTIP?
R. La nueva Comisión ha dado algún paso en aras de la transparencia. Desde el Grupo de la Alianza de los Liberales y Demócratas hemos preguntado sobre la posible ‘rebaja’ de estándares importantes para los europeos, como puede ser la salud pública. La respuesta de la Comisión ha sido un rotundo no. Por el momento es necesario tener paciencia, y saber que es el Parlamento quien tiene la última palabra.
P. Tonio Borg dijo que “en asuntos sanitarios, la UE no es una auténtica unión”. ¿Debería debatirse si dar más poder a Bruselas en estos asuntos?
R. Desde luego, el debate siempre es necesario. Hay temas en los que es muy importante que la UE actúe como una sola voz. La compra de medicamentos es un ejemplo claro. Estamos menospreciando el poder de la demanda.
P. ¿Están los estados dispuestos a llegar a una ‘Unión sanitaria’?
R. Este verano Francia hizo un llamamiento a los estados para unir fuerzas y rebajar el precio de sofosbuvir. Es un claro ejemplo de que en determinadas áreas los estados están dispuestos a llegar a una “Unión sanitaria”. Es necesario avanzar en el desarrollo de la tarjeta sanitaria europea, que permitirá el pleno acceso a los servicios públicos de salud de cualquier país de acuerdo con normas y derechos comunes, lo que deberá completarse con sistemas para compartir información clínica de pacientes. Las administraciones deberán resolver entre ellas los gastos generados, sin sobrecargar de gestiones burocráticas a quienes hayan necesitado asistencia, tomando las medidas necesarias para prevenir o penalizar posibles abusos.
P. ¿Mantiene esperanzas sobre una reactivación de la modificación de la Directiva de Transparencia?
R. Creemos necesario modernizar la directiva vigente desde 1989, que no se ha modificado desde su entrada en vigor. Trabajaremos para retomar este asunto.
P. ¿Es posible llegar a un modelo alternativo al sistema de patentes?
R. Es posible y necesario. En el actual modelo se asocia la innovación médica a los precios de los medicamentos. Las farmacéuticas están por lo tanto incentivadas a obtener el monopolio de una patente y establecer precios desorbitados. Además existe una falta de transparencia en todo el modelo. Las patentes deberían reflejar el dinero público invertido en el desarrollo de la misma, y los precios de los medicamentos ajustarse a las necesidades de la salud pública y no solo a las del mercado.
P. ¿Cuáles serían las patas de ese nuevo modelo?
R. Proponemos desasociar el enlace entre innovación y los precios de los medicamentos y que los investigadores sean recompensados con dinero público por su investigación a cambio de comercializar estos medicamentos como genéricos desde el primer día.