Publicidad de medicamentos OTC: antecedentes y normas vigentes sobre la regulación de los fármacos de venta libre

BUENOS AIRES, octubre 29: En este informe especial, Mirada Profesional explica cómo hicieron otros países para saldar la discusión sobre la promoción de estos tratamientos. Un trabajo afirma que a mayor publicidad, mayor compra de los productos. Existen normas de la OMS para promocionar de forma ética los medicamentos. En general, los avisos violan las leyes continentales.

Por Farm.-Nestor-A-Caprov

El proyecto presentados por legisladores nacionales que responde a la agrupación La Cámpora para prohibir la publicidad de medicamentos OCT o “de venta libre” generó diversas reacciones en el sector farmacéutico argentino. Mientras que varios especialistas y autoridades apoyaron la iniciativa, desde los laboratorios productores pusieron reparos, y hablaron de un avance del gobierno sobre su negocio, y advirtieron sobre sus efectos. Esta discusión no es nueva, y tiene varios capítulos en el país. La Argentina no es el primero que busca poner freno al poder de lobby de la publicidad de medicamentos de este tipo. En la región existen varias experiencias, con distinta suerte. Cómo regulan los países europeos la venta de estos productos, y cómo los alinean con los principios éticos que la Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja para estas promociones.

El objetivo de la ley es prohibir “la publicidad, promoción y patrocinio de los medicamentos en forma directa o indirecta, a través de cualquier medio de difusión o comunicación”. Lo que permitiría el proyecto es que las empresas del sector realicen “publicidad institucional”. Muchos países ya emprendieron esta prohibición, mientras que otros siguen peleando contra el lobby farmacéutico. Una disputa que ahora llega al país con este proyecto de ley.

En Europa, el parlamento continental viene regulando la actividad de las farmacéuticas en materia de promoción. En concreto, la ley 14/1986 y la ley 25/1990 establecen la exclusividad de las oficinas de farmacia y los servicios de farmacia de hospital para la dispensación de cualquier tipo de medicamento, y cualquier tipo de venta indirecta de medicamentos. Las citadas leyes, prohíben la publicidad de medicamentos OTC al público sin autorización previa.

En la región, la flamante Ley de Farmacias de Chile prohíbe la publicidad de los medicamentos en medios de comunicación. “La ley de fármacos tiene tres pilares fundamentales que centran la preocupación ciudadana en el acceso, calidad y precio del medicamentos, este es el mensaje que queremos entregar a la comunidad (…) es contar con un marco regulatorio en un mercado que estaba desregulado. Hoy podemos decir que va a estar vigilado tanto por la autoridad sanitaria como por los organismo pertinentes”, dijo Stephan Jarpa, director del Instituto de Salud Pública (ISP).

Hay que recordar que en 1988 la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó los denominados “Criterios éticos para la promoción de medicamentos” con el propósito de garantizar que las actividades de marketing sean compatibles con la búsqueda de la verdad y la rectitud que deben guardar la promoción y la publicidad farmacológicas. Además, existe la Red Panamericana para la Armonización de la Reglamentación Farmacéutica (PARF), a fin de que las normas para autorizar medicamentos sean iguales en los distintos países, armonizando los criterios para definir qué medicamentos pueden ser de venta libre; pero esto se maneja en cada país, en relación con las presiones de la industria.

Pero su impacto no se termina de ver en los países de la región. En un trabajo realizado por especialistas de la Universidad Nacional de Colombia analizó las distintas regulaciones sobre promoción de fármacos y su grado de acatamiento reflejado en piezas publicitarias. El informe, titulado “Publicidad y promoción de medicamentos: regulaciones y grado de acatamiento en cinco países de América Latina” se realizó en la Argentina, Colombia, Ecuador, Nicaragua y Perú. Sus autores concluyeron entre otras cosa que “si bien en general los cinco países del estudio incorporan en sus regulaciones sobre promoción y publicidad de medicamentos las recomendaciones de la OMS, con frecuencia dichas ordenanzas no se reflejan en los contenidos de las piezas promocionales”.

En los últimos años, investigaciones realizadas en Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelandia, España y Brasil revelan hallazgos preocupantes relacionados con la publicidad de fármacos en los medios de comunicación masivo. Un estudio publicado recientemente señala que “la propaganda farmacológica directa al consumidor genera un aumento de las ventas de los productos anunciados”.

La información difundida por estos medios, entonces, puede incidir “no solo en la idoneidad de la práctica médica sino además en la salud y el bienestar del paciente, así como en los costos de la atención, los cuales son generalmente asumidos por el gobierno o por el mismo paciente, sea mediante su cobertura médica o con dinero de su propio bolsillo”.

La iniciativa nacional cuenta con el apoyo de la Asociación de Agentes de Propaganda Médica (AAPM), que dice ver en el escrito “varios puntos en común con los que resaltamos desde hace tiempo”. Ricardo Peidro, secretario general del sindicato afirmó al diario El Cronista Comercial que “todos los argumentos que ofrece el proyecto nosotros los planteamos desde hace mucho tiempo, por lo que no podemos más que apoyarlo”. El dirigente, además, se quejó de la forma en la que los laboratorios promocionan los medicamentos sin prescripción médica, un punto al que también apuntan los diputados.

“Hay publicidades que llegan a decir que si el remedio no hace efecto devuelven el dinero. Es inconcebible que esto ocurra. Tampoco se dice nunca nada respecto de los peligros de tomar un medicamento en forma incorrecta. La Administración Nacional de Medicamentos y Tecnología Médica (ANMAT) debería hacer algo al respecto y no lo hace”, se quejó Peidro.