A fin de año, Bolivia comenzará a fabricar sus medicamentos

untitled_23-12Según dijeron las autoridades bolivianas, el país delaltiplano está en condiciones de elaborar 600 tipos de remedios, antibióticos y vacunas .

Bolivia inaugurará a fin de año una industria farmacéutica estatal que producirá 600 tipos de medicamentos, además de antibióticos y vacunas, con el apoyo de Cuba. Así lo confirmó ayer el ministro de Salud, Juan Carlos Calvimontes, quien precisó que las obras de la moderna fábrica están avanzadas en un 80 por ciento.
“Solamente faltan pequeños detalles”, dijo el funcionario, después de contar que el predio estará en Cochabamba gracias al aval que dieron los alcaldes del distrito. Los profesionales bolivianos que trabajarán en el lugar están siendo formados en La Habana, que cuenta desde hace años con una industria farmacéutica estatal de primera línea.
Calvimontes también informó que ya fue cerrado un convenio con la Universidad del Siglo XXI, ubicada en el municipio de Llallagua, en Potosí, para construir una fábrica de medicamentos que comercializará inicialmente 15 productos un 50% más baratos que en el mercado.
“El 90% de los medicamentos que se utilizan en el país son importados. Eso cambiará porque produciremos en nuestra fábrica”, explicó el ministro Calvimontes. También precisó que las compras para hospitales estatales alcanzan 70 millones de dólares cada año. Por último, el funcionario confirmó la compra de 70 máquinas de hemodiálisis para enfermos renales y agregó que cada equipo tiene un costo de 20 mil dólares.
Desde la llegada de Morales al poder, en Bolivia funciona el programa Mi Salud, que garantiza atención gratuita con brigadas médicas que recorren los barrios de las principales ciudades. Además, el seguro gratuito de salud es uno de los pilares del programa de gobierno del mandatario, quien aspira a ser reelegido el próximo 12 de octubre para el período 2015-2020.
En 2010, el gobierno de Bolivia expresó interés por adquirir vacunas y medicamentos producidos por la industria biotecnológica cubana para combatir enfermedades como la hepatitis B, la llamada gripe aviar, la leptospirosis y el dengue. Es así que el presidente Morales y su par cubano, Raúl Castro, acordaron a mediados de este año llevar adelante el proyecto de construir instalaciones para la fabricación de medicamentos y de esa manera dejar de depender de los monopolios farmacéuticos.
Según el comunicado que difundieron entonces ambos países, el proyecto apunta a la implementación de un “programa de integración bilateral de carácter comercial e industrial” que también contemple la exportación de remedios a otras naciones de la región. “No podemos seguir importando medicamentos, no podemos seguir sometidos a los monopolios internacionales que industrializan medicamentos. Y hemos acordado juntos, Bolivia y Cuba, vamos a industrializar medicamentos en Bolivia, vamos a fabricar nuestros medicamentos”, dijo en aquel momento Evo.
El objetivo del gobierno boliviano es que, una vez que la farmacéutica estatal se ponga en funcionamiento, los medicamentos no sólo sean utilizados para consumo interno sino también para exportación. “Al 2025, vamos a estar exportando medicamentos, hemos aprendido y quiero agradecer la orientación, el asesoramiento, la cooperación del pueblo cubano, para que esto esté muy avanzado”, afirmó Evo. «