Viajar con medicamentos y dispositivos médicos puede ser abrumador

Viajar con medicamentos y dispositivos médicos puede ser abrumadorPor Kathryn Doyle

NUEVA YORK (Reuters) – Para los viajeros internacionales que necesitan trasladarse con dispositivos médicos y medicamentos no es fácil encontrar los requisitos que exigen los países de destino y las embajadas, en general, no ayudan demasiado.

“Todos saben que el problema existe, pero nadie lo expuso como nosotros”, dijo Moses Mutie, actor principal de un estudio sobre el tema de la Facultad de Salud de la Universidad de Camberra, Australia.

“La mayoría de las embajadas se concentran en el comercio y el turismo. Las cuestiones de salud nunca son una prioridad”, agregó.

El equipo australiano analizó la situación de un viajero que se trasladaba a uno de los 25 países más populares entre los turistas en continentes como Africa, América, Europa, el sudeste de Asia y el Pacífico Occidental.

Se hizo una revisión de los sitios online de las embajadas y de los consulados para determinar las cantidades y los tipos de medicamentos que se podían ingresar en el destino para uso personal, la documentación necesaria, la información aduanera y los detalles de cómo viajar con dispositivos médicos.

Además, enviaron un e-mail a cada embajada con las mismas preguntas.

A las dos semanas, habían respondido 11 embajadas. Dos les habían reenviado las preguntas al Comité de Farmacia del país de origen, pero no ampliaron la contestación, según una publicación del estudio en Travel Medicine and Infectious Disease.

Las recomendaciones de los ocho países que respondieron variaban ampliamente y tendían a ser mucho más estrictas que las guías del Comité Internacional de Control de Narcóticos (INCB, por su nombre en inglés).

Los viajeros deberían llevar una copia de la receta médica, sin más certificaciones ni requisitos para menos de 20 dosis de alguna medicación o menos de 30 días de tratamiento con narcóticos o psicotrópicos, como Ambien o Haldol.

Pero muchas embajadas dijeron que todos los fármacos deben ir acompañados de una certificación especial de propiedad y uso personal, más allá de una receta válida. En algunos países, el viajero tiene que consultar a un médico local para validar la necesidad continua de un medicamento.

Algunos países aclaran que ante la duda, las autoridades podrán negar el ingreso a un viajero o confiscarle los fármacos.

Los fármacos de la Clasificación I de la Ley de Sustancias Controladas de Estados Unidos (alucinógenos o estimulantes sin uso médico, como el THC o la cocaína) nunca se pueden trasladar entre fronteras nacionales.

Ni los sitios online de las embajadas o los consulados ni las respuestas por e-mail mencionaron los dispositivos médicos.

La salud de los viajeros y los viajes con medicamentos son “una gran confusión” y son “tremendamente insatisfactorios”, dijo el doctor Irmgard Bauer, de la División de Salud y Medicina Tropical de la Universidad James Cook, Townsville, Australia, y quien no participó del estudio.

Los pacientes deberían concurrir a sus médicos y a una clínica de medicina del viajero porque, según dijo, ambos tienen la obligación de encontrar los requisitos.

“Los viajeros con traslados más prolongados podrían obtener la derivación a un colega del país de destino para continuar con el tratamiento y obtener las recetas necesarias. En algunos casos, eso significa que el viaje no es posible”, argumentó Bauer.

La situación es más difícil para los que tienen que viajar a último momento, opinó Mutie. Pero lo ideal es contar con tiempo suficiente para buscar la información online.

La doctora Natasha Hochberg, especialista en enfermedades infecciosas de la Facultad de Salud Pública de Boston University, sugirió “que los viajeros internacionales con enfermedades crónicas concurran a una clínica especializada cuatro o seis semanas antes de viajar para resolver cuestiones asociadas con el transporte de medicamentos y, también, las vacunas y los medicamentos de profilaxis, además de conocer consejos para cuidar la salud”.

Hochberg, que no participó del estudio, dijo: “Quienes viajen con medicamentos deberían hacerlo en su equipaje de mano, en el envase original, con las dosis suficientes para el viaje y algunos días extras en caso de algún cambio de itinerario, y con la documentación adecuada (la receta original y una carta con membrete y firmada por un médico responsable de una clínica de medicina del viajero si es posible)”.

En el caso de los dispositivos médicos, Mutie sugirió planificar el traslado y consultar a la aerolínea. Comentó que las aerolíneas publican guías claras en esta área.

FUENTE: Travel Med Infect Dis 2014.