Claves para entender la epidemia del virus del ébola

La epidemia de ébola se ha cobrado la vida de 2.400 personas y es por ello la peor desde que se conoce el virus y sus daños. Hay voces que incluso especulan en petit comité sobre que no se trasmita sólo por intercambio de fluidos corporales infectados sino por el aire, lo que lo convertiría en más peligroso aún. En el blog seguimos la historia y os ofrezco algunas claves del caso.

Como he escrito lo citado sobre la trasmisión del virus son, de momento, especulaciones. Pero esta historia nos está dejando algunas claves:

-El ébola es un virus que se descubrió a mediados de los años 70 del siglo pasado en el Congo y el actual Sudán y ha habido muchas “epidemias” del mismo.

-La actual ha llamado más la atención porque hay más personas fallecidas y sobre todo porque ha afectado a occidentales y ello nos plantea una discusión ética.

OMS ébola vacuna medicamento-Desde el punto de vista occidental la enfermedad que provoca el virus del ébola NO tiene tratamiento. Pero desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) decreta el estado de emergencia de salud pública tenemos noticia de que multitud de laboratorios han emprendido una carrera contra el tiempo por ser los primeros en tener lista una vacuna o tratamiento ad hoc.

-Hasta entonces el ébola no interesaba a las farmacéuticas pero se activa la campaña de marketing del miedo. La OMS tiene loables fines en muchas ocasiones y en otras -falsa pandemia de gripe A o vacuna del papiloma-, actúa como delegada comercial de los laboratorios (leed La recomendación de la vacuna del papiloma por la OMS se basa en una “evidencia débil” que publicamos ayer).

Como la alarma social generada abre el mercado de los posibles tratamientos a más personas ahora sí es interesante; si la epidemia crece los gobiernos comprarán encantados la primera “solución” que se les ofrezca.

-Casi todos los proyectos de investigación clínica en ébola están cofinanciados entre entidades estadounidenses relacionadas con la salud y la “Defensa” y laboratorios privados. Esto tiene una cara buena (si se hiciese con ética, transparencia y la honestidad necesaria para producir fármacos de calidad con fines sociales, sería muy buena noticia) y otra mala que son los conflictos de interés que se generan.

En un momento dado, como ya ocurrió durante la campaña de marketing del miedo de la gripe A, gobiernos con “acciones” en los tratamientos pueden verse tentados a exagerar la epidemia y así “obligar” a otros gobiernos a comprar tratamientos a mansalva.

-El mercado para los fármacos del ébola está en occidente porque aquí su población puede pagar por medicamentos protegidos por patente. África es un campo de pruebas, terreno ideal para hacer los ensayos clínicos (en la actualidad, las Big Pharma trasladan sus ensayos clínicos a países “en vías de desarrollo”) en ocasiones con funestos resultados (Ver Jardinero fiel: Pfizer comienza a pagar por las muertes de los niñosDe nuevo graves acusaciones contra el fabricante de la vacuna del papiloma por sus ensayos en la India.virus ébola vacuna medicamento fármaco

-El interés de gobiernos y farmacéuticas por conseguir patentes contrasta con que en África se usa la planta Garcinia Kola con resultados científicos positivos en ébola.

Lo sensato sería tirar de ese hilo para investigar un remedio de calidad que estuviera disponible a buen precio (el material biológico y genético tal como se encuentra en la naturaleza no puede patentarse).

Esto parece que no interesa porque al no poder patentarse no ofrecería gran rentabilidad financiera y en la historia del ébola vemos como, de nuevo, se antepone dicho criterio al humanitario.