España: Pediatras que promocionan la vacuna de la meningitis B sin justificación científica

La Asociación Española de Pediatría (AEP), que actúa de nuevo como delegada comercial de los fabricantes de vacunas, ha pedido la inclusión de la vacuna de la meningitis B -autorizada en España desde el pasado mes de agosto sólo para uso hospitalario- en el calendario vacunal y su venta libre en las farmacias. Pero este fármaco no tiene ensayos clínicos, su eficacia es dudosa y ofrece riesgos.

Vestida de rosa la doctora Hernández Sampelayo presentando el producto de Novartis.

La doctora Teresa Hernández Sampelayo, del Comité Asesor de Vacunas de la AEP, ha calificado de “buenísima noticia” la aparición de Bexsero (marca de la vacuna comercializada por Novartis), la primera y única vacuna aprobada por la Agencia Europea del Medicamento frente a esta “grave” enfermedad.

La vacuna de la meningitis se dispensa en los hospitales. Es lo sensato  lógico pues es una vacuna “experimental” que NO se ha demostrado que tenga efecto sobre la mortalidad, ni incidencia de la enfermedad. Esto, como es lógico desde el punto de vista comercial, le parece poco a Novartis que mueve de este modo a una sociedad en teoría científica para que le haga labor de venta.

¿Cuales son los “peros” de esta vacuna? Los indica bien la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS) en un informe sobre el asunto:

-Los ensayos clínicos de seroconversión no dan resultados suficientes porque con la incidencia tan baja de enfermedad parece imposible evaluar eficacia con ensayos clínicos al uso. Su dispensación masiva sería un experimento con la población.

-La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) se ha precipitado dando vía libre a una vacuna cuya efectividad no está suficientemente evaluada. Antes de aplicar de manera masiva la vacuna es necesario estar seguro de que es realmente eficaz y efectiva, “cosa harto dudosa con la información actualmente disponible”.

-Con los antecedentes de la introducción de la vacuna contra la meningitis C en España que fue considerada abusiva, parece coherente adoptar las cautelas que sugiere el recurso al principio de precaución ante decisiones inciertas, donde los riesgos, inconvenientes y costes de una nueva medida deben ponerse en relación con sus potenciales beneficios.

Como podéis ver estas son razones científicas frente a los intereses comerciales de Novartis que la AEP suscribe.

Pero hay algo más vergonzoso que observar la campaña de marketing del miedo que ha iniciado la AEP para el laboratorio. Cuando tratamos sobre un medicamento siempre aconsejo leer su ficha técnica porque es el documento que nos da más y mejor información oficial sobre el producto. En la ficha de Bexsero podemos leer lo siguiente:

“Este medicamento está sujeto a seguimiento adicional, lo que agilizará la detección de nueva información sobre su seguridad. Se invita a los profesionales sanitarios a notificar las sospechas de reacciones adversas.

(…) No se espera que Bexsero proporcione protección frente a todas las cepas circulantes de meningococo del grupo B.

(…) Deberá considerarse el posible riesgo de apnea y la necesidad de control respiratorio durante 48-72 horas tras la primovacunación en niños muy prematuros (nacidos ≤28 semanas de gestación) y, en particular, a aquellos con un historial previo de inmadurez respiratoria. La eficacia clínica de Bexsero no se ha evaluado mediante ensayos clínicos. La eficacia de la vacuna se ha deducido demostrando la inducción de respuestas de anticuerpos bactericidas en suero a cada uno de los antígenos de la vacuna”.

Y no hemos entrado en el apartado Reacciones adversas. Por cierto, también lleva hidróxido de aluminio, en el punto de mira por su posible relación con el síndrome llamado ASIA.

A todo se refiere SESPAS para aseverar que la vacuna está muy bien en el reducido y controlado marco de los hospitales y que no hay razones científicas para que de momento salga de él.