Programa de medicamentos de alto costo del IVSS atiende actualmente a más de 788 mil personas

_mg_66391357664904

Caracas, AVN.- Más de 788.000 personas en todo el país están registradas actualmente en el programa de medicamentos de alto costo, financiado por el Estado, a través del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS), para garantizar el tratamiento farmacológico a los ciudadanos que padecen enfermedades difíciles de costear.

Aproximadamente 40 patologías se incluyen a la fecha en el listado. Entre otras, todos los tipos de cáncer (Neoplasias), artritis reumatoidea, PSORIASIS, déficit de hormona de crecimiento, asma severa, esclerosis múltiple, enfermedades lisosomales (llamadas también huérfanas), hemofilia A y B, insuficiencia renal, hepatitis C, pacientes trasplantados, endometriosis, osteoporosis severa y pubertad precoz.

“Nos encargamos de la adquisición, almacenamiento, distribución y suministro de estos medicamentos, a nivel nacional. Hasta ahora contamos con 71 farmacias; siete que dependen del Ministerio para la Salud, una de Corposalud Aragua y 66 del Seguro Social. De éstas últimas hay dos equipadas con última tecnología, Maracaibo y Los Ruices”, precisa Mercedes Pereira, directora nacional de Farmacoterapéutica del IVSS.

El programa fue rediseñado en 2002. Antes, sólo las personas que cotizaban en el Seguro Social podían acceder a los tratamientos. Ahora, como lo resume Juan Carlos Mesa, esposo de una paciente registrada, “basta ser ciudadano de este país”.

“A mi esposa le diagnosticaron cáncer hace cinco años, esperamos que ya esté superado. Tengo más de cuatro años viniendo a retirar el tratamiento con este programa. La atención es de primera, las muchachas (farmacéutas) muy educadas. Esto es digno de orgullo, basta con que usted sea ciudadano de este país para tener el derecho de venir aquí. En ninguna otra parte del mundo se ve esto, y mire que yo he viajado. Yo creo que muchos venezolanos no alcanzamos a entender el significado de un servicio como este”.

Los 788.517 pacientes con los que cerró el registro el pasado año implican un promedio mensual de 65.710 personas atendidas en las 71 farmacias. Esto ameritó una inversión que supera los 4.346 millones de bolívares, durante el 2012.

En el mismo período, se distribuyeron más de 26 millones de unidades de farmacología en todo el país.

Único en cubrir etapas terminales de cáncer

Entre cifras y términos de difícil pronunciación, Mercedes Pereira deja lugar a las emociones cuando habla del programa. “Me siento orgullosa de pertenecer a esto desde que comencé, pero aún más cuando fuimos a un congreso de organismos de salud en Sao Paulo (Brasil) el año pasado, y nos dimos cuenta de que nuestro programa es único. En otros países, ni el Estado ni las aseguradoras cubren tratamientos para los estadio 3B o 4 de cáncer (etapas terminales)”.

Un paciente con melanoma (cáncer de piel) metastásico (estadio cuatro) tendría que disponer de unos 360 mil bolívares para pagar un mes de tratamiento. Quizá esto explique tal realidad.

“En Venezuela no sólo se garantiza tratamiento preventivo y curativo. Al paciente hay que procurarle calidad de vida hasta el último momento, eso lo demanda la Constitución. Yo no estoy clara si es único en el mundo, pero en Latinoamérica sí. Te digo, nadie nos creía que aquí se financian este tipo de tratamientos. Cuando se habla de Venezuela en estos eventos, presentan cifras del Banco Mundial, del año 2002, y yo les decía ¿Por qué? Si nosotros no estamos afiliados al Banco Mundial. Tuvimos que hablar y actualizarlos”, agrega.

Más allá de financiar 100% los fármacos oncológicos, el IVSS está equipando más salas de quimioterapia para que los pacientes con cáncer reciban el tratamiento.

Las llamadas enfermedades lisosomales, son otra excepción. El Estado financia estos tratamientos, que demandan altísimas sumas de dinero. Según refiere Pereira, se les denomina “huérfanas” porque nadie se quiere hacer cargo de ellas, ni siquiera a nivel de investigaciones científicas. “Como son tan pocos pacientes, no es rentable investigar ni producir medicamentos para tratarlas y muy pocos laboratorios a nivel mundial fabrican medicamentos para ellas”, refiere Pereira.

Por concepto de enfermedades lisosomales, el programa terminó 2012 con 101 pacientes en registro. Cada mes del año pasado, se invirtieron 10.300.000 de bolívares, en promedio, para costear sus recetas, más o menos lo mismo que se gastó, también mensualmente, en los medicamentos destinados al tratamiento postoperatorio de 2.400 pacientes intervenidos por trasplante de órganos.

El proceso

Aunque el subtítulo tal vez remita directamente a la novela de Franz Kafka, el proceso para acceder a este programa comprende una historia menos compleja.

La señora Carmen Montes, habitante del sector Las Palmas en Caracas, dice que supo de esta iniciativa porque el médico tratante de su hermano, que padece artritis reumatoidea y osteoporosis severa, le informó al respecto.

“Ahora estoy viniendo a retirar el Forteo para la osteoporosis de mi hermano; le ha caído muy bien. Por ese tratamiento estamos en el programa desde septiembre (2012). Nos enteramos por el mismo médico que lo trata, en el Centro Médico Docente La Trinidad. Antes de esto, también estuvo recibiendo medicamentos aquí por su artritis, durante un año”, detalló la dama.

La directora de Farmacoterapéutica del IVSS dice que, en efecto, el programa es bien conocido por los especialistas que tratan las patologías en cuestión, en el sistema público de salud y en el privado, así que ellos saben cómo orientar a los pacientes.

“Deben llevar informe médico bien detallado y cédula de identidad, en su mayoría. Salvo en casos muy específicos, donde hay que hacer un estudio y un pronunciamiento porque algunos médicos solicitan tratamientos que no están aprobados en protocolo, o que apuestan por una experimentación; eso hay que estudiarlo, tener un basamento científico para adquirirlo, no sólo porque son medicamentos muy costosos, sino porque somos garantes de la salud”, acota Mercedes Pereira.

En el caso de la artritis reumatoidea, un reciente comité conformado por especialistas afinó los protocolos, en tanto muchos pacientes venían recetados con medicamentos que correspondían a una tercera línea de tratamiento, sin haber recibido todavía la primera.

Los protocolos de las patologías oncológicas también fueron actualizados recientemente por razones similares. Igualmente, el asma de difícil control, tras determinar que algunos pacientes llegaban a las farmacias medicados con Omalizumab (un fármaco formulado para el asma severa) sin ameritarlo.

El protocolo se refiere al procedimiento establecido para despachar los tratamientos correspondientes a cada enfermedad. Una línea de tratamiento comprende la receta que el médico prescribe, de acuerdo con la etapa de avance de la patología.

“Por eso el informe médico debe ser bien detallado, que indique todas las líneas de tratamiento recibidas por el paciente, la evolución de la patología. Además, un consentimiento informado del paciente donde sepa los riesgos de los efectos secundarios que podría generar el medicamento”, insiste la responsable del programa.

Farmacia Los Ruices

La farmacia donde son remitidos los pacientes de la Gran Caracas está en Los Ruices, municipio Sucre del estado Miranda, exactamente en la zona industrial, entre la segunda y tercera transversal. El número de teléfono es 0212-239.61.86. Para ver el mapa, consultar el link:http://www.ivss.gob.ve/sites/default/files/f10_gde.jpg

El horario de atención es de 7 de la mañana a 6 de la tarde (corrido), de lunes a viernes. No es cierto que se reparte un número limitado de tiques para despachar medicamentos; diariamente atiende entre 950 y 1.200 personas. Cuenta con un trasporte que va y viene entre la estación del Metro Los Cortijos y la farmacia. Según indicaron pacientes consultados, el tiempo promedio de espera oscila entre dos y tres horas.