El acceso al medicamento, información y desinformación

   Hace unos días asistí al Foro “Soberanía, producción de medicamentos y defensa del trabajo” convocado por el Farmacéutico Eduardo Samán, a la que asistieron trabajadores del sector químico-farmacéutico, miembros de la comunidad, y el Ing. Jorge Rivas como representante de CAVEME (Cámara venezolana del medicamento), Cámara Nacional de Medicamentos Genéricos (CANAMEGA) y accionista también del Laboratorios LETI SAV, una planta privada de fabricación, importación y comercialización de medicamentos e importante fuente de empleo en Guarenas. Me llamó la atención que el Ing. Rivas explicaba que para mantener la producción nacional de fármacos, se requiere no solo materia prima importada (químicos), sino también los blíster (tenemos aluminio y plástico en el país pero no producimos los blister), cajas y material tipográfico para rotulación. Los asistentes de la comunidad, estaban muy interesados en conocer los detalles sobre la adquisición y distribución de medicamentos. Un empleado del Servicio de elaboraciones farmacéuticas (SEFAR), preguntaba porque si ellos diariamente, despachan camiones cargados de medicinas, así como equipos e insumos hacia los centros de salud del país, se sigue hablando de déficit de medicamentos.

Indagué sobre el déficit de medicamentos, en noticias nacionales e internacionales y encuentro que Freddy Ceballos, Presidente de la Federación Farmacéutica Venezolana (Fefarven), viene alarmando en varios medios de comunicación, desde el año 2011, sobre el desabastecimiento de medicamentos en el país, y es vocero (con relación a deuda de divisas) de la industria farmacéutica y grandes cadenas de farmacias. Pero también observo que de forma gratuita en Venezuela, se distribuyen medicamentos antiretrovirales y oncológicos. Según declaraciones del Dr. Francisco Armada, Ministro del Poder Popular para la Salud (MPPS), 41.700 personas infectadas, se encuentran inscritas en el Programa de VIH/SIDA y reciben terapia antirretroviral altamente efectiva (TARV), indicada por su médico infectólogo, de acuerdo al protocolo avalado por el MPPS y la Organización Panamericana de la salud (OPS). Es muy importante recalcar que las guías de tratamiento no son inventadas por el gobierno, en su elaboración y actualización, participan médicos infectólogos pertenecientes a la Sociedad Venezolana de Infectologia. De manera similar, ocurre con los protocolos oncológicos o antineoplásicos, los fármacos son distribuidos por el IVSS y las Farmacias de alto costo. Los enfermos previa evaluación por su médico oncólogo (quien debe emitir un informe médico) se registran con su cédula de identidad (o pasaporte) en el Programa de Oncología. Según estándares de la OPS y ONU/SIDA, Venezuela cumplió con los estándares y garantiza la accesibilidad a medicamentos.

Se ha logrado establecer en nuestra legislación, el acceso al medicamento como un Derecho Humano. La población debe conocer que Venezuela, es uno de los pocos países en el mundo, donde los medicamentos de alto costo (como enzimas producidas por técnicas recombinantes para el tratamiento de enfermedades como fibrosis quística, Fabry y Gausher, antibióticos, entre otros rubros), se entregan de forma gratuita al enfermo. También se ha garantizado, en el marco de los Programas de Salud del MPPS, la distribución gratuita de fármacos antihipertensivos y antidiabéticos. Sin embargo, la industria farmacéutica nos bombardea a diario con combinaciones de fármacos o moléculas similares, que hace imposible a cualquier gobierno del mundo, garantizar la existencia gratuita de cada rubro. Existen muchos ejemplos en el mercado, podemos citar el Duopress® combinaciones de amlodipina más enalapril, Aranda® amlodipina más losartan, fármacos que pueden adquirirse por separado en forma genérica. Otro es el Ongliza® una combinación de metformina con  saxagliptina, este último fármaco, se encuentra actualmente en estudio por la FDA (US Food and Drug administration) por su probable relación con el desarrollo de insuficiencia cardiaca (y toxicidad pancreática).

Los Programas de salud del MPPS, garantizan la accesibilidad a medicamentos esenciales y genéricos. La lista de medicamentos esenciales, tampoco es un invento del gobierno, fue establecida por la Organización mundial de la salud (OMS), a fin de garantizar el uso racional de fármacos. Si surge una terapia novedosa, impulsada por un laboratorio farmacéutico e indicada por su médico, esta solo será adquirida por el Estado, siempre y cuando el protocolo sea discutido por los expertos. El fármaco debe estar previamente registrado en el INHRR y haber cumplido con los permiso exigidos por la Contraloría Sanitaria. Ya que el Estado debe garantizar el acceso a un medicamento seguro.

Sin embargo, en las farmacias comerciales, las personas están en libertad de adquirir los fármacos de marca comercial y combinaciones prescritas por su médico tratante. En el caso de medicamentos fabricados en el país, nos explicó el Ingeniero Jorge Rivas, la disponibilidad depende de la adquisición de materia prima y la operatividad de las maquinarias de las plantas productoras. Rivas comentó que deberían generarse proyectos que fomenten acuerdos de cooperación entre entes nacionales como el Ministerio del Poder Popular para Ciencia, Tecnología e innovación (MPPCTI) el INCE, Misión Trabajo y las empresas farmacéuticas privadas en el país que permita incrementar fuentes de empleo y capacitar a más trabajadores y profesionales de la industria químico-farmacéutica.

Con relación a los medicamentos importados, su existencia en el país, depende las farmacéuticas trasnacionales, quienes pudiesen explicar porque han tenido disponibilidad de divisas para importar algunos rubros y otros no (ejemplo había déficit de insulina pre mezcla 70/30 pero hay en existencia análogos mucho más costosos). También es importante considerar que si el Laboratorio posee la patente, solo él o casas comerciales autorizadas, pueden fabricarlas y/o distribuirlas. Ejemplo la empresa Novartis comercializa los fármacos Digoxina®, Diovan® (valsartan) y DiovanHCT® (valsartan más hidroclorotiazida), los cuales, se encuentran en la lista publicada en medios internacionales por el Presidente de Fefarven Freddy Ceballos, quien indica que el gobierno venezolano, promueve la quiebra económica de varios laboratorios trasnacionales. Cabe destacar que durante la última década, las multas impuestas por diferentes gobiernos a las empresas farmacéuticas, han sido multimillonarias. De acuerdo a la organización ECURED, la Unión Europea y Estados Unidos han imputado cuantiosas multas fiscales a las empresas Novartis, Aztrazeneca, Pfizer, Eli Lilly y Boehringer Ingelheim, entre otros (información puede ser verificada en diferentes medios en la red). Así que sus pérdidas económicas, no son “culpa de Chávez”. Y los venezolanos somos tan nobles e ingenuos que no reportamos, ni demandamos por los efectos adversos de los fármacos, a diferencia de los países industrializados. De forma contraria, exigimos que aprueben de forma rápida y sin las respectivas pruebas, fármacos que aún están cuestionados en otros países. En el XX Congreso de Medicina Interna, uno de los médicos ponentes, colocó en sus láminas que el INHRR, no había aprobado el uso de Pradaxa®, para la prevención de formación de trombos en post-operados, cuando esta indicación, ni siquiera la ha aprobado la FDA. Y los médicos prescriben a diabéticos VesselDue® (Sulodexide), un fármaco no aprobado por la FDA por sus efectos hemorrágicos.

Discusiones como las fomentadas por el Profesor Samán, son necesarias en el marco de la guerra económica y el déficit nacional de algunos rubros, que ha sido parcialmente subsanado por el Gobierno nacional, mediante la importación y acuerdos con UNASUR y los países no alineados. En la excelente ponencia del Ministro Francisco Armada en la 7ma Convención de la OMS en Ginebra, se ratificó a la República Bolivariana de Venezuela como país pionero en el Acceso al medicamento, así como los logros en materia de Salud, que nos colocan al día, con las Metas del Milenio. Sin embargo, nuestro país debe fomentar la industria nacional y soberanía en la producción de medicamentos, lo cual se puede lograr solo unificando esfuerzo y en Socialismo.

 

Tratamiento antirretroviral bajo la lupa: un análisis de salud pública en Latinoamérica y el Caribe 2012 http://www.unaids.org.br/documentos/TA_bajo_la_lupa.pdf

VIH/sida: suben los precios de los antirretrovirales para los países de renta media http://www.msf.es/entrevista/vihsida-suben-precios-antirretrovirales-para-paises-renta-media

Lista de medicamentos esenciales. http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs325/es/

La conducta ilegal y no ética de las farmacéuticas de los últimos años de la industria empieza a ser costosa. http://www.saludyfarmacos.org/lang/es/boletin-farmacos/boletines/may2014/p2014283/

INVESTIGACIÓN: Declive de la producción nacional de fármacos mantiene alerta al sector salud http://www.6topoderweb.com/2014/05/04/investigacion-declive-de-la-produccion-nacional-de-farmacos-mantiene-alerta-al-sector-salud/

Comunicado de la FDA sobre la seguridad de los medicamentos: La FDA analizará el riesgo de insuficiencia cardiaca con el medicamento para la diabetes saxagliptina (comercializado como Onglyza y Kombiglyze XR) http://www.fda.gov/Drugs/DrugSafety/ucm385699.htm

Comunicado de la FDA sobre la seguridad de los medicamentos: Estudio de la FDA de pacientes de Medicare encontró menor riesgo de derrame cerebral y muerte con Pradaxa (dabigatrán) en comparación con warfarina. http://www.fda.gov/downloads/drugs/drugsafety/ucm397610.pdf