La prensa argentina, apenas atenta al acuerdo entre Bolivia y Cuba para producir medicamentos

Foto oficial del encuentro entre Evo Morales y Raúl Castro, que difundió Granma.

Tras un rápido recorrido por Internet, Tiempo Argentino (¿sólo en su versión para dispositivos móviles?) y El Sol de Mendoza parecen los únicos medios nacionales atentos al principio de acuerdo entre Cuba y Bolivia para fabricar medicamentos en el país andino. Según este anuncio difundido por el Ministerio de Comunicación boliviano, el proyecto apunta a la implementación de un “programa de integración bilateral de carácter comercial e industrial” que también contemple la exportación de remedios a otras naciones de nuestra región.

El periódico mendocino cita a la agencia española EFE al igual que Jornada de Bolivia y La Vanguardia de España (aunque, nobleza obliga, El Sol se abstiene de repetir el título cínico del cable en cuestión). En cambio, Tiempo Argentino replica parte de este escueto comunicado del cubano Granma y una nota de la Cancillería boliviana. Acaso también se haya inspirado en este artículo de Carlos Corz que La Razón de Bolivia publicó el viernes 9 de mayo.

Un repaso de las versiones online de la prensa boliviana sugiere que ése es el diario que más espacio le dedicó a la noticia. Por un lado, el mencionado Corz explicó que la iniciativa prevé la producción de “al menos quince fármacos que costarán la mitad del precio actual”, que el nuevo laboratorio funcionaría en el municipio potosino de Llallagua, y que hace tiempo Cuba viene apoyando los programas de salud del gobierno de Evo Morales, entre otras acciones mediante la formación profesional de personal médico y paramédico boliviano.

Por otro lado, el mismo periódico replicó en esta nota sin firma declaraciones que el ministro de Salud Juan Carlos Calvimontes hizo a principios de esta semana. Tras adelantar que “en tres meses se presentará el diseño final para la construcción de la Empresa Estratégica de Medicamentos que industrializará los fármacos en Bolivia”, el funcionario sostuvo que los equipos técnicos y los especialistas se encuentran trabajando en el proyecto.

A tono con el antioficialismo generalizado de los habitantes de Santa Cruz de la Sierra, el diario regional El Deber publicó la columna sarcástica “Alianza industrial con Cuba“. Su autor Paulovich desliza que “este pacto fue suscrito entre ambos mandatarios sin autorización congresal ni la intervención de los respectivos ministros de Salud, lo cual demuestra que donde manda capitán no chista ningún enfermero, ni los ciudadanos enfermos de ambos países”.

De diciembre de 2010 data la última actualización de esta página web que la Organización Mundial de la Salud le dedica al mercado farmacéutico global. En ese momento la entidad calculó en 300 mil millones de dólares anuales las ganancias de esta industria y previó que la cifra ascendería a 400 mil millones de dólares en 2013. También informó:

Los diez laboratorios más grandes controlan más de un tercio de este mercado, algunos con ventas por más de diez mil millones de dólares anuales y un margen de ganancia del treinta por ciento. Seis poseen sus bases en los Estados Unidos y cuatro en Europa. Se prevé que, bien entrado el siglo XXI, América del Norte y del Sur, Europa y Japón terminen cubriendo el 85 por ciento del mercado global.

Actualmente las compañías invierten un tercio de sus ganancias en promocionar sus productos. Esto equivale al doble de lo invertido en investigación y desarrollo.

Dada esta presión por mantener el nivel de ventas, actualmente existe -en plabras de la OMS- un conflicto de intereses entre las legítimas metas de negocio de los laboratorios y las necesidades sociales, médicas y económicas del público a la hora de medicarse de la manera más racional posible”.

A su vez, la Asociación de la Industria Farmacéutica Británica (ABPI por sus siglas en inglés) difundió en su sitio web el ranking de las quince corporaciones farmacéuticas más importantes del mundo, que la empresa IMS Health elaboró en 2012. Pfizer, Novartis, Riche, Johnson & Johnson​, Bayer son las más reconocibles por la opinión pública. Siete poseen su sede central en los Estados Unidos; seis en Europa; una en Israel; otra en Japón.

Juntas, estas multinacionales cubren el 53.8 % del mercado global. ​Cuesta poco imaginar cuánto habrán subestimado el anuncio del Ministerio de Comunicación boliviano. Curiosamente, una reacción parecida a la de nuestra prensa.