Farmacia Universal: 70 años de tradición natural

timthumb2.php

03/04/2014 | 11:37 AM

 (AS).- Ramón Coronado es farmacéutico egresado de la Universidad de los Andes (ULA) -hace 42 años- nacido, criado y formado en la Farmacia Universal, que “es una farmacia generacional”. Este establecimiento, ubicado a una cuadra de la Plaza Bolívar en el centro de la “Ciudad Marquesa”, tiene como características, la preparación de medicina natural y alguna homeopática.

Esta farmacia, “una de las más viejas de Barinas” la fundó su padre, el ya fallecido auxiliar de farmacia, Ramón Coronado -oriundo de Lara, criado en Acarigua y luego residenciado en Barinas- en marzo de 1944, eso hace ya 70 años… Está en la actual sede desde 1952, pero inicialmente estuvo en la calle Bolívar en un espacio donde hoy funciona la Gobernación de Barinas.
Cuenta Coronado (hijo) que estuvo es está farmacia desde niño:
“Yo venía porque había que hacer trabajo familiar aquí. Fuimos bautizados con los olores, sabores y la preparación de los medicamentos”. Así que resume Coronado, fue esa su razón para quedarse a cargo del “negocio” junto a su hermana, que lleva la administración del mismo, desde hace 42 años.
Estudió Farmacia en la ULA, los talleres y cursos a los que ha asistido a lo largo de su vida, han sido organizados por asociaciones de medicina natural, la ULA y la Universidad Central de Venezuela. Tiene hijos, pero no se han involucrado en la medicina natural, uno estudia el área de la salud pero, ingeniería biomédica.
La farmacia “inició como galénica” recuerda, donde había que preparar todo, cápsulas, jarabes, pomadas, gotas. Mucho de eso se fue dejando y llegó “la patente”, pero Farmacia Universal logró sobrevivir a los laboratorios y más bien, aprovechó la globalización, para mantener su esencia; lo natural, lo alternativo.
Atienden desde bebés hasta adultos mayores. Hoy día, allí laboran tres farmaceutas y un doctor para controles de insulinas, antibióticos y otros medicamentos para tratamientos de enfermedades.
Mientras espero que llegue el “doctor” Coronado, entran y salen personas, algunas parecen clientes habituales o por lo menos ya conocedores de la farmacia, otros nuevos llegan a preguntar: “qué me sirve para el estómago, para el dolor de cabeza, para mi bebé que tiene mucho reflujo… también llegan otros a reclamar el medicamento natural que habían separado con anticipación”.
Una mañana de miércoles bastante ajetreada en esta farmacia que en más de cinco décadas, ha logrado acumular miles de fórmulas de medicina natural, desde preparaciones sencillas hasta otras más complejas. 70 años en los que miles y miles de personas han puesto su confianza y ésta ha sido retribuida, en esta farmacia.
Llega Coronado y varias personas lo saludan con cariño, él responde igual y pregunta a uno que otro cliente, “cómo va con el tratamiento” o “ya está lista su medicina”, etc. Tras saludarnos y la explicación que me da sobre la medicina alternativa, empieza esta entrevista.
¿Las fórmulas con las que trabaja, las heredó de su padre, hay alguna que usted haya “inventado” o son universales?
-.Hay de todo. Hay algunas que son de conocimiento que uno ha adquirido de las plantas. Es que antes no se vendía tanta medicina natural como ahora, entonces tuve que aprender, leer, hacer cursos y cursos para lograr medicamentos que son propios de Farmacia Universal.
A uno le hablan de medicina natural y piensa en matas, hierbas…
-.Ahí hay que entender que hablamos de fitoterapia de plantas, porque existe en la medicina natural productos sintéticos que aunque tengan el origen en una planta, se procesan químicamente, por ejemplo; tabletas de Omega 3, 4.
¿Con qué planta trabajan más?
-.Nosotros trabajamos con árnica, jarapa, hay plantas como la linaza, el adelín, la cáscara sagrada, de la piña y la lechosa también se obtienen antiinflamatorios. Hay otras plantas que no utilizamos porque Sanidad tiene ciertos reglamentos, y entonces las compramos como extractos (se procesan a nivel nacional y otros importados).
¿Y la Yerbamora, Yerbabuena y las “ramas más conocidas” que se compran en un mercado, no las procesan?
-.No la usamos mucho, pero sí les decimos a quienes vienen, úselas. La limonaria, la sábila, tamarindo, la yuquilla, que tienen efecto medicamentoso y le decimos a la gente cómo usarlas, porque tienen sus tiempos de recolección, de preparación; no es lo mismo poner en infusión una planta que hervirla.
O sea, ustedes además de vender sus productos, han servido como una “escuela”…
-.Sí, y así podemos decir que hemos tenido éxito. Aquí vienen pacientes y clientes nuestros, simplemente a saludarnos.
Usted me explicaba que la medicina natural y homeopática, no es lo mismo, ¿qué es la homeopatía entonces?
-.Homeopatía son medicamentos muy disueltos que mantienen una actividad energética de la materia más no, de productos químicos. Los medicamentos homeopáticos son para una enfermedad o dolencia específica, ataca la causa (que se cree es espiritual) de un dolor o malestar.
A esta respuesta se suma una encontrada en Internet: La homeopatía, inventada en el siglo XVIII, es preparados altamente diluidos que sin diluir causarían los mismos síntomas que sufre el paciente.
¿Usted da recetas médicas, récipes?
-.No. Lo que hacemos acá es asesorar a las personas, les indicamos por ejemplo no mezclar un medicamento con otro, como tomar un jarabe o una pastilla, hay medicamentos que no deben tomarse con leche.
Pero también nosotros acá asesoramos a la gente con dolencias físicas que a veces se pueden curar solamente con terapias, masajes y no necesariamente con medicamentos.
Es importante aclarar que nosotros no damos récipes, y no nos metemos con los medicamentos alopáticos que es la rama del médico. (Alopáticos: medicamentos tradicionales químicos; antibióticos, antihipertensivo…).
¿Hay algo característico que ustedes hayan encontrado en los pacientes que vienen ya sea con récipes médicos o a preguntar qué se pueden tomar?
-.Principalmente nosotros acá, hablamos mucho de la alimentación, su balance y cómo ingerirla. Por ejemplo, la gente no mastica bien. Yo creo que más del 60% de los problemas de salud que tenemos es por no masticar, ahí tenemos problemas de sinusitis, rinitis, problemas de reflujos que afecta la garganta, produce tos, gastritis, hace que el asma sea persistente…
¿Y qué recomienda entonces para que aprendamos a masticar?
-.Lo recomendable es comer bocados pequeños. No pasar los alimentos con refrescos, agua o jugo, se debe tragar con la saliva.
¿Cómo hacen ustedes con los controles que se han impuesto para la venta de medicamentos, los afecta en los que ustedes preparan?
-.Los controles que se han impuesto, en su mayoría son bastantes necesarios, porque de los psicotrópicos y antibióticos se abusa, la llamada automedicación. De hecho, la Tuberculosis que había desaparecido, ha vuelto a aparecer porque ningún antibiótico funciona ya que el organismo va haciendo resistencia cuando hay automedicación.
Pero además, con los controles para la venta de determinados medicamentos, se le puede educar a la gente.
En el caso de la medicina alternativa y homeopática, ya existen algunos controles. Por eso se le dice a la gente que cuando acuda a una tienda naturista, revise bien que el medicamento que está comprando tenga su registro sanitario, sus fechas de elaboración y vencimiento, los datos de preparación.
¿Es positivo ese control sanitario que hace el Ministerio para la Salud, con la medicina alternativa?
-.Sí, porque se estaba introduciendo al mercado mucho medicamento sin control y se vendía hasta en puestos ambulantes. Incluso, hay barrios donde se hace operativo para vender productos naturales, hasta se ha llegado a utilizar el nombre de Farmacia Universal y nosotros no hacemos operativos, atendemos sólo acá en nuestra sede. Quien puede hacer operativos es Sanidad, el Minsalud y alguna organización que tenga la debida autorización, lo demás es ilegal.
Usted mencionaba también, que compran algunos productos que son importados y además, usan envases de plástico o vidrio para empacar los medicamentos, ¿cómo están haciendo con las fallas en importación?
-.Prácticamente de noviembre para acá se nos ha hecho difícil seguir las cantidades que utilizamos, a veces para conseguir envases hemos tenido que ir a Oriente. La industria del vidrio prácticamente desapareció, envasar en vidrio es casi imposible ahora, estamos utilizando un plástico que cumple normas para uso medicamentoso.
En el caso de algunos medicamentos químicos que no se están consiguiendo en las farmacias, estamos llegando a la situación que no se están consiguiendo los llamados genéricos.
Antes no había tanta demanda para los medicamentos naturales, ¿qué ha cambiado?
-.Yo creo que es el conocimiento, antes la gente aunque sabía de plantas; las abuelas y en caseríos aún se utilizan. Pero hubo un tiempo que se perdieron los conocimientos étnicos de las plantas y usos, y se pasó a la medicina de laboratorio.
Con este mundo globalizado, empezó a notarse que la medicina de laboratorio no te curaba completamente de algunas enfermedades o producía otros males como gastritis, entonces la medicina alternativa empieza a subsanar esos daños colaterales, a mejorar enfermedades y a costos más económicos y de nuevo entonces lo natural empieza a ganar espacio. Al ver ese “boom” las multinacionales empiezan a invertir millones en tratamientos con productos naturales.
Generalmente cuando la persona viene a la medicina alternativa, ya ha pasado por la medicina química.
Con tantos años de funcionamiento, supongo tienen clientes de hace mucho tiempo…
-.Sí, muchos. Y nos han pasado cosas como que quien viene primero es un niño y luego trae a sus padres, abuelos (risas). Y eso es bueno, porque hay enfermedades que son de familia, entonces aprovechamos para educar sobre la prevención…
Cómo hacen precisamente para vender sus medicamentos naturales a personas que ya tienen tratamientos por enfermedades crónicas; diabetes, hipertensión…
-.Existe una buena alternativa de nuestros medicamentos naturales para esas enfermedades, así como de los huesos. En el caso del cáncer, lo que tenemos es para los efectos colaterales de la quimioterapia. Sí hay personas que logran mejorar bastante con la medicina natural y química.
Vendrá gente no sólo de Barinas, me imagino.
-.Sí, hasta de Ciudad Bolívar (estado Bolívar), hasta vienen indígenas del Zulia, de Apure que aunque tienen conocimientos de plantas, les gusta que uno les asesore, sobre todo porque allá y acá hay plantas que no se dan.
En el caso de las plantas con las que ustedes trabajan, ¿tienen cultivos propios, cómo hacen?
-.No. Son personas que las cultivan y nosotros las compramos, ellos las tratan para que tengan el valor terapéutico exacto, que no tengan hongos. Porque no podemos dedicarnos a cultivar, nos saldríamos de la esencia de la farmacia…
Vi entrar muchos jóvenes mientras lo esperaba para la entrevista, ¿qué indica eso?
-.Es que hay muchos niños y jóvenes con problemas de salud. Me quedo asombrado porque ya hay niños con problemas de hipertensión.
Aunque lo del acné es preocupante para adolescentes y jóvenes, hay otro problema más grave; rendimiento escolar bajo, apatía a actividades, hiperactividad, y están los muchachos que están sufriendo depresión porque están viendo los problemas en sus hogares, los problemas sociales.
Y es que Farmacia Universal, tiene entre sus fórmulas algunas gotas o jarabes “mágicos” que ayudan a la gente a calmarse, a animarse, a tener energías, para el sueño… y aclara Coronado, no son adictivas.
¿La medicina alternativa puede en algunos casos reemplazar los medicamentos de laboratorio?
-.En algunos casos sí puede ser independiente, por ejemplo para condiciones no tan graves, para enfermedades no tan fuertes. Pero normalmente es complementaria con la medicina alopática.
Tienen 70 años ya, ¿aspiran llegar a los 100 años?
-.Y a los 200 también. Siempre hay algo y nuestra farmacia tiene sus características, su reconocimiento, es generacional y esperamos que siga así.
En esta farmacia, hay años de conocimientos, miles de fórmulas y cientos de medicamentos provenientes de las plantas, con las que miles de personas han atendido sus dolencias desde que en 1944, se fundara. Tras recorrer el laboratorio, el almacén y otras áreas de este establecimiento, queda claro que cada uno de esos espacios tiene su historia, arduo trabajo de investigaciones y aprendizajes.