Argentina: Un laboratorio nacional deja de producir insulinas

1395416634-betaBUENOS AIRES, marzo 21: Esta semana, versiones indican que el Laboratorio Beta cierra la planta que tienen en Santa Fe, donde produce el medicamento. De esta forma, el mercado queda en manos de las multinacionales y Denver Farma, de bandera argentina. Los problemas que comenzaron en la farmacia se estarían trasladando a toda la cadena de comercialización.

Los vaivenes económicos del país parecen golpear fuerte en el sector farmacéutico argentino, que pese a los años de crecimiento enfrenta un 2014 complejo. A los ya anunciados problemas de las farmacias, que deben soportar el peso de la rebaja de los precios de los medicamentos anunciada por el gobierno, se suman algunas versiones sobre laboratorios que tienen dificultades financieras para cubrir sus obligaciones. Esta semana, una versión anunció que una firma local cerrará su planta de insulinas, por no poder afrontar los costos. El rol de la seguridad social y sus atrasos como catalizador de la crisis.

Según el sitio especializado Pharmabiz, el laboratorio nacional Beta “le puso punto final a su planta de Cañada Rosquín, ubicada en la provincia de Sante Fe, donde manufacturaba insulina de origen bovino y porcino”. De esta forma, uno de los laboratorios productores del sector pone sobre relieve los problemas del sector, que parecen que se extienden desde las farmacias a plantas chicas.

Según fuentes consultadas del mercado se cree que la firma mantiene un stock de insulinas que podría alcanzar para el próximo semestre, pero “nada se sabe qué hará de cara al futuro”.

Los grandes jugadores del sector insulinas en el mercado son casi todos multinacionales, como el laboratorio de bandera dinamarquesa Novo Nordisk, la norteamericana Eli Lilly y la francesa Sanofi. De bandera nacional, además de la mutilada Beta queda con alguna injerencia Denver Farma. La firma había destinado 16 millones de dólares para montar su propia planta en el 2010 en Garín y así elaborar insulina humana recombinante desde el país.

En su sitio web, Beta repasa la historia de su firma. “Laboratorios Beta, que iniciara sus actividades en Buenos Aires en la década del 40, es una empresa familiar que cimentó su desarrollo en la continuidad de sus propósitos y en la innovación tecnológica. Ha pasado mucho tiempo desde su primer planta en la calle Gallo hasta sus actuales instalaciones de la Av. San Juan, a las que se suman una planta productiva en La Rioja y otra de procesamiento de páncreas en Santa Fe”, afirma el texto.

La firma pertenece a la familia Zidar, y desde hace años tiene ofertas para desprenderse de la empresa. Algunas versiones dicen que finalmente se acepte una oferta de compra para este laboratorio que hace una década viene atravesando serios problemas financieros.

Mientras tanto, el laboratorio Beta sigue manteniendo su planta en el parque industrial de La Rioja, donde elabora sólidos, líquidos y transdermales. En simultáneo en Buenos Aires conserva su planta piloto donde realizan desarrollo de productos.