España: Más de 3.000 presentaciones se encuentra en manos de ‘kamikazes’ de la Unión Europea

Los laboratorios que comercializan sus productos en España tendrán que estar pendiente de los diferentes movimiento de bajada de precios que se produzcan en cualquier Estado miembro de la Unión Europea.
J. Ruiz-Tagle / Madrid
@ElGlobalNet
Los medicamentos afectados son aquellos que se encuentren en el umbral mínimo o en precio ponderado
Si el precio más bajo del Real Decreto-ley 16/2012 permitió la aparición de kamikazes a nivel nacional que depreciaron algunas moléculas de forma plausible, ahora el proyecto de Real Decreto de Precios de Referencia borra las fronteras nacionales y amplía el efecto que producen las políticas de estas empresas a nivel europeo. Con datos de 2013, al menos 3.196 presentaciones de las 11.327 que estaban sometidas al sistema de precios de referencia, un 28 por ciento del total, tendrán que prestar especial atención a los movimientos que se producen en la Unión Europea porque el precio mínimo que se marque en cualquier Estado miembro decidirá el precio de referencia en España. Son, en concreto, aquellas que se acojan al umbral mínimo (15 por ciento del gasto medio por receta del año anterior). A ellas habrá que sumar las presentaciones a las que se les aplique un precio de referencia ponderado.
Según el texto que el ministerio ha remitido al Consejo de Estado, en su artículo 4.5, cuando Sanidad tenga constancia de que una presentación de un medicamento se comercialice en algún Estado miembro a un precio industrial inferior al marcado por este proyecto de real decreto, este será de aplicación en España en la siguiente actualización de precios de referencia. Bajo este articulado, el umbral mínimo pierde parte de su razón de ser, al no asegurar un precio que si no se cumple pone en riesgo de comercialización algunas presentaciones por su escasa rentabilidad.
El proyecto de real decreto, además, obliga a la industria de ejercer de policía económica, dejando el papel de la administración en mero observador. El articulado del texto obliga a las compañías, bajo amenaza de sanción, a comunicar cualquier precio inferior de sus productos que exista en la UE.
El riesgo al que se somete a las compañías de genéricos que comercializan en España es sujetar sus precios a las inclemencias económicas de países emergentes dentro de la Unión y a la estrategia de abaratar costes por asegurar una cuota de mercado. La experiencia que se ha vivido en nuestro país, especialmente en algunas comunidades autónomas, demuestra que ciertas compañías son partidarias de estrategias de precio kamikaze con tal de hacerse un hueco. Asimismo, habría que preguntarse si los costes de producción, trabajo o transporte de otros países deberían condicionar o ser aplicables a compañías que operan con otros parámetros en España.
Uno de los históricos caballos de batalla de Aeseg con la administración ha sido asegurar la comercialización efectiva de los medicamentos antes de que marquen un nuevo precio más bajo o menor. Fuentes jurídicas aseguran que en la comercialización efectiva se enfrentan “la realidad legal y la realidad real”. “Cuando un laboratorio comunica a la Aemps por el procedimiento correcto se entiende que está en el mercado pero esto no es cierto siempre”, aseguran.
Ante esta apertura de fronteras en el nuevo sistema de precios de referencia, las dudas se acrecientan al comprobar que si ni siquiera en España se ha asegurado, más difícil resultará en todos los Estados miembro de la Unión Europea. “La reglamentación dice que se pierde la autorización de comercialización a los tres años si no llegas al mercado, que es mucho tiempo”, finalizan.