Argentina: Habemus descuentos, la negociación secreta detrás del acuerdo que retrotrae los precios de los medicamentos

1392232493-negpociosBUENOS AIRES, febrero 12: El gobierno anunció hoy que unos 18 mil tratamientos deberán volver a los valores del 15 de enero, luego de intensas negociaciones con la industria farmacéutica. Además, se creará una canasta especial de 600 fármacos con descuentos. Ganadores y perdedores de la disputa, que estará vigente la semana pasada. En las farmacias, las dudas son cada vez mayores. El concurso de HLB Pharma por “atraso en los precios del mercado interno”.

En pocas horas, lo que parecían dudas terminaron en certezas. Si hoy miércoles a la mañana los diarios daban cuenta de las trabas que los laboratorios ponían a un acuerdo de precios que le exigía el gobierno, para el mediodía esas trabas habían desaparecido. Primero el propio Jefe de Gabinete, y más tarde el portal de prensa de la Casa Rosada confirmaban la noticia: se logró una baja de los medicamentos a valores de enero de este año, y además se conformará una canasta de “precios cuidados” con nuevos descuentos. Pese a las dudas que existen sobre el verdadero aumento que experimentaron los fármacos en los últimos tiempos, y los problemas que esta medida puede tener en las farmacias, las cámaras farmacéuticas cedieron ante el gobierno, y abrieron un enorme interrogante. En estos momentos, es difícil saber el impacto de la medida, y cómo harán los mostradores para absorber una medida a contramano de la economía general.

Según publicó el sitio Prensa Argentina, canal institucional de comunicación de la Casa Rosada, la semana próxima se retrotraerán los precios de 18 mil medicamentos y habrá rebajas en otros 600, que formarán una canasta especial bajo el programa “precios cuidados”. El anuncio estuvo a cargo del Jefe de Gabinete Jorge Capitanich, que en su habitual ronda de prensa dio cuenta del acuerdo, que a primera hora los medios daban por trabado. “Llegamos a un acuerdo y se van a retrotraer al 15 de enero los precios de 18 mil productos, a partir de la semana que viene, y también habrá una disminución de 600 precios a diciembre”, precisó Capitanich. El funcionario señaló que el acuerdo abarcará a las “12 mil farmacias” en todo el país (escuchar audio).

El anuncio sorprendió a más de uno. Ayer por la tarde, los representantes de la industria farmacéutica se reunieron con funcionarios del gobierno, incluyendo encuentros con el propio Capitanich y el secretario de Comercio Interior Augusto Costa. La idea era conocida: que bajen los fármacos, que se dispararon por la inflación y la devaluación del peso. Si bien los datos no son claros (algunos hablan de 20 por ciento de suba solo en enero, aunque algunas entidades afirmaron que el incremento había llegado al 50 por ciento) lo cierto es que a la baja se sumará una canasta de descuentos, con productos que no fueron especificados.

“Estamos conversando con el sector de medicamentos porque hubo en las últimas semanas un incremento injustificado de precios y trabajamos para revertirlo. Seguramente esta semana tendremos alguna novedad. Es otro de los casos que están pendientes de resolución. Hubo reacciones injustificadas e incrementos de precios exagerados por parte de las empresas del sector”, le había dicho el fin de semana al diario Página/12 el propio Costa anticipando la movida.

En este sentido, apoyando el retroceso de los precios, las asociaciones de consumidores y la Mesa Coordinadora Nacional de Jubilados y Pensionados denunciaron “aumentos de precios indiscriminados por parte de laboratorios medicinales”. En una conferencia de prensa, las entidades explicaron que le presentaron a la secretaría de Comercio Interior una denuncia contra 34 firmas que produjeron aumentos “de entre un 15 por ciento y un 50 por ciento en 5000 medicamentos, entre el 20 de enero y el 1 de febrero”. Con el acuerdo, estos valores deberían retroceder.

“La mayor parte de estos medicamentos son los prescriptos para los adultos mayores y tienen descuentos del PAMI del 50, 60 y 80 por ciento”, expresó Pedro Busetti, titular de la ONG Deuco. Con la modificación de precios, los jubilados y pensionados abonarían entre un 15 y un 50 por ciento más por el precio de los medicamentos, lo que resiente el poder adquisitivo de su haber jubilatorio.

La negociación no fue fácil, ya que CILFA (nacionales), CAEME (extranjeros) y los pymes de COOPERALA, siempre se negaron a una baja de los precios, y lo único que ofrecían era formar la canasta con descuentos, como habían acordado hace unos años cuando el que manejaba los precios era Guillermo Moreno. “La semana pasada, las mismas cámaras habían aceptado una propuesta de este estilo, pero habían puesto como condición establecer una serie de canastas con productos medicinales que tendrían una baja en los precios al mes de noviembre”, informó en su edición de hoy el diario Tiempo Argentino. La respuesta del gobierno, según el mismo medio, fue tajante: “tienen que bajar los precios de todos los remedios”.

En este esquema, los laboratorios nacionales serían los que aceptan la medida que se anunció hoy, y los multinacionales la rechazan. La postura del gobierno termino ganando, pero sobre 18 mil y no 20 mil productos una franja que hasta el momento no se explicó cómo funcionará. Además, aceptaron que la baja sea al 15 de enero y no el 15 de diciembre, como se pidió en primera instancia. Como anticipó El Cronista Comercial en su edición de hoy “para los laboratorios, mantener los precios del 15 de enero sería una victoria, ya que las subas fuertes ocurrieron en diciembre. En dos meses, enviaron a las farmacias dos listas de precios. La segunda, interpretan cerca del sector, fue para negociar la vigencia de la primera, aunque la devaluación elevó los costos de los medicamentos importados y encareció la materia prima de los nacionales”

Impacto

Como se anticipó en MIRADA PROFESIONAL, en las farmacias una medida que genera baja de precios no termina de cerrar. Ya se dijo en otras oportunidades que para el sector farmacéutico independiente “es inviable” una medida que reduzca los precios a diciembre del 2013, ya que puede terminar por jaquear a la farmacia independiente, la más perjudicada en este esquema económico. La farmacia no es formadora de precios. La industria farmacéutica establece los valores de referencia de cada fármaco pero es sabido que el precio de venta es la principal fuente de rentabilidad del sector, la cual se viene reduciendo por las subas de los costos y el estancamiento en el valor de los medicamentos. En este sentido, se sabe que los plazos en el tiempo con que se pagan algunas recetas de la seguridad social atentan contra esta idea de rebaja. Las farmacias todavía no cobraron fármacos que ya subieron y debe reponer. Esa franja, que está ubicada entre el 20 o 25 por ciento, hace que una reducción en los precios termine de colapsar el sistema.

En todo el país, el acuerdo fue tomado con cautela. Miguel Lombardo, presidente de la Cámara de Farmacéuticos de Corrientes remarcó que “deberíamos tener una transparencia sobre cómo se conforma el precio del medicamento”. “Hay algunos laboratorios que ya están bajando, son aquellos que hicieron una suba bastante importante después del 10 de enero. Hay remedios que han subido mucho más; entre un 30 y un 40 por ciento y esos yo creo que van a bajar”, sostuvo el dirigente.

“En este desorden los perjuicios están causados desde la gente primero y las farmacias después porque las farmacias han pagado medicamentos más caros y ahora tienen que venderlos a un precio más barato entonces tienen que ordenar esto urgente porque es otro quebranto mas para la farmacia”, advirtió.

Casi al mismo tiempo que se conocía la notica del acuerdo, un laboratorio nacional entraba en convocatoria de acreedores, y culpaba al “atraso en el precio de los medicamentos” por la situación. Se trata de HLB Pharma, que solicitó su concurso preventivo de acreedores para evitar la quiebra al encontrarse en “crisis por una abultada deuda financiera y por el atraso en el precio de los medicamentos en el mercado interno”.

Según confirmó al portal Terra Hernán López Bernabó, representante de la firma, la empresa creció en los últimos años con inversión propia y deuda financiera, “la que en un momento produjo un crash” por las altas tasas de interés a pagar. “El fuerte atraso en el precio de los medicamentos, el achatamiento en el volumen de ventas y las altas tasas de interés determinaron este escenario”, dijo el representante de la firma en crisis.

La empresa, que también exporta medicamentos, ya desvinculó a cerca de 50 personas entre personal de administración, de planta y de ventas como consecuencia de la crisis financiera que atraviesa y en la actualidad está integrada por 410 empleados.

Debido a la crisis, los responsables de la firma creyeron conveniente “ordenar y seguir creciendo” para renovar el plan de esta compañía que tiene apenas una década de vida, publicó el sitio especializado Pharmabiz.

http://miradaprofesional.com/ampliarpagina.php?db=logueos_miradaprofesional&id=923&pag=Editorial&npag=1&noticias=n1&comentarios=c1&destacada=1&reducirfoto1=1#.UwIR986Zi1E