Uruguay limita la expansión de cadenas de farmacias para evitar situaciones monopólicas

1384862000-farmashop
MONTEVIDEO: El gobierno anunció que una persona o grupo económico no podrá ser dueña de más de 15 mostradores, para evitar situaciones de monopolio u oligopolio. Las cadenas que superen ese número no estarán obligadas a vender locales, pero no podrán abrir nuevos. También se prohibió la venta de medicamentos por Internet. Se propondrá en la legislatura una ley marco para el sector.

Desde hace unos 15 años, algunas zonas de Uruguay estar verdaderamente copadas por las cadenas de farmacias. Como suele suceder con este modelo de negocios, las grandes superficies posan su interés en los centros urbanos, para dejar de lado los barrios periféricos. En Montevideo, por ejemplo, especialistas del sector farmacéuticos afirman que cuatro cadenas (Farmashop, San Roque, Urroz y Pigalle) concentran el 75 por ciento de la venta de medicamentos, lo que afectando seriamente a las farmacias independientes y barriales. Por esto, el gobierno decidió poner un freno a la expansión de estas cadenas, que desde ahora tendrán un límite en el número de franquicias. A idea es evitar situaciones de monopolio y oligopolio. La medida del gobierno también prohíbe la oferta y venta de fármacos por Internet.

Con la firma del presidente José Mujica, el decreto oficial determina que una única persona, sociedad, o grupo económico sólo podrá tener un máximo de 15 farmacias. Según el diario El Observador de Montevideo, la medida busca “evitar que unos pocos dominen el mercado de venta de medicamentos”. Para las cadenas que actualmente superen ese número no habrá reclamo de desinversión, pero se le prohibirá seguir abriendo mostradores.

“En el gobierno asumen que era necesario poner un límite, para evitar llegar a situaciones extremas como en Chile o Argentina, donde algunos grupos empresariales a través de las farmacias tenían un control de los medicamentos”, explicaron fuentes de la salud del Uruguay al mismo diario antes citado. Según los informantes, “se quiere evitar la formación de un oligopolio que además de vender los medicamentos empiece a influir en la importación de medicamentos”.

“En los últimos tiempos se observó un cambio en el negocio de las farmacias donde compañías internacionales empezaron a comprar los comercios cambiando la estructura del tradicional negocio familiar para pasar a un sistema más parecido al supermercadismo. De hecho, el 10 por ciento de las farmacias responde a ese nuevo patrón. Además al medir las ventas, esas empresas tiene un peso mucho mayor en el mercado”, destacó el decreto oficial (ver archivo adjunto).

Otro paso dado por el gobierno uruguayo es la prohibición de vender medicamentos por Internet. Según la nueva medida, “las farmacias, ya sean comunitarias, rurales, homeopáticas, hospitalarias o droguerías, tendrán prohibido ofrecer o distribuir medicamentos a través de internet e incluso a través de call centers”.

El decreto surge en momentos en que el Senado discute el proyecto que regulará el mercado de la marihuana siendo las farmacias los comercios elegidos para su venta.En la comisión de Salud de la Cámara Alta, ante una pregunta concreta del senador Ernesto Agazzi (Frente Amplio) sobre la aparición de cadenas en el sector, Fernando Cabrera, prosecretario del Centro de Farmacias del Uruguay, respondió que “hoy se está dando una concentración de capitales que está perjudicando a las pequeñas empresas en diferentes países”.

Además del decreto oficial, el gobierno buscará aprobar en el parlamento una ley integral que regule el sector de los medicamentos. Es que hay muchos preocupados por la llegada del concepto de “farmacia-autoservicio”, que hace unos 15 años copó el mercado de la mano de las cadenas que, poco a poco fueron adquiriendo a gran parte del resto, derivando en una concentración empresarial cada vez más marcada. San Roque y Farmashop son los ejemplos más visibles del nuevo modelo de negocio que consolidó un mecanismo de descuentos a los clientes.

Se establece que los dueños que se encuentren en las limitaciones propuestas tendrán un plazo de 180 días para adecuarse a la nueva normativa. De todas formas, según explicaron las fuentes, eso no incluye la limitación de propiedad porque implicaría obligar a algunas empresas a realizar una desinversión, algo que sería contrario a derecho.

El decreto establece que una misma persona o conjunto económico no podrá ser titular de más de 15 farmacias ni tampoco ser titular de dos o más de esos establecimientos instalados en un radio menor a mil metros. A partir de ahora, Salud Pública no autorizará “la apertura o transferencia a cualquier título” de las farmacias que contravenga la nueva directiva. Otro cambio, en la línea de impedir la concentración del negocio, es que los propietarios de las farmacias no podrán ser titulares de registros de especialidades farmacéuticas o marcas que las identifiquen.

DESCARGA: Decreto oficial del gobierno uruguayo que limita la propiedad de las farmacias 1384861282-msp_510