México: Niños crean antibiótico y alimento alternativos

alumnos_webAlumnos de primer grado de una secundaria privada ganan concurso de ciencias en Oaxaca; dicen que proyectos suplen medicinas y luchan contra el hambre

Apenas cursan el primero de secundaria, pero ya producen aceite y té del cilantro como alternativa al uso de antibióticos para combatir bacterias como la salmonela, estafilococos dorados y laE Coli. “Estamos orgullosos”, dicen sonrientes.

Orgullosos de sí mismos, de sus profesores y de sus padres “por todos los apoyos”, los adolescentes tempraneros Camila Aquino Vicente, Luis Ernesto Hernández Aguilar y Mario Antonio Ayala Ruiz ganaron el primer lugar con sus investigaciones en la Expo Ciencia Oaxaca 2013.

“Ahora vamos a participar en el Expo Ciencia Nacional que se realizará en Mazatlán, Sinaloa, del 20 al 23 de este mes”, revela el asesor académico especialista en Biología, Mario Santiago, quien ha ayudado a los alumnos de secundaria a desarrollar el proyecto en un laboratorio clínico particular.

“En los estudios de laboratorio, donde nos han facilitado las cepas de salmonela, estafilococos dorados y E Coli, hemos encontrado que el aceite esencial y la infusión de cilantro inhiben el desarrollo de las bacterias”, comentan Camila, Luis Ernesto y Mario Antonio.

Los tres cursan el primero de secundaria en el Instituto Pedagógico Jerome Bruner y ganaron los mejores puntajes en el nivel de medicina y salud, en la Expo Ciencia Oaxaca 2013, convocada por el Consejo Oaxaqueño de Ciencia y Tecnología, el cual se realizó del 20 al 23 de octubre.

Con la ayuda del asesor en biología, Mario Santiago, los alumnos compraron las semillas, las sembraron, adquirieron aceite de oliva, se metieron al internet a investigar y encontraron que el cilantro tiene propiedades que ayudan a combatir las bacterias.

“La gente que vive cerca y tiene dolores en el estómago o los intestinos o que traen cortadas pequeñas en el pie, vienen acá a pedirnos que les regalemos un poco de aceite o de té. Un doctor quiere hacer pruebas con el aceite para tratar el pie diabético”, confiesan los jóvenes estudiantes.

Junto con Camila, Luis Ernesto y Mario Antonio, también van a participar en la Expo Ciencia Nacional 2013 en Mazatlán, sus compañeros Carolina Vicente Valdivieso, José Ángel Esteva y Guillermo Benjamín Gurrión Cortés.

Los tres últimos pequeños, que no rebasan los 13 años, ganaron el segundo lugar en la Expo Ciencia Oaxaca 2013, con el proyecto “Aprovechamiento Integral del caracol de jardín como alimento de alto valor proteínico y mejorar la nutrición de niños de pueblos marginados”.

Con un caracol en la mano, extraído de la granja escolar, compuesta de varias cajas de madera que se riegan con agua mezclada con aceite de cilantro que evita el surgimiento de hongos, Carolina cuenta que el proyecto era para aprovechar la baba del caracol.

La baba, explican los tres menores en forma atropellada, tiene un componente llamado helicina, el cual sirve para regenerar la piel, pero “optamos por destacar el alto valor proteínico del caracol que puede ayudar a mejorar la nutrición de los niños en los pueblos marginados de Oaxaca y del país”, comentan con orgullo.

En el Instituto Pedagógico Jerome Bruner, que abrió sus puertas en 2007, a cargo del profesor Ramón Vallejo de la Cruz, los alumnos tienen una pequeña granja de caracoles que alimentan con harina de maíz, cascarones de huevos de gallinas y zanahoria y cilantro.

La zanahoria y el cilantro ayudan a la reproducción de los caracoles, por eso tenemos algunos cultivos de cilantro y zanahoria en las botellas cubiertas de tierra que cuelgan de la pared, exponen al señalar una escalera de botellas donde también hay lechugas protegidas de los rayos solares y del viento.

Los seis alumnos dicen que están listos para competir en Mazatlán. Van con sus asesores y algunos padres, sin embargo, todavía no terminan de reunir poco más de 100 mil pesos para el transporte aéreo desde el sur de Oaxaca.

“La escuela es particular, pero es mucho dinero. Por fortuna hay mucha gente altruista que nos ayuda, como el químico biólogo Julio César Aragón, que ha facilitado su laboratorio clínico de Ciudad Ixtepec, para desarrollar los proyectos”, revela Mario Santiago.