Argentina: El gobierno impulsa la sustitución de importaciones para el sector farmacéutico y farmoquímico

BUENOS AIRES, noviembre 15: Funcionarios se reunieron con representantes de laboratorios para analizar la realidad del sector, y buscar fomentar la producción local de fármacos biosimilares y otros productos del área, que ahora deben importarse. El encuentro se da luego de las versiones que indicaban algunos faltantes en el sistema sanitario nacional.

Durante esta semana, distintas versiones insistieron con la falta de algunos insumos médicos, productos hospitalarios y medicamentos en algunos hospitales, todos productos importados que las restricciones comerciales estarían haciendo escasear en el mercado local. No es la primera vez que estos rumores surgen. El complejo panorama financiero del país deja a estos insumos en el centro de las miradas. Por eso, desde hace un tiempo, el ministerio de Ciencia y Tecnología, junto con sus pares de salud e Industria, buscan que laboratorios se comprometan en la producción local de fármacos y otros tratamientos. Esta semana, reunieron a firmas locales de la industria farmacéutica y farmoquímica para hablar de la situación, y buscar comprometerlos en esta tarea.

Según informó la cartera científica, los representantes de laboratorios farmoquímicos y empresarios del rubro farmacéutico se reunieron con funcionarios de diversas áreas para aportar datos “que permitirán elaborar un estudio de factibilidad orientado a lograr la sustitución de importaciones de algunas drogas”. Esto podría evitar en el futuro la importación de algunos medicamentos, y así mejorar la balanza comercial del sector.

El compromiso empresario fue asumido durante una reunión entre la secretaria de Planeamiento y Políticas de la cartera, Ruth Ladenheim, y directivos de la Cámara Argentina de Productores de Farmoquímicos (CAPDROFAR). La funcionaria señaló a los empresarios que “desde el ministerio contamos con un paquete de instrumentos de financiamiento”, para conseguir esos objetivos.

“Estamos llevando a cabo acciones que buscan generar un ecosistema, para llevar adelante la producción y la exportación, tanto de productos biosimilares como farmoquímicos”, remarcó Ladenheim. El encuentro contó con la participación de funcionarios del Ministerio de Salud y de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT).

Los empresarios, informó el ministerio científico que conduce Lino Barañao, acordaron el envío de un informe con los componentes que ya están siendo sustituidos en el país, a fin de “avanzar en el armado de dicho estudio y continuar desarrollando acciones que favorezcan la producción nacional”. Integran la cámara de productores farmoquímicos los laboratorios: Gador, Instituto Massone, Bagó, Maprimed, Rovafarm, Synthon Argentina, Temis Lostaló y Triquim.

A comienzos de mes, hubo un encuentro similar con laboratorios de la industria farmacéutica tradicional, que buscó fomentar el desarrollo de proyectos locales, que generen empleo y revierta el déficit de la balanza comercial. Realizado en la sede de la Cámara Empresaria de Laboratorios Farmacéuticos (COOPERALA), representantes del ministerio de Industria encabezaron un encuentro con empresarios, representantes de cámaras del sector y cerca de veinte representantes de laboratorios que recibieron asesoramiento acerca de los beneficios de los programas que ayudan a financiar proyectos de producción en el sector farmacéutico y en otros.

Durante esta semana, las versiones sobre problemas en el suministro de insumos en el sistema sanitario nacional estuvieron a la orden del día. Las mismas apuntaron a supuestas demoras en la secretaría de Comercio Interior para aprobar las denominadas Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI), que permiten las importaciones.

Las importaciones del sector de la salud no superan los 1.000 millones de dólares, según informó una nota de El Cronista Comercial. Sólo a modo de ejemplo, los déficits de otros rubros como la energía, el autopartista o el turismo, superan casi 10 veces las importaciones que requiere la salud.

Entre los productos que faltan, destaca la nota publicada el miércoles 13 de noviembre, los más severos se vinculan con tratamientos oncológicos, “ya que se trata de material utilizado para la detección de mielomas, el análisis de distintos tipos de carcinomas y neoplasias y la evaluación de la eficacia de sus respectivos tratamientos. Se trata de reactivos e insumos para instrumental ya instalado en una docena de hospitales nacionales”.

Estos faltantes estarían perjudicando las áreas de oncología y hematología de los hospitales de Pediatría Juan Garrahan, Ricardo Gutiérrez y Sor María Ludovica de La Plata; el Cosme Argerich, HIGA Presidente Perón, HIGA Evita de Lanús, Tornú, Penna de Bahía Blanca y el Ramos Mejía. También afecta al Instituto Roffo, la Unidad Milstein (ex hospital Francés) y el Sanatorio Julio Méndez, entre otros tantos.

Según información difundida por la cartera industrial que conduce Débora Giorgi, el sector de medicamentos cuenta 230 laboratorios y 110 plantas industriales de las cueles 93 son de capitales nacionales. En el año 2012 la facturación total del sector fue de 22.759 millones de pesos, un 27 por ciento superior a la de 2011. El empleo registrado creció un 4 por ciento el año pasado comparado con 2011) alcanzando los 39.900 puestos de trabajo. Los objetivos del plan estratégico industrial 2020 para el sector de medicamentos son: Producción 1.350 millones de unidades, empleo 63.000 puestos de trabajo registrados.