Farmacogenética, el último avance en la investigación de los medicamentos del futuro

1383229930-genetica

BUENOS AIRES, octubre 30: El desarrollo de la investigación genética abrió la puerta a la posibilidad de crear fármacos para cada persona. Esta tendencia llegó al país, y ya hay empresas que ofrecen servicios para conocer la trama secreta de nuestro propio cuerpo. El horizonte que se abre con esta actividad, que en un futuro podría curar las grandes enfermedades crónicas.

Desde que la ciencia logró secuenciar el genoma de los humanos, la medicina comenzó a transitar un camino nuevo: el de personalizar los tratamientos. La idea de que cada individuo es un ser único, con combinaciones genéticas irrepetibles, le abrió la puerta a una nueva etapa en materia de medicamentos. Así nació la llamada farmacogenética, el último avance en la materia de investigación de fármacos, que busca personalizar los tratamientos a cada persona. La tendencia mundial ya tiene un fuerte impacto en la Argentina, a través de empresas que ofrecen diagnósticos genéticos, primer paso para “construir” los fármacos para cada paciente. Por su importancia, existen varias empresas a nivel local y regional que se dedican a esta actividad, que muchos especialistas es “el futuro de la farmacología”.

La farmacogenética puede definirse como la unión de la genética y la farmacología, y es considerado como uno de los principales avances científicos de la actualidad. La actividad pretende determinar la forma en que “la constitución genética de cada individuo influye en la respuesta a los fármacos”. Además, “ofrece la posibilidad de desarrollar una nueva generación de medicamentos, optimizando su eficacia y seguridad, que van a tener implicaciones importantes en la práctica clínica”, según define la empresa española Ebiotec, creada en 2001 para explorar este campo en materia de medicamentos (www.ebiotec.com).

Pese a que lleva más de una década de estudio en todo el mundo, recién hace unos años llegó al país, y rápidamente se volvió una de los polos de atracción en materia de medicamentos. En este sentido, ya son varias las empresas que buscan potenciar esta actividad, que construye los fármacos del futuro. “La farmacogenética trabaja para conocer qué sitios puntuales del genoma de una persona son responsables de la respuesta a un fármaco determinado, y permitirá determinar si un individuo responderá o no a determinada medicina”, explica Viviana Bernath, directora del centro de estudios genéticos Genda.

La especialista argentina fundó, junto con su colega Mariana Herrera, la empresa My Gen (www.mygen.com.ar), firma especializada en genética molecular dedicada a la medicina personalizada. En su sitio web, la firma define que este tipo de medicina “está abocada a predecir enfermedades y características de las personas relacionadas con la alimentación y la actividad física con el claro objetivo de prevenir que estas enfermedades se manifiesten y cuáles son los hábitos que cada uno debería incorporar para evitarlas y mejorar la calidad de vida de cada uno”.

Este primer paso de la medicina personalizada (prevenir la aparición de la enfermedad) se completa con el segundo paso, que es encontrar los mejores tratamientos farmacológicos para cada persona. “A medida que aumenta el conocimiento sobre la relación entre los factores genéticos y la eficacia o seguridad de los fármacos, estas pruebas ayudan a tomar decisiones médicas”, destacan los especialistas de Ebiotec.

En este sentido, la empresa se esperanza en que “la farmacogenética permitirá elegir una terapia individualizada, identificando aquellos fármacos y dosis de los mismos, para los cuales el paciente desarrolla una respuesta óptima”. De la misma manera, se podrán identificar los medicamentos o concentraciones de éstos, que desencadenen reacciones de toxicidad.

“Aún existe un número relativamente pequeño de medicamentos en los que la farmacogenómica tenga un papel destacado, pero esto podría expandirse ampliamente durante los próximos cinco años,” señala Scott Weiss, médico en la Escuela de Medicina de Harvard y director sustituto del Partner’s Healthcare Center for Personalized Genetic Medicine. “Los antidepresivos, los medicamentos contra el asma, contra la anti-arritmia, los que ayudan a bajar los lípidos—algunos de los mayores vendedores en términos de utilización farmacéutica a nivel nacional podrían tener implicaciones potenciales en términos de farmacogenómica.”

Por el auge de la actividad, se fundó la RIBEF, La red iberoamericana de farmacogenética y la farmacogenómica. La misión de la RIBEF es “la promoción de la docencia, la investigación y la implementación en la asistencia clínica de la farmacogenética y la farmacogenómica en humanos”.

La RIBEF aspira “al uso en la asistencia sanitaria de los conocimientos de la farmacogenética para la mejora de la seguridad y la eficacia de los tratamientos farmacológicos en humanos”. Para ello debe promover la investigación la docencia de calidad favoreciendo las guías clínicas basadas en la evidencia.