Argentina: Los medicamentos de producción pública crecen en presencia y ganan terreno en el mercado local

BUENOS AIRES, febrero 15: Los laboratorios de producción pública ganan terreno en las provincias, que buscan abaratar costos. San Luis confirmó un nuevo acuerdo con Salta, y venderá fármacos por 9 millones de pesos en 2013. El LIF de Santa Fe volvió a ganar una licitación, esta vez en Misiones. Buenos Aires busca la autorización federal de su planta para sumarse a estos logros.

Con una presencia cada vez más marcada, los laboratorios que producen medicamentos bajo órbita del Estado son una de las novedades salientes de la salud argentina. Con una red de 40 plantas distribuidas en todo el país, la actividad gana terreno en tiempos donde las arcas públicas parecen vivir momentos agitados. Las ventajas de producir sus propios fármacos motivó a muchas provincias a fomentar la instalación de estos establecimientos, o a llegar a acuerdos con las plantas que tienen autorización federal para hacerlo. Esta combinación tiene un efecto inmediato: en el sistema público, la participación de estos medicamentos es cada vez mayor. En este informe especial, MIRADA PROFESIONAL repasa los principales hitos en esta actividad que puede cambiar el paradigma de la salud pública nacional.

Pionero de la actividad, Laboratorios Puntanos es un ejemplo de este momento que se vive en la actividad. La planta de San Luis no sólo abastece al sistema local, sino que vende a todo el país. Esta semana, se confirmó la ampliación del acuerdo que habían firmado en 2012 con Salta, que comprará medicamentos estatales por 9 millones de pesos. El presidente de la entidad Pablo Bronzi señaló que el gobierno salteño decidió ampliar en un millón de pesos la compra de remedios convenida para este año. “Ellos constataron la bondad de nuestros productos y vieron que Laboratorios Puntanos realizó las entregas en tiempo y forma. Por eso aumentaron la partida y asumieron el compromiso de llegar este año a una compra por 9 millones de pesos”, destacó Bronzi.

“Estamos bien posicionados con los precios. Acá nadie hace operaciones por bondad o beneficencia. Además cumplimos con las entregas mensuales, lo que permite que las respectivas áreas de salud de las provincias que son nuestros clientes no sufran faltantes”, aseguró el presidente de Laboratorios Puntanos.

Los medicamentos que la empresa comercializará a Salta incluyen antiinflamatorios (diclofenac, ibuprofeno), antibióticos (amoxicilina, azitromicina), antihipertensivos y remedios para el tratamiento de la diabetes. “El ibuprofeno es hoy el medicamento que más se vende en el mundo. Nosotros lo producimos en comprimidos y también en jarabe para su dosificación en lactantes”, aseguró Bronzi.

La compañía del estado ya se ha ganado su buena fama dentro del país, a través de acuerdos cerrados con varias provincias e incluso con el Gobierno nacional, pero ahora quiere dar el gran salto y acceder a los mercados internacionales. “La idea es venderle a los países latinoamericanos”, expresó Bronzi. Para poder disponer de materias primas a precios convenientes, el Ejecutivo puntano planea realizar un viaje en abril a la India para adquirir drogas.

“Esto nos permitiría comprar a los mejores precios del mundo para después poder exportar”, explicó Bronzi, y agregó que así como la India puede ser un proveedor de Laboratorios Puntanos, también puede ser convertirse en una gran posibilidad para hacer negocios. “En la India no sólo nos quieren vender sino que también nos quieren comprar. Es un país de 1200 millones de habitantes y un mercado interesantísimo”, agregó el funcionario.

Otra de las plantas que se posicionan en el mercado interno es el Laboratorio Industrial Farmacéutico de Santa Fe (LIF). Este año, ganó la licitación para proveer con tres de sus antibióticos a la cartera sanitaria de Misiones, la tercera vez que se adjudica una venta en esta provincia. Guillermo Cleti, uno de los directores del LIF, explicó que el laboratorio ganó la licitación por menor precio en los rubros: Amoxilina 250 mg/5 ml suspensión (40.000 frascos), Amoxicilina 500 mg (500.000 comprimidos) y Cefalexina 500 mg (420.000 comprimidos).

Además, el funcionario recordó que el LIF también participó en otras licitaciones, como las convocadas por la Secretaría de Salud de la ciudad de Bahía Blanca (2011), por el Ministerio de Salud de la Provincia de Misiones (2011 y 2012), por la Municipalidad de General Pueyrredón (provincia de Buenos Aires/2012) y por la Municipalidad de Concordia (Entre Ríos/2012) en donde ganó y fue adjudicado para la provisión de sus antibióticos (200.000 comprimidos de amoxicilina 500 mg y 100.000 comprimidos de cefalexina). El Ministerio de Salud de Santa Fe explicó que la producción pública de medicamentos viene creciendo en forma sostenida en la provincia durante los últimos cuatro años.

Pero además de vender hacia otras provincias, el LIF tiene una fuerte presencia en su propio sistema sanitario. Hoy, según datos de la propia entidad, cubre el 94 por ciento de las unidades medicamentosas que se destinan a la atención primaria de la salud de la provincia y el 64 por ciento de la totalidad de unidades que utiliza el sistema público de salud santafesino. Antibióticos (amoxicilina y cefalexina), analgésicos (ibuprofeno y paracetamol) y medicamentos destinados a personas hipertensas y diabéticas son los que generan más demanda, dentro de una amplia lista.

Para cumplir este cometido, en el último lustro produjo 344.000.000 de unidades medicamentosas que se entregaron en la provincia, para abastecer el requerimiento de 43 especialidades que se usan en la atención primaria, de las cuales el LIF es el único proveedor. Además, en el último año, gracias a las inversiones en equipos, maquinarias, obras civiles y capacitación del personal, aumentó un 50 % la capacidad instalada del área de comprimidos generales, la que tiene mayor demanda.

La presencia de medicamentos estatales en otras provincias muchas veces se ve impedida por la falta de autorización federal. Por eso la importancia de adecuar los procesos productivos a las normas nacionales. En este sentido, el laboratorio bonaerense Tomás Perón comenzó a trabajar en esta readecuación. Para eso, comenzó una serie de reuniones con autoridades del Programa Nacional de Producción Pública de Medicamentos.

El punto central de la reunión fue la posibilidad de lograr la autorización federal para los productos públicos bonaerenses, que pocas plantas estatales tienen. En este sentido, la subsecretaria de Control Sanitario, Silvia Caballero, destacó que “para nosotros es muy importante contar con el apoyo del ministerio de Nación y, como nos indica el ministro Alejandro Collia, continuamos articulando nuestro trabajo con el resto de los laboratorios públicos del país”.