Los medicamentos para la enfermedad de Alzheimer cuestan mucho pero ayudan poco

Consumer Reports magazine: 01-2013

Estos son los motivos por los que ninguno de ellos recibió una recomendación de Best Buy

alzheimer

En Estados Unidos hay más de 5 millones de personas que tienen la enfermedad de Alzheimer, un trastorno insidioso que destruye gradualmente el cerebro y roba a las personas que tienen esta afección de la capacidad para recordar, realizar las tareas diarias y funcionar independientemente. Existen varios medicamentos aprobados para su tratamiento, que incluyen donepezil (Aricept y genérico) y memantina (Namenda). Pero no funcionan bien para la mayoría de las personas, según el nuevo informe de Consumer Reports Best Buy Drugs. De hecho, se llegó a la conclusión de que ninguno de los medicamentos podía ser recomendado como mejor compra o Best Buy.

La decisión se basó en parte en un análisis a gran escala que realizó la Agencia federal de investigación en cuidados de salud (Agency for Healthcare Research and Quality) y se publicó en abril de 2010. Se encontró que los medicamentos no retrasaban el inicio de la enfermedad de Alzheimer ni mejoraban ni mantenían las funciones mentales. Un estudio realizado por dos organizaciones médicas, American College of Physicians y American Academy of Family Physicians, que se publicó en 2008, llegó a conclusiones similares.

Además de no ser muy eficaces, los medicamentos para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer pueden provocar efectos secundarios. Aunque la mayoría son relativamente menores, tales como náuseas, vómitos, diarrea, mareos, calambres musculares y temblores, podrían ser debilitantes para las personas de la tercera edad que tienen demencia y no pueden comunicar su malestar. En raros casos, los medicamentos pueden causar un ritmo cardíaco lento, sangrado gastrointestinal e incluso convulsiones o ataques. También son caros: una receta médica mensual promedio puede costar desde $177 hasta más de $400.

¿Es la enfermedad de Alzheimer?

En las primeras etapas de la enfermedad de Alzheimer, a menudo las personas tienen dificultad para retener y almacenar nuevos recuerdos. Por ejemplo, pueden olvidar conversaciones que acaban de tener. A medida que avanza la enfermedad, pueden tener problemas para hacer operaciones matemáticas sencillas, pueden salir de la casa sin saber a dónde van, o bien pueden volverse delirantes. Con el tiempo pierden la capacidad para comunicarse, bañarse, comer, vestirse o ir al baño.

Si usted o alguien a quien cuida está mostrando indicios de demencia, el primer paso es obtener un diagnóstico preciso, preferiblemente en un centro especializado en la enfermedad de Alzheimer o en medicina geriátrica. Un médico puede realizar pruebas para ayudar a identificar la enfermedad de Alzheimer y descartar otros problemas que pueden causar síntomas similares, tales como depresión, apoplejía, tumor cerebral, hipotiroidismo, deficiencia de vitaminas o el uso de ciertos medicamentos, como píldoras para dormir o tranquilizantes.

Medicamentos para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer

Nombre genérico y concentración(1) Marca Frecuencia de uso por día(2) Costo mensual promedio(3)
Donepezil tableta, 10 mg Aricept Una vez $367
Donepezil tableta, 10 mg Genérico Una vez 185
Galantamina tableta, 8 mg Genérico Dos veces 183
Memantina tableta, 5 mg Namenda Dos veces 288
Rivastigmina cápsula, 6 mg Exelon Dos veces 314(4)
Rivastigmina cápsula, 6 mg Genérico Dos veces 215
Rivastigmina parche, 4.6 mg/24 h Exelon Una vez 360

1. En la lista no se incluyen todos los medicamentos y concentraciones. Para obtener una lista más completa, consulte nuestro informe CR Best Buy Drugs Report sobre los medicamentos para la enfermedad de Alzheimer.

2. La frecuencia de uso refleja una dosis típica; puede variar la frecuencia de uso de algunos productos.

3. Los precios reflejan el promedio minorista a nivel nacional para julio de 2012, aproximado al siguiente dólar. La información se deriva de los reportes de las mejores medicinas según Consumer Reports Best Buy Drugs a partir de datos proporcionados por Wolters Kluwer Pharma Solutions, que no tiene participación en nuestros análisis o recomendaciones.

4. Debido a que el volumen de recetas es bajo, el precio se calculó utilizando los últimos 12 meses de datos.

Opciones a intentar

A pesar de que no es posible detener el avance de la enfermedad de Alzheimer, existen estrategias que pueden ayudar a aliviar algunos de los síntomas. Primero se debe tratar con las opciones que no implican el uso de medicamentos, tales como evitar los entornos desconocidos, eliminar las situaciones que puedan provocar vergüenza y asegurarse de tratar otros problemas como el estreñimiento, las infecciones o los efectos secundarios de los medicamentos.

Si esos pasos no son adecuados y la persona muestra problemas de conducta, tales como ansiedad o depresión, un médico puede recetar un medicamento contra la ansiedad o un antidepresivo para controlar los síntomas. Pero en general, es mejor evitar el uso de medicamentos antipsicóticos, tales como olanzapina (Zyprexa y genérico), quetiapina (Seroquel y genérico) y risperidona (Risperdal y genérico), a menos que sea absolutamente necesario; por ejemplo, para calmar la agitación severa o las alucinaciones. Todos los antipsicóticos se han relacionado con un aumento en el riesgo de muerte de las personas de la tercera edad que tienen demencia.

Es comprensible que muchas personas todavía quieran probar algún medicamento para la enfermedad de Alzheimer. En ese caso, podría considerar los medicamentos genéricos donepezil o galantamina. Ambos tienen un riesgo menor de causar efectos secundarios y por lo general la mayoría de las personas los toleran mejor que otros medicamentos. Y, cuestan menos que las opciones de marca.

Pero si acaso, la eficacia de los medicamentos podría ser marginal. Si la persona no muestra indicios de mejora en un plazo de tres meses, probablemente nunca mejorará, por lo que es mejor interrumpir el medicamento. Para acceder al informe completo, visite CRBestBuyDrugs.org.

Nota del editor: La elaboración de estos materiales fue posible gracias a un subsidio del programa de Subvenciones de Educación para el Consumidor y el Profesional que Receta de la Oficina del Procurador General del Estado que está financiado por un acuerdo multiestatal de reclamos de fraude de los consumidores en relación con la comercialización del medicamento Neurontin (gabapentina) que se vende bajo receta médica.