Una opción cuando el cáncer de próstata no tiene cura

2012-11-10.Aunque el cáncer de próstata se puede curar si se detecta a tiempo, cuando el tumor crece y se expande por fuera de la glándula prostática la solución son los medicamentos que puedan extender la vida del paciente en mejores condiciones.

La Abiraterona es uno de los últimos fármacos aprobados por la FDA (Administración deAlimentos y Medicamentos de Estados Unidos, por sus siglas en inglés) y el Invima en Colombia, para tratar el cáncer de próstata cuando hace metástasis y se expande a otros órganos, como la vejiga, el recto o los huesos.

Lo que hace la Abiraterona es detener la producción de andrógenos, mediante el bloqueo de una enzima llamada CYP17. Como este tipo de tumores necesita de una cierta cantidad de testosterona para crecer, la Abiraterona interrumpe la producción de esta hormona y retarda del crecimiento del cáncer en la próstata.

“La nueva molécula no es una quimioterapia, es un tratamiento que se ofrece al paciente en comprimidos diarios; el paciente lo puede tomar en su casa, con la comodidad de no tener que ir a una unidad de quimioterapia. Obviamente, tiene que seguir controles estrictos con el oncólogo”, dijo la doctora Paola Jiménez, oncóloga clínica.

El medicamento es indicado para los pacientes con cáncer de próstata metastásico resistente a la castración. Es decir, cuando ya no les funciona este procedimiento, donde través de una intervención quirúrgica o tratamiento farmacológico se reduce la producción de testosterona.

El director Científico de la Liga Colombiana Contra el Cáncer, Carlos Castro, sostiene que la castración funciona un tiempo pero luego las células cancerígenas vuelven a crecer porque las glándulas suprarrenales también producen testosterona e, incluso, los mimos tumores, lo que hace inefectiva la acción del tratamiento.

Para evitar que esto suceda, la Abiraterona actúa en tres partes distintas donde se produce testosterona, y no solo en una, como sucede con otros fármacos. Por eso, su aplicación promete alargar la vida del paciente en mejores condiciones.

Según Castro, este medicamento puede extender la vida del paciente entre 18 y 20 meses. Además retarda el tiempo en que la persona puede sufrir complicaciones en los huesos, la zona donde se extiende con mayor frecuencia el cáncer de próstata cuando hace metástasis.

La Abiraterona se suministra en tabletas en combinación con medicamentos de tipo esteroide. Sin embargo, solo puede consumirse bajo prescripción médica, teniendo en cuenta que causa efectos secundarios.

Entre las secuelas que puede dejar figura: infección del tracto urinario, niveles bajos de potasio en la sangre, presión arterial alta y edema periférico, (hinchazón de las personas debido a la retensión de líquido).

Sin embargo, Castro sostiene que estos efectos secundarios se pueden manejar, pero que sí se debe tener cuidado con los pacientes hipertensos, los que tienen deficiencia de potasio, los que sufren de obesidad, y aquellos con cirrosis, que no son los mejores candidatos para este tipo de medicamentos.

En cifras:

– Al año se presentan 6.500 casos nuevos de cáncer de próstata en Colombia. 500 de ellos reciben tratamiento.

– En el 80% de las muertes en mayores de 70 años se ha detectado cáncer de próstata, aunque no mueran por esta enfermedad.

Publicada por

COLPRENSA, BOGOTÁ