México: Farmacias de cadena devoran el mercado

La llegada de competidores a nuevas plazas intensifica la lucha por la venta de medicamentos

RENTA. Farmacias y cadenas de farmacias compiten por el mercado de medicamentos con ventas anuales por 10 mil 700 millones de dólares . (Foto: ROBERTO ARMOCIDA EL UNIVERSAL )

Zacarías Ramírez
La guerra entre las farmacias sube de intensidad. En disputa está un mercado de medicamentos valuado en 10 mil 700 millones de dólares (mdd) y con una demanda garantizada para los próximos años por el envejecimiento de la población y las enfermedades crónicas. Según datos de la consultora Euromonitor, entre 2010 y 2011 el mercado creció 24%.

Las más de 24 mil farmacias de barrio que se estima hay en el país están divididas y su futuro amenazado por las grandes cadenas. El organismo que dice agrupar a 15 mil de estas farmacias independientes, la Asociación Nacional de Farmacias de México (Anafarmex), presentó una petición de investigación ante la Comisión Federal de Competencia (CFC) por probables prácticas monopólicas. La CFC confirmó la recepción del documento, pero no dio detalles.

Anafarmex ha denunciado como práctica anticompetitiva que los grandes distribuidores de medicamentos tengan cadenas de farmacias. Hay el riesgo de que vendan medicamentos al costo y depredar precios, dijo Pascual Feria.

Uno de los mayores distribuidores es Casa Saba. A finales de 2010 compró a la chilena Farmacias Ahumada, y se convirtió en la mayor cadena en América Latina, con mil 250 locales en Chile, México y Perú. Casa Saba se hizo en México de 710 farmacias Benavides, operación que avaló la CFC. “Un distribuidor con sus propias farmacias puede no dar un trato equitativo a las que surte”, dice Pascual.

En la industria hay versiones de que el otro gran distribuidor, Nadro, también opera farmacias, pero la información no pudo ser confirmada con la compañía. Casa Saba declinó comentar sobre el recurso iniciado por Anafarmex.

Cuando compró Benavides, Casa Saba ya operaba Farmacias ABC, la que compró en 2006 con 38 locales en Guadalajara. A la fecha, ABC suma 158 locales en Jalisco, Guanajuato, Michoacán y Distrito Federal, en tanto que Benavides cuenta con 762 farmacias y ventas anuales por 10 mil 442.4 millones de pesos. Entre Benavides y ABC Casa Saba tienen 6% de la venta de medicamentos, afirmó José Luis Rojas, director general de Benavides.

Rojas aseguró que la prioridad ha sido recuperar el terreno perdido en los últimos años en que Benavides fue operada por FASA y blindar con aperturas los mercados donde es líder, como Monterrey, Hermosillo, Guadalajara, Mexicali y Tijuana. Los últimos tres años en que fue parte de FASA, Benavides perdió 10% de clientes y no tuvo expansión, añadió.

Otros grandes mayoristas son Marzam, Fármacos Nacionales y Drogueros, a los que se suman distribuidores regionales como Abarrotes Comercial Valle, Distribuidora Hugos, Jaloma y Yagma.

El mercado total de medicamentos está valuado en 14 mil 195 mdd y se divide entre institucional, con 24% y privado (medicamentos comprados por consumidores) con 76%, unos 10 mil 930.1 mdd.

La venta de medicamentos está en un proceso de concentración que afecta a las farmacias tradicionales. Hace cinco años las independientes controlaban 31% de las ventas de medicamentos en México, hoy solo 17% y en 2014 la cuota bajará a 12%, proyecta IMS Health. En cambio, las cadenas pasaron de 51% a 57% en el periodo y autoservicios de 18 a 26%.

Además de Benavides, la comercialización del mercado privado se lo reparten un número cada vez menor de farmacias. Entre las más fuertes está Farmacias Guadalajara, con mil locales y ventas en la primera mitad del año por 12 mil 791 mdp entre medicamentos y mercancías– 12% más que en el mismo lapso un año antes. “Las aperturas (19 locales en el segundo trimestre) mantienen su ritmo acelerado para lograr la meta de tener mil 8 “superfarmacias” a fin de año”, señaló Corporativo Fragua, controladora de Farmacias Guadalajara, en su segundo reporte del año. Esta cadena, fuerte en occidente, busca entrar a finales de año a la Ciudad de México. A través de un correo electrónico, reconoció que le gustaría probar su modelo en el Distrito Federal.

Otro jugador es Farmacias del Ahorro, que abrió su primer local en 1991 en Tuxtla Gutiérrez y llegó en noviembre de 2011 a mil unidades –cerca de 10% de los locales los operan terceros vía franquicias, según IMS Health. En abril pasado, esta cadena fundó en Lerma, Estado de México, un macrocentro de distribución “para optimizar su logística y distribución”.

También pelean Farmacias Similares, y Farmacias de Descuento y Salud, con sede en Tabasco e influencia en el sureste.

En otro frente, los autoservicios hacen de las marcas propias de GI su arma predilecta. La primera en incursionar fue Comercial Mexicana, con la creación en 1999 de Farmacom y que al cierre de 2010 incluía un catálogo de 252 productos. Más tarde, Wal-Mart lanzó a mediados de 2007 Medimart, su marca también de GI. Ninguna de las dos compañías estuvo disponible para comentar sus avances.

La consolidación llega a un mercado desacelerado. La época dorada fue los años 90, hoy es un mercado maduro con tasas equiparables a las de la economía, dijo Daniel del Conde, gerente de consultoría de IMS Health. Los crecimientos de dos dígitos dejaron lugar a crecimientos de 4% para los próximos cuatro años, añadió.

Los padecimientos que darán vida al mercado privado son diabetes, problemas gastrointestinales y dolor de cabeza, así como productos de calidad de vida, como la disfunción eréctil. En crónico degenerativas, el impacto más alto en medicamentos lo generará la diabetes, indicó.