Controles están informalizando al mercado farmacéutico

Medicamentos escasos en farmacias se distribuyen en páginas web

imageRotate
Trabas burocráticas han desplazado a distribuidores oficiales y, en algunos casos, productos de uso médico se venden sin todos los registros ARCHIVO
ROBERTO DENIZ |  EL UNIVERSAL
lunes 17 de septiembre de 2012  12:00 AM

El Gobierno nacional decidió aumentar este año el control sobre el sector farmacéutico. Menos dólares, más requisitos para importar, creación de la red estatal Farmapatria y la aplicación de un sistema de guías para movilizar los productos son algunas de esas medidas.

Además de las dificultades que han advertido las empresas para abastecer el mercado debido a las restricciones, ahora también alertan una informalización del mercado debido a la política de regulaciones.

Fuentes consultadas aseguran que se están produciendo algunas irregularidades en la comercialización de ciertos productos de uso médico. Uno de los casos más significativos es el de uno de los edulcorantes o endulzantes más demandado por los consumidores.

El Ministerio de Alimentación cerró la distribución del producto a la empresa encargada de hacerlo negándole la emisión del Certificado de no Producción (CNP). Extraoficialmente trascendió que la compañía no aceptó bajar el precio que sugerían desde el despacho de Alimentación.

El producto desapareció de los anaqueles de farmacias y supermercados durante un tiempo. Ahora se consigue, pero las presentaciones que se están comercializando no son para el mercado venezolano y, en algunos casos, el producto no cuenta con el registro sanitario que impone la legislación nacional.

“¿Qué es lo que está pasando? ¿Cómo se comercializa sin registro sanitario?”, se interrogó una fuente vinculada al sector farmacéutico. Agregó que por las “cantidades que estamos viendo”, se trata de “una importación alta”.

“Cualquier producto alimenticio que entre al país tiene que tener registro sanitario”, insistió el empresario.

Fuentes allegadas a la compañía responsable de este producto confirmaron las dificultades que han tenido para venderlo. “No sabemos quién lo está distribuyendo, pero no están autorizados”, se limitó a resumir una fuente.

Adicionalmente a esta situación, el producto ha empezado a comercializarse en plataformas digitales como la de mercadolibre.com.ve. Al menos 78 personas o empresas que comercializan otro tipo de bienes como ropa y relojes también ofrecen el endulzante.

“El mejor precio”, “Original e importado de USA” y “Ojo con las imitaciones” son algunos de los mensajes que colocan los vendedores. Algunos oferentes colocan fecha de vencimiento del producto, pero de acuerdo a los fabricantes del edulcorante “no existe requisito de fecha de caducidad”, siempre y cuando el producto se hayan almacenado “en un lugar fresco y seco para evitar la humedad”.

Más distorsiones

Una situación similar a la del endulzante está ocurriendo con los equipos médicos. Un empresario ligado a este negocio señaló que recientemente han visto equipos en el mercado local que no han sido importados por sus distribuidores oficiales.

“¿Cómo los trajeron? ¿Por dónde entraron?”, se interrogó el empresario. Indicó que una modalidad que podría estar empleándose para evitar pasar por todos los controles que habitualmente hay en aduna es realizar una importación “puerta a puerta”.

Explicó que es una situación “irregular” que termina afectando a los propios distribuidores, ya que son ellos los que deben responder por el producto e, incluso, tendrían que encargarse de una eventual reparación.

Otra señal de la informalización del mercado está impulsada por la escasez de ciertos productos. Esta situación ha obligado a pacientes con tratamientos crónicos a solicitar a familiares que viajan al exterior ciertos medicamentos.

Dos de los casos más emblemáticos son el Glucofage y el Euthyrox, medicamentos para la diabetes y la tiroides. El precio de ambos productos está congelado desde 2003 y desde el sector farmacéutico han señalado que es difícil comercializarlos en las cantidades que demanda el mercado local sin un ajuste del precio.

Al igual que en el caso del endulzante, ambos medicamentos también se están ofertando en el portal mercadolibre.com.ve a precios que oscilan entre 100 y 120 bolívares, esto es, hasta 3.388% más de lo establecido en la regulación.

De acuerdo a los reportes de la Cámara de la Industria Farmacéutica (Cifar) el índice de escasez o el reporte de “fallas de inventario” se ha mantenido entre un 26% y 27% a lo largo de este año.

Además del rezago de precios, en el sector también han reportado una significativa restricción de divisas, lo cual impide abastecer normalmente al mercado local. En el primer semestre del año la asignación cayó 25% con respecto al mismo lapso del año pasado.

rdeniz@eluniversal.com