Dispositivo mide niveles de antimonio en medicamentos

El metal es usado en productos homeopáticos y es dañino para la salud

imageRotate
Estudios del IVIC buscan cuantificar la toxicidad del antimonio, explicó Benzo CORTESÍA
EL UNIVERSAL
miércoles 12 de septiembre de 2012  12:00 AM

El antimonio ha tenido muchos usos en la medicina y su uso se remonta a la antigüedad para aliviar la fiebre, curar la sífilis o la gota. No obstante, la toxicidad de este metal, presente en los actuales productos homeopáticos, origina serios problema de salud en las personas como daño celular en los pulmones, corazón, riñones y cáncer.

La presencia de antimonio en las opciones de tratamiento homeopáticas fue el tema principal de la tesis de Fátima Rodríguez del instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), quien contó con la tutoría de la doctora Zully Benzo.

“La idea (de la tesis) es ofrecer métodos sensibles que ayuden a detectar trazas bajas del antimonio a bajos precios”, afirmó Benzo.

A pesar del creciente uso de los productos homeopáticos, las regulaciones y controles de calidad asociados a los mismos son bajos, debido a que sus concentraciones altamente diluidas no representan una preocupación mayor. Pero, como explicó Benzo, los aspectos relacionados con la producción y manufactura de homeopáticos deben ser supervisados porque pueden constituir riegos potenciales para sus consumidores.

Para detectar la presencia del metal hasta en sus niveles más bajos, el IVIC tiene planificado emplear una técnica diseñada en el Laboratorio de Química Analítica del IVIC.

“La concentración de antimonio en homeopáticos es muy baja, por eso recurrimos a esta metodología, pues lo importante es cuantificar la cantidad del metal y saber qué tan tóxico puede ser”, dijo Benzo.

La homeopatía es una alternativa natural no científica basada en el principio de que altas diluciones (concentraciones mínimas) de moléculas vegetales, animales o químicas potencialmente activas conservan una memoria de la sustancia original.

La toxicidad del antimonio ha sido reconocida por la Agencia de protección Ambiental de Estados Unidos, el Consejo de la Unión Europea y la Agencia Internacional para la Investigación en Cáncer.

En 2009, la OMS desaconsejó el uso de los productos homeopáticos para tratar la tuberculosis, malaria, gripe común, diarrea infantil y el VIH.