Medicinas ‘liberadas’ subieron sin control

Maidolis Ramones Servet / Maracaibo (Panorama)

Mientras un medicamento regulado ha permanecido con un costo de ocho bolívares desde 2003, mediante la regulación que hizo el Estado con el fin de evitar la especulación, las medicinas de libre costo o “liberadas” han sido incrementadas sin control alguno en búsqueda de “compensar” lo que se dejó de aumentar en un rubro con el precio de otro.

La aseveración la realizan representantes del sector farmacéutico y quienes han efectuado negociaciones directas con los laboratorios. En otras palabras, la congelación de precios de medicinas priorizadas por el Estado fue cobrado con precios que varían significativamente cada vez que se hace la reposición de los inventarios.“Los laboratorios nunca pierden.

Los medicamentos que no fueron congelados los aumentaron sin control. Debió haber un acuerdo entre laboratorios y Gobierno para que no se descontrolaran los precios, porque los no regulados subieron de manera exorbitante”, expuso Haydee Torres, presidenta del Colegio de Farmacéuticos del Zulia.

Marina Barreto, regente de una farmacia, señaló que los medicamentos liberados llegan con nuevos precios sin ninguna razón, mientras que la entrega de los regulados se hace de manera inconstante. “Nosotros hacemos los pedidos y los regulados a veces llegan y otras no. En ocasiones nosotros no tenemos un producto, pero otro establecimiento sí. Entre tanto, medicinas como antibióticos y antidepresivos, y tratamiento para la osteoporosis, por ejemplo, suben de precio y los distribuidores no nos dicen el porqué de la variación”, señaló Barreto.
Manipulación. Así define la situación Tania Mesa, directora del Hospital Adolfo Pons, adscrito al Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (Ivss), donde funciona la Farmacia de Medicamentos de Alto Costo de la región.

“Nosotros, que trabajamos y entregamos medicamentos, vemos cómo la industria ha manipulado la situación de las medicinas reguladas. De manera tal que sus precios no corresponden a una actividad lógica, sino que buscan lucrarse de manera desmedida. El problema no fuera de tanta importancia sino estuviéramos hablando de salud”, expuso.
Señaló que ve con optimismo el trabajo que realiza la Superintendencia Nacional de Costos y Precios (Sundecop) que actualmente hace un levantamiento de datos para evaluar 57 mil productos farmacéuticos que se distribuyen en el país y cuyos resultados se esperan para septiembre.

“En principio, se buscó regular las medicinas más prioritarias, pero ha sido necesario controlar todo, porque la manipulación continuó y de una manera muy ambigua, porque tú lo controlas por aquí pero sale por otro lado”, dijo Mesa. “En los pacientes que atendemos aquí, mediante la entrega gratuita de medicamentos de alto costo, se invierten 120 mil bolívares mensuales y hemos tenido situaciones en los que hemos querido cambiar de una marca a otra porque se trata del mismo principio activo, pero el producto tiene menos efectos colaterales, es menos costoso y tiene una infusión más corta y el laboratorio hace toda una manipulación para que no pueda realizarse el cambio. Actúan con frialdad con tal de salir de sus productos”.

En la región zuliana funcionan 600 establecimientos farmacéuticos, 100 droguerías pequeñas y dos laboratorios.

“A nosotros no nos han llamado para reuniones, pero sí hay inquietudes en el sector. Por ejemplo, se habla de que por cada despacho se debe presentar una guía de movilización, pero eso es factible para las droguerías o laboratorios que trabajan al mayor, porque es difícil para una farmacia llenar una guía por cada medicamento que expende. Además, soy partidaria de que las revisiones sean periódicas, porque si no se cae de nuevo en el descontrol”, refirió Torres.