España: Resignación, atascos y muchas dudas en el primer día del nuevo copago farmacéutico

02.07.12 – 02:16 –

MARÍA MUÑOZ | LOGROÑO.

A comprar los medicamentos con el DNI en la mano. Así se estrenó ayer en La Rioja el nuevo sistema de copago farmacéutico, que puso a prueba la comprensión y paciencia de los ciudadanos y, especialmente, de los farmacéuticos. Una quincena de establecimientos (farmacias de guardia y con horario ampliado) fueron los ‘conejillos de indias’ del nuevo sistema. La mitad de ellas, en Logroño. El resto, en Alfaro, Arnedo, Calahorra, Cervera, Haro, Nájera, Santo Domingo y Ezcacary.
En Logroño, la palabra más repetida ayer era «lío». Y la queja más repetida, la falta de información detallada. «Nos avisaron del procedimiento el viernes, y la web no la hemos podido usar hasta hoy», señalaban Silvia y Eduardo, de Farmacia Canales.
Por su establecimiento de la calle Huesca hubo un incesante goteo de clientes, algunos de los cuales «ya venían enfadados por esto del copago». Las recetas prescritas en el mismo día de ayer por los servicios de urgencias no presentaban problemas. Un código impreso en la parte superior indicaba al farmacéutico a qué grupo de aportación correspondía y cuánto se debía cobrar al usuario.
Pero muchas otras recetas eran «de las de siempre», prescritas a pacientes que requieren medicamentos de forma continua. Y ahí llegaban los problemas. Con el DNI del paciente, se entraba en una web para comprobar a qué grupo correspondía. Pero la página pronto dio problemas. «Se ha colgado hoy que estamos cuatro trabajando. A ver qué pasa cuando todas las farmacias quieran acceder a la vez», apuntaba Silvia.
En el Casco Antiguo, frente al Mercado de San Blas, la Farmacia Rodríguez Maimón había sido de las más madrugadoras. La jornada, a las 8 horas, había comenzado «bien, porque las recetas de urgencias venían con el TSI, pero luego ha habido problemas con la página web y lo hemos terminado resolviendo por teléfono», explicaba Concha Rodríguez Maimón.
Esta farmacéutica había propuesto, sin mucho éxito entre las autoridades, «que se instalaran carteles a la entrada donde se explicase la medida». «Porque luego las medidas las toman unos y la cara la ponemos otros», añadía.
Y no ocultaba que resulta «incómodo» que el profesional pueda intuir el nivel de renta de sus clientes. «Alguno pregunta si en la web podemos ver su declaración de la renta», destacó Rodríguez.
En todas las farmacias logroñesas se vivió «una avalancha de recetas» en los días previos a la entrada en vigor del nuevo copago. Pero en los próximos días podría bajar esa afluencia, especialmente desde el País Vasco. «Aquí baja mucha gente de Oyón a comprar a la Plaza de Abastos, y no van a venir, porque nosotros tenemos que cobrarles», afirmó Rodríguez Maimón. «Aunque luego se lo reembolsen, no van a querer adelantarlo, sobre todo la gente mayor», añadió esta farmacéutica.
Clientes habituales
Y si las críticas de desinformación eran grandes entre los farmacéuticos logroñeses, entre los pacientes no eran menores. «No se ha explicado nada. Yo pago lo mismo y estas son las recetas de cada mes, pero ahora se nos pide el DNI», contaba Eugenio Orío. A su lado, Juan explicaba que tampoco ha cambiado nada para él. «Pero en un mes me jubilo. Veremos qué pasa», añadió.
Natalia tuvo que hacer varios viajes para proporcionar correctamente «el DNI del abuelo, que lo he apuntado mal». Y se mostraba comprensiva con los farmacéuticos. «Cóbrame lo que quieras, que os estáis convirtiendo en administrativos», decía con los medicamentos ya en la mano. Sergio, por su parte, compró Omeprazol, uno de los medicamentos que saldrán de la financiación pública en agosto. «Veo lógico que gente como yo pague por los medicamentos. Pero para los jubilados, igual no tanto», opinó.
La llegada del nuevo copago fue menos complicada en otros municipios riojanos, que en un domingo apenas dispensan recetas. «Venían ya con el código impreso. Un par de personas no aparecían en la web, pero no ha habido mayores problemas. La gente, aunque desconcertada, lo ve con resignación», explicó Victoria Domínguez, de la Farmacia Rincón, de Arnedo.
http://www.elcorreo.com/alava/v/20120702/rioja/resignacion-atascos-muchas-dudas-20120702.html