España: ‘No puedo gastarme tres euros cada vez que voy a la farmacia después de cotizar 40 años’

Enfermos crónicos, pensionistas, ‘mileuristas’… No es difícil encontrar testimonios que critican abiertamente los planes de Sanidad para sacar de la financiación del sistema público 456 medicamentos, un ahorro calculado de 440 millones de euros, pese a que la medida no afectará a los enfermos graves. Eso sí, muchos justifican que existan más control.

“¿Por qué no se recortan ellos? ¿De sus coches o de sus escoltas?”, preguntaba un enfermo crónico a la salida de un centro de salud del distrito de Hortaleza, en Madrid. “Ellos, como tienen dinero, sus medicamentos y sus médicos privados… Los pobres qué hacemos, ¿robamos? Yo lo tengo muy claro, si no tengo dinero y necesito mis medicamentos, que son de por vida, pues tendré que atracar la farmacia”.

“Yo te voté, Rajoy”, afirma con cierta amargura este enfermo, “pero no te voto más por lo que estáis haciendo, eso lo tengo muy claro”. Víctima de un tumor, afirma con 20 recetas en la mano: “El ‘compañero’ Rajoy prometía y prometía para que le votáramos, y ahora qué, qué nos queda a los pobres, pues a currar y a matarnos”. “¿Y ellos qué se quitan?”, insiste. “Están obligando a que la gente se eche a la calle a robar, muchos no tienen ni un duro”, protesta.

Algunos pensionistas preguntados están a favor de la medida de ahorro. “Tengo siete recetas mensuales, algunas de ellas sobre medicamentos muy caros. También tomo Omeprazol, que deja de ser recetable y lo necesito por la cantidad de medicamentos que tomo, así que éste tendría que comprarlo con mi cuenta”, comenta uno de ellos.

En cualquier caso, asegura, la medida no la ve mal del todo “porque hemos derrochado muchas medicinas“. “Hay quien tiene en su casa una farmacia y según tengo entendido muchos sacan recetas para la familia, tenemos que ser todos medianamente responsables y consumir lo que verdaderamente necesitamos”. Esta misma semana la ministra Ana Mato afirmaba que 200.000 trabajadores compran fármacos con tarjeta de pensionista.

Pensionistas, ‘mileuristas’…

No opinan lo mismo otros pacientes preguntados. “Me parece muy mal, tenemos una pensión muy baja y no podemos pagar más“, comentaba una anciana. “Tomo mucho Almax -que deja de ser recetable- porque tengo reflujo, por ejemplo”, protesta, “al pensionista no se les debería quitar estas recetas”.

Medicinas para la tensión, para la soriasis, para el colesterol, antiinflamatorios… Algunos de los jubilados preguntados muestran su preocupación porque se eleve su gasto en medicamentos. “Con 500 euros de pensión tendré que dejar de tomar medicamentos aunque me tenga que morir”, comentaba una mujer, y añade: “Lo que no puedo hacer es gastarme tres euros cada vez que voy a la farmacia, después de haber cotizado 40 años”.

Un albañil con problemas de asma y diabético también se quejaba. “¿Cómo voy a pagar los medicamentos si suben de precio?”. “Llevo por lo menos 10 medicinas, y sin recetas hablamos de 300 euros al mes. Cobro novecientos y pico, así que imagínate”, comenta.

“Los recortes nos afectan a todos, y a nosotros que somos ‘mileuristas’ si nos quitan las ayudas tendremos que pagar más de nuestro bolsillo”. Habla una madre joven, que con un niño pequeño tiene un gasto farmacéutico de unos 20 euros al mes. Acaban de recetarle lágrimas artificiales, uno de los productos que dejarán de estar financiados. “No es mucho lo que pagaremos de más, pero sí lo es para los que no tenemos”.

Más control…

En todos los casos preguntados, los ciudadanos niegan haber pedido recetas extra para acaparar medicamentos, bien para uso propio, bien para algún familiar o allegado. “¿Cómo lo van a pedir si no te las da el médico?”, responde una pensionista. “Aunque quisieras no podrías, el médico tiene el ordenador lo que tomas tú”.

Eso sí, están a favor de que haya más control. “Eso es lo que se debería acabar, que unos y otros vengan a por recetas para los familiares”, exclamaba una jubilada, que confiesa saber de casos en los que se acumulan medicamentos en casa.

Por su parte, los farmacéuticos se muestran reacios a opinar sobre el asunto. Un titular de una farmacia opinaba desde el anonimato que se trata de una medida muy controvertida. “No recuerdo una decisión más polémica tras 17 Reales Decretos en 11 años”, confiesa.

Además, dicho titular de la farmacia muestra sus dudas acerca del cumplimiento de al Ley Orgánica de Protección de Datos, precisamente por la manera que tendrán que aplicar los recortes en función de su nivel de renta con códigos desde el 001 hasta el 006 vinculado a las tarjetas sanitarias y la receta electrónica. “Accederé a información como el nivel de renta del ciudadano que viene a por medicinas, y eso no me corresponde”, comenta.

ELMUNDO.es

P. Romero | D. Izeddin | Madrid

Actualizado miércoles 27/06/2012 17:07 horas