ARENA y FMLN chocan por reformas a controles de calidad y precios en medicinas

22 DE JUNIO DE 2012 22:24 | por Marco Tulio Ramos

Reformas a la Ley de Medicamentos presentada por ARENA y respaldada por INQUIFAR, intentaría quitarle a la Dirección Nacional de Medicamentos el control de la calidad y regulación de precios sobre los productos cosméticos. La intención tricolor a puesto en alerta al FMLN, quien desde ya arremete por lo que considera “protege sólo los intereses de las farmaceúticas”. Un nuevo debate se abre en la Asamblea Legislativa.

La Ley de Medicamentos regresaría como punto de debate entre ARENA y el FMLN en la Asamblea Legislativa. Una propuesta presentada por ARENA, pero elaborada por la Industria Química Farmacéutica (INQUIFAR), propiciaría el conflicto debido a que los areneros buscan separar de la “categoría de productos terapéuticos” a los cosméticos, para permitir que éstos sigan adquiriéndose libremente.

ARENA presentó la iniciativa de reforma esta semana y aún no ha sido discutida. Se espera que el tema sea conocido por la Comisión de Salud, que discutió y elaboró la pólemica Ley de Medicamentos.

El sector químico farmaceútico centra su iniciativa en que solo se elimine de la ley el término “cosméticos”. No obstante, la propuesta ha puesto en “alerta” al FMLN y al Movimiento contra la Privatización de la Salud, encabezado por Margarita Posada pues para ellos la iniciativa es un retroceso que “deteriora el espíritu de la ley”

¿Intenciones ocultas?

Eliminar el término “cosméticos” es, en apariencia, el objetivo principal del sector químico-farmaceútico tras no considerarlos “productos terapéuticos”. Sin embargo los efemelenistas y miembros contra la Privatización de la Salud señalan esto como una argucia: aseguran que en el fondo lo que se intenta es restarle poder al ente “regulador” del sector medicinas, sobre todo, en lo relacionado al control de calidad y regulación de precios.

De lograrse la reforma se reduciría “el ámbito de aplicación de la ley”, denunció Margarita Posada, del Movimiento contra la Privatización de la Salud.

Y es que, los detractores de la reforma consideran que los areneros buscan dejar la “puerta abierta” para distorsionar otros artículos más neurálgicos tales como la regulación de precios y la exigencia de buenas prácticas de manufactura de los fármacos, es decir, su control de calidad. El FMLN considera desde ya la propuesta de reforma arenera como “inaceptable”.

Por su parte, en un comunicado, el partido tricolor arremete y dirige sus baterías criticando que la Ley de Medicamentos ha generado escasez de fármacos, pérdida de empleos por la baja inversión de los empresarios en el sector y que los precios de los medicamentos continúan al alza.

ARENA cree que no se han cumplido los propósitos para los que se aprobó la normativa y ha afectado al sector químico farmacéutico.

El FMLN contraataca y señala que ARENA, además de inhibir los controles de calidad y regular precios, persigue sacar del mercado a las personas naturales o jurídicas dedicadas al comercio de cosméticos y explica que la propuesta del partido de derecha propone que estos productos sean importados, fabricados, exportados, distribuidos y comercializados con exclusividad por tres tipos de establecimientos: laboratorios, droguerías o farmacias.

¿Qué pasará con los importadores directos de estos productos quienes ya cuentan con autorización para dedicarse a este negocio y tienen, además, certificados de calidad de sus productos?

Atentan contra la calidad

De acuerdo con el FMLN y el Movimiento contra la Privatización de la Salud, la reforma toca otro aspecto medular de la ley de Medicamentos como es el control de la calidad de las medicinas.

Explican que al quitar la competencia de la Dirección Nacional de Medicamentos de comprobar la calidad de los medicamentos importados o exportados esto impactaría la responsabilidad que tienen los mismos laboratorios nacionales de controlar su producción. Es decir, si la Dirección de Medicamentos no regularía la calidad ¿quién garantiza que los laboratorios lo hagan?.

ARENA insiste en lo contrario. Asegura que la reforma fortalece al ente regulador, pero reduce el ámbito de actuación de la Dirección Nacional de Medicamentos a una mera ventanilla de trámite para el control de la calidad.

“Restarle esas competencias al ente regulador disfraza la protección de los intereses de la industria farmacéutica”, afirma el FMLN. Mientras que ARENA expresa una opinión contrastante argumentando que “protege los intereses de los consumidores al respetar la libre empresa”.

¿Consecuencias?

Las consecuencias de aplicar la reforma planteada por ARENA para el consumidor serían negativas, insiste el FMLN, ya que las reformas están enfocadas a proteger el mercado y no al consumidor.

Explican que, curiosamente, la propuesta no toca el artículo 58 de la Ley -que se refiere al control de precios de las medicinas- pero sí intenta modificar el mercado de las medicinas, es decir, evitar que se regulen los cosméticos que generan miles de millones al año tanto para empresas locales como internacionales dedicadas al negocio.

Se “propiciaría que las droguerías y productores obtengan ventajas no sólo competitivas sino también lesivas (contra la salud humana) para seguir obteniendo enormes ganancias para los empresarios”, acotan los efemelenistas en su pronunciamiento.

Finalmente, el FMLN valora que “todo lo propuesto va en deterioro de la salud de los salvadoreños y en detrimento de su bolsillo. Más bien se trata de mantener unas condiciones de mercado voraz que defienden el marcado monopólico”.