Plantas, farmacia y filatelia

Por Juan Hernández Machado*

La Habana (PL) Uno de los males del hombre moderno es que va perdiendo poco a poco la memoria histórica. Con el desarrollo de la ciencia y la técnica, muchos olvidan la contribución de las plantas a la farmacéutica, y por eso los coleccionistas de sellos y elementos postales agradecen que estos ayuden a recordar.

Desde tiempos tempranos en el desarrollo del ser humano las hierbas y especias se usaron para preparar drogas y medicamentos que, si bien servían para curar determinadas enfermedades, de ser mal usadas podían causar la muerte.

La palabra griega “apotheke” significa “tienda” y por ello estos medicamentos a base de hierbas ya se encontraban en las tiendas inglesas de la Edad Media, las cuales son consideradas por muchos como las precursoras de las droguerías modernas.

Famosos fueron también los medicamentos hechos a base de plantas, aplicados en la enigmática Asia, donde la medicina natural sigue siendo importante en el tratamiento de los millones de personas que habitan esa parte del planeta.

Solo para recordar, veamos brevemente algunas plantas destacadas en la farmacéutica.

Mientras que la Poppy Papaver Somniferum, más conocida por Opio, es muy conocida por los efectos nocivos de la droga utilizada en países asiáticos y extendida a otros por medios ilícitos, fue de gran valor médico para aliviar el dolor antes de la aparición de otros medicamentos y aún se usa como componente en algunos.

La Atropa Belladona es una planta silvestre también conocida en algunos lugares como Sombra Nocturna Mortífera. De esta, se sacan las drogas Ioscina y Atropina. La última es muy utilizada en oftalmología.

¿Y quién no se ha puesto un emplasto de salvia (Sage Salvia Officinalis) cuando ha sufrido una fuerte gripe o para aliviar el dolor de cabeza? Al menos, de niño, era un tratamiento muy común que aplicaban las abuelas.

El tabaco no solamente sirve para la elaboración de los puros mundialmente reconocidos por su calidad, sino que por muchos años fue utilizado por su valor medicinal. Un emplasto de hojas de tabaco alivia el dolor y reduce la inflamación.

Las hojas de una especie de tabaco, el Tussilago Fárfara, han sido utilizadas en el tratamiento local del asma bronquial. La menta (Peppermint, mentha piperita), además de permitirnos hacer una agradable infusión, se cultiva para sacar su aceite, que tiene fuertes propiedades de mentol.

La vainilla no solamente es un ingrediente de gran importancia en la repostería, sino que su aceite se utilizó en compuestos estimulantes para el corazón y hoy también forma parte de otros medicamentos.

La llamada rosa canina también tiene muchas propiedades que han propiciado que se utilizara ampliamente en varios medicamentos.

Hablar del tilo, la mejorana, la hierba buena, la manzanilla, la escoba amarga y otras plantas con las cuales se está más familiarizado en los llamados remedios caseros hubiera sido más fácil, pero el interés era mostrar, como punta de iceberg, la gran contribución de las plantas a los medicamentos que han salvado al hombre por siglos.

Otra razón más para sumarse a todas las campañas, en teoría y en práctica, para cuidar el medio ambiente y proteger la naturaleza de tantas amenazas. La filatelia pudiera servir para inducir a las nuevas generaciones a adoptar esa positiva posición porque, a pesar de todo, un mundo mejor sí es posible si nos lo proponemos.

* Mérito Filatélico de la Federación Filatélica Cubana y colaborador de Prensa Latina

em/jhm

17 de junio del 2012