Medicamentos biotecnológicos, la prioridad para industria farmacéutica

experto. Joerg-Michael Rupp, director médico de Roche para AL, dice que la compañía invierte 20% de las ganancias en investigación Foto: Roche

Antimio Cruz/Río de Janeiro

Las medicinas que se fabrican utilizando bacterias u otras células vivas, conocidas como medicamentos biotecnológicos, ya representan entre el 15% y el 65% de la producción de los mayores laboratorios farmacéuticos del mundo.

Estas nuevas medicinas son elaboradas con la intervención de microorganismos vivos y se han puesto a la disposición de los pacientes en los últimos diez años. Se distinguen de las medicinas comunes porque están enfocadas al control de enfermedades complejas como el cáncer, la artritis reumatoide y algunas enfermedades del sistema nervioso central, informó en esta ciudad Jöerg Michael Rupp, director para América Latina del Área de Medicamentos en el laboratorio suizo Roche.

El directivo de origen alemán adelantó que en el próximo Congreso Americano de Cáncer, en Chicago se presentarán nuevos estudios de medicamentos biotecnológicos contra cáncer agresivo de seno, colon y algunos tipos de cáncer de sangre.

“Estamos a la espera de los resultados de un estudio muy ambicioso de un medicamento que  llamamos TDM-1, que serviría para controlar el cáncer agresivo de seno en una segunda línea, es decir en mujeres que no respondieron a un tratamiento previo. Este medicamento va directo a la célula cancerosa y la mata. Estamos a la espera de los resultados del estudio, que elaboró un grupo externo a nuestro laboratorio y que se presentarán, en la primera semana de junio, en Chicago, durante la reunión anual de la Sociedad Americana del Cáncer y Oncología (ASCO por sus siglas en inglés)”, dijo Jöerg Michael Rupp.

Este medicamento contra el cáncer agresivo de seno fue presentado como un ejemplo del conjunto de 16 medicamentos que en este momento Roche tiene en las últimas etapas de investigación antes de ser autorizados y salir a la venta. El directivo de esa compañía dijo que en el caso de Roche el 65% de sus nuevos medicamentos son biotecnológicos, mientras que en otras compañías la presencia de esas medicinas ronda entre el 15% y 20%

“Nosotros estamos participando en esta nueva área de desarrollo de medicamentos invirtiendo el 20% de nuestras ganancias para la investigación y estamos trabajando con 150 socios  de investigación en todo el mundo. Estos 150 socios incluyen universidades, pequeñas empresas biotecnológicas y hospitales de alta especialidad”, añadió.

El desarrollo de estos nuevos medicamentos generados con biotecnología es uno de los elementos más importantes dentro de la construcción de un edificio llamado “medicina personalizada” en la que se aspira a tener un sistema de tratamientos médicos en el que cada persona reciba medicinas que no le causen reacciones adversas y que sólo ataquen a las células dañinas.

“Para explicar la diferencia que aportan estas medicinas podemos usar el ejemplo del combate al cáncer donde antes sólo se contaba con tres herramientas: la cirugía para extirpar tumores, la radioterapia y la quimioterapia. El problema de la quimioterapia es que mata células enfermas, pero también células sanas. Ahora, con la biotecnología estamos desarrollando un grupo de medicinas que reconoce y ataca únicamente a las células enfermas”, explicó el directivo de Roche.

Microbios curativos. Durante el primer día de trabajos del Encuentro de Periodistas Latinoamericanos sobre Innovación para la Salud, los consultores británicos en biotecnología médica John Faulkes y Ralph White, del despacho PPMLD, explicaron que la nueva generación de medicamentos utiliza a las bacterias como vectores para fabricar proteínas curativas, de un modo similar a la manera como se usan microorganismos para fabricar la cerveza.

“Estos nuevos medicamentos biotecnológicos han elevado la efectividad y disminuido los efectos colaterales, pero esto no significa que se están fabricando para todas las enfermedades sino para algunas que son muy complejas y en las que los anteriores medicamentos provocaban muchos efectos adversos, por ejemplo, algunas quimioterapias contra el cáncer”, indicó Ralph White.