Estados Unidos quiere eliminar los medicamentos genéricos

Carlos Pino/ Observatorio Sudamericano de Patentes

26 de abril.- En el documento de propuesta “Las patentes y la salud” presentado por la oficina de marcas y patentes de los Estados Unidos (USPTO, siglas en inglés) se despliega una serie de argumentos relacionados a la forma en que los países en desarrollo (PED) debieran tratar el acceso a los medicamentos para sus propios “mercados” y la manera en que los Estados Unidos intentan extender la protección de las patentes, impidiendo la producción de medicamentos nacionales,  utilizando como “carnada” la promesa de producción de medicinas para las enfermedades llamadas “desatendidas u olvidadas”.

El documento presentado en diciembre de 2011 será puesto a consideración de los países miembro de OMPI en la próxima reunión del Comité Permanente sobre el Derecho de Patente a llevarse a cabo en Ginebra durante el mes de mayo. La oficina de Estados Unidos, operadora y vocera de los laboratorios estadounidenses, se autoproclama como líder del fomento en el acceso a los medicamentos, hecho reimpulsado  por el presidente Barak Obama, con la “Iniciativa para la Salud Mundial” (GHI, siglas en inglés).

Para los Estados Unidos, algunas de las cuestiones que enfrentan los países en desarrollo y los menos avanzados (PMA) son las enfermedades desatendidas, la tuberculosis, el paludismo y el VHI/SIDA, así como la disponibilidad de medicamentos para tratar esas y otras enfermedades. Ellos bien lo saben bien pues, teniendo la tecnología para solucionar estos males, no la transfieren y mantienen en secreto los procedimientos de fabricación que intentan ahora trocar por la extensión de la protección de patentes de aquellos medicamentos que son de su propio interés, eliminando los genéricos fabricados en mercados de países en desarrollo: en nuestro continente, por ejemplo, Brasil, Argentina, Venezuela, los mayores consumidores de Sudamérica.

Según la USPTO no se puede dar solución a estos problemas por medio de las flexibilidades relacionadas a los derechos de propiedad intelectual (licencias obligatorias, agotamiento de derechos o importaciones paralelas), y  no puede resolverse con el uso masivo de las licencias obligatorias. Ellos bien lo sabían cuando introdujeron estos mecanismos de flexibilidad en el Acuerdo sobre Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) en el año 1994, las “flexibilidades” debieron incluirse para que ese acuerdo fuera aprobado por consenso de todos los Estados y luego vino la ronda de Doha, demasiado para los laboratorios estadounidenses.

Una inadecuada protección de las patentes sería el obstáculo que presentan los PED y PMA para acceder a los medicamentos y recibir inversiones que presenten garantías jurídicas. Así, su principal argumento falaz ha sido que esta “falta de seguridad” es la causante del desinterés de quienes detentan la propiedad de la producción de medicamentos, perjudicados por regulaciones inadecuadas a los intereses de sus empresas farmacéuticas. Las farmacéuticas transnacionales requieren de normativas reforzadas que extiendan la protección temporal de las patentes por más de los actuales 20 años a partir de la fecha de solicitud para poder perpetuar el monopolio de sus medicamentos mediante la protección por patentes.

La USPTO reconoce por fin, que el hecho de recurrir a una licencia obligatoria u otro mecanismo no voluntario no propiciará la colaboración del propietario de la patente, porque “a menudo” se requiere de conocimientos técnicos y otros conocimientos especializados, además de la divulgación detallada para llevar a cabo la fabricación de medicamentos; por lo tanto, difícilmente se pueda alcanzar con éxito la producción del fármaco. Así, los requisitos de patentamiento por parte de las oficinas de patentes deben ser más estrictos, aunque las directrices impuestas a los examinadores locales emulan los resultados de las propias oficinas de Estados Unidos y Europa, socios en materia de industria farmacéutica fuera de sus territorios.

La USPTO pareciera, sin embargo, estar preocupada por el contagio de las licencias obligatorias  adoptadas por algunos pocos gobiernos Zimbabwe (Mayo, 2002), Malasia (Nov. 2003), Mozambique (Abril, 2004), Zambia (Sep. 2004), Indonesia (Oct. 2004), Eritrea (Junio, 2005), Ghana (Oct. 2005), Tailandia (Nov. 2006 y Enero, 2007), Brasil (Mayo, 2007) y Ecuador (Abril, 2010), y quieren eliminarlas.

EE UU intenta instalar su agenda denunciada recientemente por la Asociación Latinoamericana de Industria Farmacéuticas (Alifar) [1]afirmando que la mayor parte de los medicamentos esenciales no están patentados o han caducado su protección y pasado a dominio público, existiendo solamente un 4% de productos protegidos por patentes en el listado de medicamentos esenciales. A pesar de ello, avanza en su razonamiento del porqué la disponibilidad es limitada en los PED y PMA.

USPTO destaca que hay otros elementos que influyen en el obstáculo al acceso a medicamentos, argumentos esgrimidos por décadas (la falta de infraestructura básica, las barreras comerciales como los impuestos y aranceles que gravan los medicamentos, los “regímenes reglamentarios discriminatorios y faltos de transparencia”, las “deficiencias” en el proceso de compra, y la proliferación de medicamentos falsificados y de calidad inferior a la norma) y brinda las pautas que debieran seguir los países en desarrollo y menos avanzados para lograr  la accesibilidad, dado el fracaso de las flexibilidades demostradas en el sistema mundial de patentes. (Estados Unidos sanciona a los gobiernos que utilizan las flexibilidades permitidas en los acuerdos internacionales)[2]

La USPTO obviamente omite la condición de “mercancía” que le otorga a los medicamentos y la estructura monopólica/oligopólica del mercado construido por los laboratorios medicinales norteamericanos en todo el mundo a través del sistema internacional de propiedad intelectual -Convenio de París, ADPICs, TLC regionales o bilaterales y las normativas locales adaptadas a ellos-,  como las causas principales  de la falta de acceso de las medicinas de los países menos avanzados y en desarrollo.

El sistema económico derivado del Consenso de Washington creo el FMI, el BM y la OMC que controlan y regulan los flujos económicos, financieros y comerciales son los causantes de la falta de acceso de estas poblaciones a los medicamentos esenciales necesarios en condiciones asequibles. Las condiciones impuestas a los Estados nacionales llevan a los países menos avanzados y en desarrollo a no confrontar con el poderoso lobby farmacéutico estadounidense, aunque en ocasiones a reclamar públicamente por las condiciones injustas existentes en materia de producción nacional de tecnología o medicamentos (vacunas, malaria, dengue, AH1N1) que leyes de patentes de medicamentos[3][4] y los mecanismos de transferencia tecnológica hacen inviables en los países en desarrollo.

Sin embargo, la USPTO  utiliza el mecanismo de ofrece las salvadoras “alternativas”  al Mundo de los problemas creados por ellos mismos al Mundo, intentan eliminar las flexibilidades que no han demostrado eficacia y pasar a otro modelo de acceso a los medicamentos un tanto más beneficioso para los productores, a saber:

Concesión voluntaria de licencias y esquemas de financiación:

Consorcios de patente

 Se forma un organismo independiente para obtener licencias de carácter voluntario concedidas por empresas farmacéuticas respecto de sus patentes sobre medicamentos. A su vez, ese órgano concede en sublicencia los derechos de P.I. a quienes fabrican medicamentos a bajo costo, sin que medien regalías o por el pago de regalías muy bajas, según se convenga, y a condición de que proporcionen los medicamentos a los PMA y, en algunos casos, a los países en desarrollo. Los sublicenciatarios pueden especificar dónde se venden los medicamentos y a qué precio. El detentor de la patente fija el precio.

 Consorcio de investigación en la OMPI sobre enfermedades desatendidas / olvidadas

 Este mecanismo facilita una plataforma en que se ofrece acceso a medicamentos, y a la propiedad intelectual conexa, exentos del pago de regalías con el fin de desarrollar tratamientos de enfermedades tropicales desatendidas. Según la oficina, hasta el momento, en el consorcio han participado universidades, órganos gubernamentales como la USPTO y diversas empresas privadas estadounidenses, como Alnylam, AstraZeneca, Eisai, GSK, Merck, Novartis y Pfizer. Un verdadero ataque de solidaridad empresarial.

Mecanismos mundiales de financiación

 Fondos a los que aportan dinero donantes privados y gobiernos con objeto de tratar enfermedades específicas. La finalidad de estos fondos no solo es la prevención y el tratamiento de tales enfermedades, sino también la creación de incentivos para la obtención de nuevos medicamentos y vacunas de enfermedades desatendidas. Así, tales fondos se han destinado, por ejemplo, a combatir el SIDA, la malaria y la tuberculosis en los países en desarrollo y los países menos adelantados. Los Estados ponen el dinero.

Compromisos de mercado avanzados

 Compromisos de adquisición de una cierta cantidad de medicamentos o vacunas a un determinado precio contraídos por donantes antes de que se haya desarrollado el medicamento o la vacuna, por ejemplo, dice, una nueva vacuna neumocócica que fue desarrollada con éxito como resultado de la iniciativa “Compromiso de mercado anticipado”, dirigida por el Banco Mundial y la Global Alliance for Vaccine and Immunization. Un negocio redondo.

Precios diferenciados

El precio de los medicamentos se establece en función de la capacidad de pago de los pacientes de tales países. Con respecto a los países más ricos, los precios se basan en el valor total del producto, mientras que para los países de ingresos medios y bajos, se hacen considerables descuentos en función de la situación económica de los países. Un cuento realmente difícil de creer.

Examen reglamentario de eficiencia (Elminación de genéricos)

Determinar si un medicamento es seguro y efectivo y si se ha elaborado con arreglo a las prácticas adecuadas de fabricación es un importante servicio público destinado a garantizar que los medicamentos disponibles en el mercado sean seguros y efectivos. No obstante, este examen puede retrasar la disponibilidad de tales medicamentos. Extensión del monopolio de la patente

Observancia (Control y penalización a países)

Para los Estados Unidos la proliferación de medicamentos falsificados y de calidad inferior a la norma -establecida por ellos mismos- afecta a la disponibilidad de medicamentos genuinos (patentados y genéricos) puesto que los pacientes se ven abocados de manera engañosa a tomar medicamentos falsificados. Algunos vendedores afirman falsamente que los medicamentos que ponen a la venta han recibido la aprobación de un organismo regulador local en calidad de medicamentos seguros y eficaces. Los países que no se ajustan a los criterios de observancia establecidos por la Secretaría de Comercio de EE UU (USTR) son incluídos en el conocido Special  301 Report, mientras tanto van presionando a los gobiernos para que avancen con compromisos que los Estados han asumido con gobiernos anteriores, o deben asumir en la actualidad para no ser incorporados a la mencionada lista.

Las nuevas–viejas propuestas que serán debatidas en la próxima reunión del Comité de Derechos de Patente en OMPI pondrán a prueba a los gobiernos de los países afectados por las políticas de propiedad intelectual impuestas por los laboratorios estadounidenses-europeos a las poblaciones del Mundo.

 



[1] Roberto Reik. 2012. Denuncian presión de EE UU por medicamentos. Revista Novo http://www.aporrea.org/tecno/n202877.html

[2] Tayob, Riaz K. 2008. Estados Unidos, Salud y propiedad intelectual: Congresistas piden cumplimiento de compromisos. http://www.gloobal.net/iepala/gloobal/fichas/ficha.php?entidad=Textos&id=11939

[3] Fernández, Cristina. (2008). “Cristina Fernandez en la cena de camaradería de las Fuerzas Armadas “, Buenos Aires. “Aquí me viene a la memoria algo que dice un amigo mío gobernador de una provincia del Noreste argentino: “Viste, Cristina, siempre declaran patrimonio cultural al agua, a los glaciares, a la amazonía, nunca desde allá se declaran patrimonio de la humanidad las patentes medicinales, los remedios, el conocimiento”. Siempre son curiosamente los recursos naturales los que son declarados patrimonios culturales o naturales de la humanidad. http://www.casarosada.gov.ar/sitios-de-gobierno/planes-de-gobierno/3143

[4] Chávez, Hugo. (2009). “Chávez: hay que revisar el tema de las patentes”. El envase Tetra-Pak, que no puede producirse en Venezuela por estar patentado por una trasnacional suiza, sacó a colación el tema de que muchas tecnologías no pueden desarrollarse en el país debido a leyes que imponen la privatización del conocimiento, impidiendo que Venezuela sea soberana tecnológicamente. Chávez pidió a los ministros, encabezados por Eduardo Samán, revisar el tema.  http://www.youtube.com/watch?v=iYsP1W7UwhE